Queso parmesano vegano

Queso parmesano vegano
Esta receta contiene frutos de cáscaraEsta receta contiene gluten
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
10 votos
Tiempo de preparación
5 minutos
Número de raciones
3 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

El queso parmesano vegano probablemente sea una de las primeras recetas de “no queso” que los veganos aprendemos al abrazar este estilo de vida. Esto se debe a que es increíblemente fácil y rápida de hacer, necesita muy pocos ingredientes, y dura muuuucho tiempo en la nevera. Por si fuera poco, los beneficios nutricionales son claramente mayores y es más barato que el parmesano tradicional. El único “pero” es que no se funde, aunque al final veremos una opción para hacerlo cremoso.

Para un queso vegano que SÍ se derrite ¡probad nuestro queso feta vegano!

Los ingredientes básicos son los anacardos y la levadura de cerveza. Ambos son muy utilizados en los quesos veganos. Los anacardos proporcionan una textura muy agradable, y su sabor es una base estupenda para cualquier queso. Si después de triturarlos los sometes a un proceso de fermentación, el parecido es sorprendente.

La levadura de cerveza es lo que le da más sabor a queso. Existe levadura de cerveza desamargada, cuyo sabor es más agradable. Se encuentra en prácticamente todos los herbolarios, y puede que algunas grandes superficies. Si encontráis levadura nutricional sirve igual.

Cómo hacer el parmesano vegano

Si no tenéis anacardos, podéis usar almendra cruda pelada.

  1. Introducimos todos los ingredientes en un robot de cocina o en el vaso de picar de vuestra batidora de mano.
  2. Trituramos hasta obtener una textura arenosa.
  3. Guardamos en un recipiente hermético en la nevera (sobre todo en verano).

Va genial con cremas calientes, ensaladas, y cómo no: espolvoreado encima de lasañas, canelones, o cualquier cosa que vayáis a gratinar. Pero ¡ojo! Al tener frutos secos puede tostarse demasiado rápido. No os separéis mucho del horno. También podéis usarlo en lugar del parmesano tradicional para hacer un delicioso pesto.

Para una versión cremosa del mismo, dejar los anacardos a remojo la noche anterior. Escurrir y añadir unas gotas de zumo de limón y un poco de agua para ayudar a triturar. Probad y rectificad la sal, el ajo y la levadura hasta que el sabor sea el deseado. Podéis untar este queso en tostadas y bocadillos o añadirlo a un risotto vegano para darle esa textura melosa.

Beneficios nutricionales

Los anacardos (los frutos secos en general, sobre todo crudos) son una fuente estupenda de grasas saludables y proteínas. Su contenido en triptófano nos ayuda a regular el sueño y los niveles de serotonina. La salud de nuestra piel y sus membranas celulares aumenta gracias al zinc, que regula la producción de sebo. Y para más inri, los anacardos nos regalan magnesio, potasio, fósforo, calcio, hierro… y vitaminas del grupo B.

Para su máximo aprovechamiento os aconsejo dejarlos a remojo la noche de antes. Este proceso se llama “activación” y sirve para todos los frutos secos crudos.

La levadura de cerveza es un producto derivado de la fermentación de cereales. Es rica en proteínas, contiene zinc y otros minerales, y ácido fólico entre otras vitaminas también del grupo B. Esta levadura se suele recomendar para mejorar la salud de pelo y uñas. Sin embargo, mejor no consumirla si tienes cándidas o eres celíaco, en cuyo caso puedes usar levadura nutricional (inactiva y sin gluten).

No hace falta que seas vegano ni intolerante a la lactosa para disfrutar de todos los beneficios que el parmesano vegano te ofrece. Ten un tarro en la nevera y úsalo a tutiplén. ¡Te llenará de energía!

Marta Caballero

Marta es, oficialmente, graduada en Periodismo, pero la cocina vegana y saludable es lo que de verdad le gusta y a lo que se ha dedicado durante los últimos años.
Disfruta mucho veganizando recetas, aprendiendo sobre nutrición y experimentando en la cocina con sabores, texturas, colores…
Otras de sus grandes aficiones son la música (a ser posible en directo), los viajes y los libros.