Huevos revueltos veganos

Huevos revueltos veganos
Esta receta contiene soja
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
7 votos
Cargando…
Tiempo de preparación
20 minutos
Número de raciones
2-3 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

No os dejéis engañar por la imagen. Son huevos revueltos veganos, y ¡nada tienen que envidiar a los tradicionales! La textura de estos no huevos es idéntica a la original gracias al tofu desmigado. La cúrcuma aporta el color amarillo, y la sal Kala Namak les da el sabor sulfuroso característico del huevo.

La base de estos huevos revueltos veganos es increíblemente fácil y rápida. Podéis comerlos solos o usarlos para hacer un revuelto con espárragos, setas ¡o lo que os apetezca! Ahora es época de calabacines y pimientos, así que ya sabéis. El queso feta vegano funciona de maravilla con estos falsos huevos revueltos ya que además de sabor les aporta cremosidad.

Personalmente, soy una fanática del desayuno. Es mi comida favorita del día, y adoro comer a todas horas cosas que suelen ser para desayunar. Cereales sobre todo, y tostadas. Más aún me gusta el brunch. Es demasiado tarde para desayunar y demasiado pronto para comer… así que hay licencia para comer de todo a la vez. Es sobre todo ahí cuando preparo estos falsos huevos revueltos.No obstante, también son estupendos para comer o cenar.

Si los haces para el brunch, acompáñalos de esta granola casera con chocolate y avellanas, el sorbete de piña al cava, el smoothie bowl de frutos rojos, o de mango y piña, y para terminar de este detox green smoothie.

Beneficios nutricionales

Llegados a este punto tal vez os preguntéis qué es eso de la sal Kala namak. Es una sal de piedra volcánica NO refinada procedente de la India. Se usa en la cocina Ayurveda, y se recomienda para personas con hipertensión ya que sus niveles de sodio son bajos. El fuerte sabor sulfuroso se debe entre otras cosas al sulfuro de hidrógeno. De hecho, los veganos solemos llamarla “la sal con sabor a huevo”.

A pesar de llamarse sal negra, su color real es grisáceo-rosado una vez molida. No debemos confundirla con la sal negra de Hawai, que es negra porque se mezcla de manera natural con carbón activado. Tiene propiedades beneficiosas para el sistema digestivo: alivia flatulencias, funciona como antiácido…

El tofu es literalmente cuajada de soja. Un alimento muy rico en proteína vegetal, bajo en grasas, con calcio, y que ayuda a regular los niveles hormonales por su contenido en isoflavonas. Por eso es un alimento adecuado para las mujeres durante la menopausia.

Podéis leer los beneficios de la cúrcuma al final de esta receta de ensalada de garbanzos estilo Thai.

Cómo hacer los huevos revueltos veganos:

  1. Escurrimos el tofu colocándolo entre varias capas de papel de cocina y con peso encima. También podéis ponerlo en un colador con peso encima.
  2. Mientras el tofu escurre, troceamos la cebolla y el ajo.
  3. Calentamos 3 cucharadas soperas de AOVE y sofreímos la cebolla y el ajo con un pellizco de sal marina durante unos 4 minutos.
  4. Desmenuzamos el tofu con las manos o chafándolo en un plato con un tenedor.
  5. Añadimos el tofu a la sartén a fuego medio, junto a la cúrcuma, la pimienta negra molida, y un pellizco de sal marina. (Añadir tras unos minutos las verduras para un revuelto)
  6. Pasados 6-8 minutos echamos un chorro de leche vegetal (soja, avena…) y dejamos cocinar 4 minutos más.
  7. Apagado el fuego, espolvoreamos un pellizco generoso de la sal Kala Namak. Recordad que no sala tanto como la sal marina.
  8. Servir en tostadas con perejil o cebollino picados por encima, con el “no queso”

¡Esperamos que os animéis a probar esta receta de huevos revueltos veganos! Apta para alérgicos al huevo y muy adecuada, aunque no seas vegano, si eres deportista o sigues alguna dieta de adelgazamiento. Y, hagas esta receta o no, ¡no dejes de probar la sal negra! Por sus propiedades y su curioso sabor.

Y en general intentad no usar sal refinada, ya que esta se somete a elevadas temperaturas que alteran su estructura,  restando sus contenidos nutricionales. ¿Qué usar en su lugar? La sal marina sin refinar, que contiene 92 minerales esenciales, la sal rosa del Himalaya, especias

Marta Caballero

Marta es, oficialmente, graduada en Periodismo, pero la cocina vegana y saludable es lo que de verdad le gusta y a lo que se ha dedicado durante los últimos años.
Disfruta mucho veganizando recetas, aprendiendo sobre nutrición y experimentando en la cocina con sabores, texturas, colores…
Otras de sus grandes aficiones son la música (a ser posible en directo), los viajes y los libros.