Pudin de espárragos

Pudin de espárragos
Esta receta contiene glutenEsta receta contiene soja
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
2 votos
Tiempo de preparación
45 minutos
Número de raciones
6 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Nada nos gusta más que celebrar las diferentes estaciones con una receta deliciosa. Con una receta cuyos ingredientes honren el momento en que la naturaleza nos los da. Los espárragos son uno de los ingredientes primaverales por antonomasia (con permiso de las alcachofas), y con ellos vamos a celebrar el buen tiempo. Hoy os enseñamos a preparar un sabroso pudin de espárragos. Sin huevo, sin lactosa y sin gluten si utilizas un pan apto para celíacos.

Aunque el origen de los espárragos blancos y los trigueros es el mismo, hay un elemento que marca su diferencia: la luz del sol. Los blancos se recogen antes de salir a la superficie. Los verdes, sin embargo, se recogen cuando ya han sido tocados por el astro rey. Gracias a ello desarrollan la clorofila, cuya capacidad para oxigenar nuestra sangre es altísima. Esto pasa con todos los vegetales de hoja verde (sobre todo verde intenso-oscuro) y por eso debemos incluirlos en nuestra alimentación diariamente si es posible. ¡Y cuanto más crudo mejor!

Diuréticos y eróticos

La mayor virtud de los espárragos, conocida por todos, es su capacidad diurética. Su consumo estimula nuestros riñones y aumenta la excreción de sodio (genial si tienes hipertensión), cloruros, urea y fosfatos. Contienen fibra y minerales como calcio, magnesio y potasio. Son, desde luego, un alimento altamente depurativo, con vitaminas A, C, del grupo B, y mucha vitamina K (necesaria para la correcta coagulación de la sangre).

Su sugerente forma parece indicarnos otro de sus posibles efectos: son considerados un afrodisíaco moderado debido seguramente a la sutil irritación del canal urinario al eliminar los mercaptanos.

Cómo hacer pudin de espárragos

En esta ocasión he usado pan de molde que dejé secar aposta. Con dejarlo al aire el día de antes es suficiente. Puedes usar cualquier tipo de pan, incluso uno sin gluten. Si quieres hacer el pudin de espárragos pero el pan no está duro ¡tuéstalo un poco!

  1. Lavamos el puerro y lo cortamos en medias lunas no muy gruesas.
  2. Ponemos una sartén al fuego con unas cucharadas de aceite de oliva. Incorporamos el puerro picado y un pellizco generoso de sal, y lo cocinamos a fuego medio unos minutos.
  3. Mientras el puerro se cocina lavamos los espárragos, quitamos la parte más fibrosa de abajo, y los cortamos en trocitos. Separamos unas puntas para luego decorar e incorporamos el resto a la sartén. Si usamos guisantes los añadimos aquí. Lo cocinamos todo junto un par de minutos. Apagamos el fuego y reservamos.
  4. Precalentamos el horno a 180°, función ventilador.
  5. Cortamos el pan en trozos. No tienen que ser simétricos ni perfectos, ya que al mojarse todo se unificará.
  6. Mezclamos en un recipiente: la leche de soja, la maicena, sal al gusto, pimienta y tomillo seco. Cuando la maicena esté totalmente diluida, incorporamos el pan a la mezcla. Lo removemos y apretamos con la ayuda de una cuchara para que todo se empape. Añadimos las verduras, lo mezclamos todo muy bien, y lo dejamos reposar un par de minutos.
  7. Puedes usar un molde grande rectangular, o cocinar el pudin de espárragos de forma individual. En esta ocasión he usado 6 moldes de 200ml aprox. Úntalos con un poco de aceite y reparte la “masa” en ellos. Coloca las puntas encima.
  8. Pon los moldes sobre una bandeja, y vierte dos dedos de agua en la misma (como un baño María). Introduce la bandeja en el horno durante 20-25 minutos. Durante los últimos 5 minutos enciende el grill para que se queden doraditos.
  9. Cuando estén listos los sacamos de la bandeja y los dejamos enfriar antes de servir.

Sirve el pudin de espárragos con un poco de mayonesa vegana y/o una rica ensalada. Te sugerimos la ensalada con frutos secos y tomates confitados o la ensalada de arroz con salsa de aguacate. Y para otro plato con espárragos no te pierdas la ensalada de espinacas con dátiles. Puedes usar el sorprendente queso feta vegano en lugar del queso azul para una opción 100% vegetal.

¡Que aproveche!

Marta Caballero

Marta es, oficialmente, graduada en Periodismo, pero la cocina vegana y saludable es lo que de verdad le gusta y a lo que se ha dedicado durante los últimos años.
Disfruta mucho veganizando recetas, aprendiendo sobre nutrición y experimentando en la cocina con sabores, texturas, colores…
Otras de sus grandes aficiones son la música (a ser posible en directo), los viajes y los libros.