Hamburguesas de quinoa y champiñones

Hamburguesas de quinoa y champiñones
Esta receta contiene frutos de cáscara
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
4 votos
Cargando…
Tiempo de preparación
90 minutos
Número de raciones
6-7 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Si vais en busca de una hamburguesa vegetal que pueda satisfacer hasta a los más carnívoros, tal vez estas hamburguesas de quinoa y champiñones son lo que buscáis. Tostaditas por fuera, jugosas por dentro, y repletas de sabor gracias a las hierbas aromáticas y al toque umami de los champiñones, y el tamari.

El umami es uno de los 5 sabores básicos, junto al dulce, salado… Su traducción del japonés significa “sabor agradable, sabroso”. ¡Y justamente eso son estas hamburguesas!

La quinoa es uno de los pocos alimentos que contiene todos los aminoácidos esenciales, por lo que estas hamburguesas son muy nutritivas. También lo son nuestras hamburguesas de lentejas y verduras. Y ambas son veganas y ¡sin gluten!

El “queso” cremoso de anacardos de la pizza vegana le va a esta hamburguesa de quinoa como anillo al dedo. También están ricas “al plato” acompañadas de ensalada, legumbres y una salsa rica como la de aguacate y albahaca de la ensalada de arroz integral. Y si lo que tienes planeado es darte un homenaje, no te olvides de unos buenos aros de cebolla crujientes. Nuestra receta cuenta con un ingrediente sorprendente: ¡cereales! ¿Quién dijo que comer vegano era comer lechuga?

Cómo hacer hamburguesas de quinoa:

En esta ocasión hemos usado champiñones blancos, pero podéis usar portobello o una combinación de ambos, así como shiitake. El tamari se compra en herbolarios, pero podéis usar salsa de soja en su lugar (esta tiene gluten y el tamari no).

  1. El primer paso es cocer la quinoa. Para ello la enjuagamos muy bien en un colador bajo el grifo para eliminar las saponinas (sustancia que puede llegar a ser tóxica en grandes cantidades, pero que se elimina fácilmente con agua). Cocer según indique el fabricante, generalmente unos 15 minutos con el doble de agua. Debería quedar seca y cocinada, pero si aún tiene agua escurridla en un colador.
  2. Mientras, picamos la cebolla y el ajo, y los sofreímos en una sartén con AOVE y un pellizco de sal. Fuego medio-fuerte para que el agua se evapore rápido y se tueste un poco.
  3. Con la quinoa y la cebolla haciéndose, aprovechamos para limpiar y picar los champiñones. No tienen que quedar iguales, ya que luego lo trituraremos todo junto.
  4. Sacamos la cebolla a un plato y echamos los champiñones a la misma sartén. Incorporamos el vino blanco, el tamari y una cucharada sopera de tomillo y de romero. Cocinamos también a fuego medio-fuerte hasta que el líquido se evapore totalmente.
  5. En un procesador de alimentos introducimos: las nueces, la quinoa, la cebolla, los champiñones, las semillas de lino molidas, 2 cucharadas soperas de harina de garbanzos y sal. Trituramos hasta que todo quede bien integrado pero con algunos tropezones. Si la masa está demasiado húmeda añadimos harina de garbanzos. La masa se tiene que poder coger y moldear con la mano.
  6. Volcamos la masa sobre un recipiente y la dejamos reposar en la nevera media hora como mínimo.
  7. Precalentamos el horno a 200° función ventilador. Pueden hacerse en sartén con cuidado (la masa se ablanda un poco con el calor), pero en el horno se hacen todas de una ¡y no tienes que estar encima!
  8. Colocamos papel vegetal y aceite de oliva sobre una bandeja de horno. Damos forma a las hamburguesas de quinoa con la mano y las colocamos sobre la bandeja. Horneamos unos 10-15 minutos a media altura por cada lado y ¡listas!

Nosotros las hemos servido con una salsa de mostaza y agave. Solo hemos mezclado 1 cucharada de mayonesa vegana, 2 cucharadas de mostaza y 3 de sirope de agave. También puede usarse sirope de arce. ¡Es el complemento perfecto para estas hamburguesas! ¡Esperamos que os gusten tanto como a nosotros!

Marta Caballero

Marta es, oficialmente, graduada en Periodismo, pero la cocina vegana y saludable es lo que de verdad le gusta y a lo que se ha dedicado durante los últimos años.
Disfruta mucho veganizando recetas, aprendiendo sobre nutrición y experimentando en la cocina con sabores, texturas, colores…
Otras de sus grandes aficiones son la música (a ser posible en directo), los viajes y los libros.