Espaguetis de calabacín con pesto de tomates secos

Espaguetis de calabacín con pesto de tomates secos
Esta receta contiene frutos de cáscara
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
6 votos
Cargando…
Tiempo de preparación
20 minutos
Número de raciones
4-6 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

  • 2 calabacines
  • 80g de tomates secos
  • 50g de nueces o piñones
  • 1 diente de ajo
  • 20g de AOVE
  • 1 cucharada de sirope de agave
  • Agua de rehidratar los tomates
  • Sal

La receta que os proponemos hoy es a la par sencilla y resultona. Probablemente ya habéis oído hablar de los espaguetis de calabacín, un plato que empezó a popularizarse hace unos años. En esta ocasión hemos decidido imitar los sabores de unos espaguetis con tomate de toda la vida. Por eso, los acompañamos de un delicioso pesto rojo, elaborado con tomates secos.

Los espaguetis de calabacín, o de otras verduras como zanahoria, calabaza, pepino, remolacha… son una excelente alternativa a la pasta para personas celíacas, intolerantes al gluten, o que siguen alguna dieta de adelgazamiento o baja en hidratos.

Puedes usar los espaguetis de calabacín en recetas como la de espaguetis con verduras y soja. También puedes comerlos fríos o calientes con nuestro pesto tradicional, con el pesto de aguacate, o con este intenso aliño estilo gremolata.

Cómo hacer espaguetis de calabacín con pesto rojo:

La manera más rápida de hacer espaguetis de calabacín es con un utensilio de cocina llamado spiralizer. Pueden encontrarse en muchas tiendas de cosas para el hogar o utensilios de cocina. Y cómo no, ¡en internet! Existen también peladores con la cuchilla preparada para cortar en juliana. Son muy baratos y abultan poco.

No pasa nada si no tenéis un spiralizer cerca. Estos espaguetis pueden hacerse “a mano”: con la ayuda de una mandolina, hacer tiras siguiendo el largo del calabacín. Juntar varias capas de calabacín y cortar tiras a lo largo con el cuchillo. ¡Listo!

  1. Rehidratamos los tomates secos en agua muy caliente (podéis usar una kettle si tenéis) unos 15 minutos, o lo necesario para que estén blanditos.
  2. Mientras los tomates se hidratan, lavamos los calabacines y los cortamos siguiendo el método elegido: a mano o con spiralizer. Reservar.
  3. Introducir en un procesador de alimentos o en el vaso picadora que viene con muchas batidoras: los tomates rehidratados, las nueces, el ajo, el sirope de agave, aceite, sal, y unos 70-80ml del agua de rehidratar los tomates.
  4. Triturar hasta que todo se integre. Tendréis que parar un par de veces para bajar con una cuchara lo que queda adherido a los lados del vaso. Añadir más agua para una textura más ligera.
  5. Servir los espaguetis de calabacín con un par de cucharadas de pesto rojo, un chorrito de aceite de oliva, y parmesano vegano por encima.

Sugerencias para los espaguetis de calabacín:

Este plato es una excelente manera de consumir calabacín de la mejor forma posible: crudo. En crudo, las verduras conservan todas sus propiedades y vitaminas, que se pierden con el calor. Personalmente, me gusta usar rodajas de calabacín crudo para dipear con patés vegetales como este hummus de guisantes y menta.

Podemos hacer gran cantidad de platos con los espaguetis de calabacín, como infinitas ensaladas. También platos de “pasta” fríos o calientes: con cualquier salsa de vuestro agrado, rehogados en la sartén con ajo picado y cayena… Incluso podéis hacer variaciones en este pesto rojo: probad a incorporar albahaca, romero u orégano, y tostad ligeramente las nueces para un sabor más intenso.

Para un plato más exótico, podemos incorporarlos a un curry de verduras, o a una sopa ramen. Otra opción es rebozarlos para hacer una fritura de verduras con una forma original y divertida.

Esperamos que os animéis a probar esta saludable alternativa a la pasta tradicional. ¡Os sorprenderá!

Marta Caballero

Marta es, oficialmente, graduada en Periodismo, pero la cocina vegana y saludable es lo que de verdad le gusta y a lo que se ha dedicado durante los últimos años.
Disfruta mucho veganizando recetas, aprendiendo sobre nutrición y experimentando en la cocina con sabores, texturas, colores…
Otras de sus grandes aficiones son la música (a ser posible en directo), los viajes y los libros.