Tempura de verduras con salsa miso

Tempura de verduras con salsa miso
Esta receta contiene gluten
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
8 votos
Tiempo de preparación
25 minutos
Número de raciones
4 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Comer y cocinar son dos cosas que nos encantan por muchos motivos. Uno de ellos es que a través de la comida nos resulta más fácil abrirnos a otras culturas. Comer y compartir la comida son, o pueden ser, actos tremendamente inclusivos, edificantes y acogedores. Si abres un poco tu mente, te darás cuenta de que podemos aprender mucho si miramos más allá. Hoy os enseñamos una receta sencilla a la par que sabrosa, lejana por su procedencia a la vez que familiar por los ingredientes: tempura de verduras, que serviremos con una salsa de mostaza y miso.

Recientemente compartíamos con vosotros la famosa receta de berenjenas fritas con miel de caña. Una exquisitez muy española pero cuyos orígenes son árabes. En Japón tienen las verduras en tempura, cuya preparación tiene variaciones frente a las frituras andaluzas.

Si quieres aprender otras recetas japonesas no te pierdas el arroz para sushi, el gomasio o sal de sésamo, o los uramaki de salmón y aguacate. Puedes usar verduras en lugar de salmón para una versión vegetal.

A tener en cuenta:

Al hacer tempura de verduras, el aceite debe rondar los 160°, que es menos de lo que estamos acostumbrados. Si os fijáis en los restaurantes, el color del rebozado no es tostado, sino más bien claro, y este es uno de los motivos. No es necesario tener un termómetro, basta con usar nuestros sentidos para ver que la masa burbujea, pero no con muchísima intensidad. El tiempo que las dejamos en el cazo también es menor.

Las verduras se cocinan en parte por el calor del aceite y en parte porque el rebozado hace una película alrededor del vegetal, impidiendo que pierda agua: se cocina ligeramente al vapor de su propia humedad.

Otro asunto importante: la mezcla del rebozado debe estar MUY fría. Por eso usaremos agua helada de la nevera. Podemos hacer la mezcla en un “baño maría” de agua con hielos, en lugar de sobre agua caliente. Cuando mezclemos los ingredientes lo haremos rápido, sin importar que queden algunos grumos. No queremos que se desarrolle el gluten, ya que alterará el resultado final.

Si sigues estos consejos tendrás un rebozado súper crujiente con unas verduras al dente. Adjetivos que por cierto, nos van que ni pintado 🙂

Cómo hacer tempura de verduras:

Podemos usar las verduras que más nos gusten: coliflor, boniato, brócoli, setas, champiñones… Intentad que haya variedad de colores para que el resultado final sea muy vistoso. Si usamos vegetales muy duros, sería apropiado escaldarlos antes. En la receta original usan huevo. Nosotros lo hemos omitido para una versión vegana, y el resultado ha sido excelente.

  1. Lavamos las verduras, pelamos la zanahoria, y lo cortamos todo en tiras finas, o en trozos “de bocado”. ¡Recordad que en Japón comen con palillos!
  2. Ponemos un cazo al fuego con bastante aceite de girasol.
  3. Llenamos un cuenco amplio con agua y hielos. Sobre este ponemos otro cuenco y añadimos: las harinas, y una cucharadita de sal. Mezclamos e incorporamos el agua helada poco a poco, mientras removemos con palillos, o un tenedor.
  4. Si queremos, podemos enharinar un poco las verduras. Seguidamente las echamos al cuenco del rebozado.
  5. Echamos unas gotitas de masa para ver si el aceite está caliente. Cuando lo esté, freímos las verduras un par de minutos aprox. ¡El rebozado no tiene que tostarse!
  6. Las sacamos a un plato con papel de cocina para absorber el exceso de aceite, y servimos inmediatamente junto a la salsa de mostaza y miso. O con una mezcla de tamari, sirope de agave y jengibre rallado, o simplemente con salsa de soja.

Cómo hacer salsa de mostaza y miso:

Mezclamos con unas varillas todos los ingredientes hasta que el miso esté bien disuelto. Probamos y rectificamos hasta conseguir el equilibrio de sabores que más nos guste. Es posible que os apetezca añadir más endulzante, o más miso si usáis uno claro.

Esta salsa tarda infinito en ponerse mala. Puedes hacer mucha cantidad y guardarla en un tarro en la nevera para otros platos como la ensalada de arroz integral, o las hamburguesas de lentejas.

¡Itadakimasu!

Marta Caballero

Marta es, oficialmente, graduada en Periodismo, pero la cocina vegana y saludable es lo que de verdad le gusta y a lo que se ha dedicado durante los últimos años.
Disfruta mucho veganizando recetas, aprendiendo sobre nutrición y experimentando en la cocina con sabores, texturas, colores…
Otras de sus grandes aficiones son la música (a ser posible en directo), los viajes y los libros.