Pisto con huevo nube

Pisto con huevo nube
Esta receta contiene huevo
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
17 votos
Cargando…

Información:

Ingredientes:

  • 1/2 cebolla
  • 1 berenjena grande
  • 1 calabacín grande
  • 4 o 5 tomates pera
  • 1 hoja de laurel
  • Sal y pimienta
  • Aceite

Hoy vamos a preparar un plato de los de toda la vida con un toque un poco diferente con el que dejarás a más de uno con la boca abierta. Vamos a hacer un delicioso pisto con huevo nube.

El pisto es un plato tradicional súper sano, sabroso y lleno de nutrientes beneficiosos, es un alimento al que no le falta de nada. Incluso os sorprenderá lo fácil que es prepararlo con una receta 100% natural.

Aunque es cierto que existen un montón de variantes para este plato típico de la cocina española. Es más, podemos agregar o cambiar las verduras para así adaptar el pisto a gusto de todos.

En esta ocasión os vamos a explicar cómo preparar un pisto con y sin Thermomix.

Elaboración del pisto:

  1. Lo primero que debemos hacer antes de ponernos a preparar este sanísimo plato es lavar, y cortar en brunoise todos los ingredientes que vamos a ir agregando, salvo el tomate.
  2. Seguidamente, cogemos una olla y le agregamos un chorrito de aceite de oliva.
  3. En cuanto esté caliente le echamos la cebolla y vamos removiendo hasta que la cebolla adquiera una textura transparente.

    Debemos evitar que la cebolla se dore, por ello bajaremos el fuego si es necesario.

  4. Posteriormente le añadimos la berenjena cortada, y le añadimos la sal a gusto de cada uno. Agregamos la sal en este momento para que la berenjena suelte su agua, y se vayan cocinando los ingredientes con ese jugo.
  5. Mientras se va ablandando la berenjena pasaremos a preparar los tomates. Para ello primero debemos pelarlos. Seguidamente los cortamos en dos y colocamos un colador encima de un bol.
  6. A continuación, estrujaremos los tomates encima del colador para que pierdan todas las semillas, conservando así todo el jugo que suelten.
  7. Cuando hayan perdido todo el líquido pasaremos a cortarlos en cuadraditos.
  8. En cuanto lo tengamos y observemos que la berenjena esta blanda añadimos a nuestra cacerola el calabacín, los tomates, el jugo que han soltado, una cucharadita de azúcar, una hoja de laurel, y salpimentaremos a nuestro gusto.

    Recordad que hemos agregado sal con anterioridad.

  9. Dejamos que todos los ingredientes cuezan juntos moviendo de vez en cuando con una cuchara de madera.
  10. Bajamos a fuego medio hasta que nuestras verduras estén al dente. En ese momento lo retiramos del fuego.

Elaboración del pisto en Thermomix:

  1. Lo primero será preparar todas las verduras de la misma forma que lo hemos hecho para la cocción manual. Aunque no hace falta córtalos en trocitos pequeños ya que la Thermomix ya se encarga de picarlo mientras lo cocina.
  2. Ponemos en el vaso la cebolla y la berenjena. Programamos 4 segundos, velocidad 4.
  3. Sacamos la verdura y la reservamos en un cuenco.
  4. Agregamos el calabacín y lo programamos 2 segundos a velocidad 4.
  5. Seguidamente añadimos el aceite y las verduras reservadas. Programamos 15 minutos a temperatura Varoma velocidad cuchara.
  6. Incorporamos el tomate, y salpimentamos a nuestro gusto. Seguidamente le agregamos una cucharita de azúcar para así evitar la acidez de los tomates.
  7. Y por último programamos 20 minutos a temperatura Varoma y velocidad cuchara.

Como veis, hacer un pisto es súper sencillo, pero si ya tienes una Thermomix ¡se cocina solo!

Este plato puede ir acompañado de algo de proteínas. Normalmente lo sirven con un huevo frito, aunque nosotros hemos querido hacerlo más ligero y preparar el huevo en su forma más light. Otra forma de degustar este sabroso plato es mezclarlo con unos espaguetis y un poquito de queso rallado, ¿Os atrevéis a probarlo?

¿Alguna vez habéis probado los huevo nube?

Elaboración del huevo nube:

  1. Para preparar este tipo de huevo lo primero que debemos hacer es separar la clara de la yema. Seguidamente encenderemos el horno para precalentarlo a máxima temperatura y bajarlo a 170º cuando esté caliente.
  2. Posteriormente salpimentamos la clara a nuestro gusto. Puede ser con un toque de sal, o con unos granos de pimienta molida. Aunque también podemos darle más sabor añadiéndole las especias que más gusten en casa.pisto con huevo nube
  3. Seguidamente montaremos las claras con la ayuda de una batidora de varillas eléctrica. Aunque siempre se puede montar con unas varillas manuales, pero es muy posible que nos cansemos antes de llegar al punto óptimo de la clara.
  4. Debemos seguir batiendo hasta ver que las claras han duplicado su tamaño y están firmes.
  5. Cogemos una bandeja de horno y la forramos con papel sulfurizado. Con un pincel embadurnaremos todo el papel de horno con unas gotas de aceite para que nuestro huevo nube no se quede pegado a la hora de despegarlo del papel.
  6. Seguidamente volcaremos la clara montado en el papel de horno, y con la ayuda de una cuchara le daremos un aspecto de montaña.
  7. Cuando tengamos la forma ya hecha y con la misma cuchara haremos un pequeño surco en la parte más alta para la yema.
  8. A continuación, metemos nuestras claras en el horno a 170º durante más o menos de 7 a 10 minutos.
  9. Cuando veamos que se han tostado un poquito sacamos la bandeja y vertemos en los distintos surcos las yemas.
  10. Volvemos a introducirlos en el horno, pero en esta ocasión tan sólo un minuto.

¡Y listos para servir! He de comentar que ésta es la forma más sana de consumir un huevo ya que apenas se le echan aditivos.

Si os ha gustado esta receta no dudéis en probar nuestras habitas con jamón y huevo trufado.

Os animamos a que preparéis en casa esta delicia y compartáis con nosotras como os ha salido utilizando el hashtag #crujienteyaldente. ¡Hasta otra receta cocinillas!

Yael Nadelar

Graduada en periodismo y comunicación audiovisual, Yael Nadelar es una apasionada de la cocina, especialmente de los postres y dulces. Amante de los niños y la música, Yael aprovecha cualquier ocasión para viajar y conocer nuevos lugares y culturas, aprendiendo siempre de las costumbres de cada país, importando en su cocina estos conocimientos.