Carne mechada vegetariana

Carne mechada vegetariana
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
3 votos
Tiempo de preparación
40 minutos
Número de raciones
4 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Atentos vegetarianos, fans de los trampantojos, o en general cualquier persona a la que le guste experimentar en la cocina. Hoy os traemos una falsa carne mechada o carne mechada vegetariana o simplemente, un plato de carne vegano con un delicioso toque ahumado.

¿El ingrediente estrella para imitar la textura original? Setas de cardo. De verdad. Esta original forma de cocinar las setas os sorprenderá y encantará.

Cada vez es más fácil encontrar ingredientes de origen vegetal para imitar recetas tradicionalmente elaboradas con carne. Es el caso por ejemplo de la soja texturizada, con la que podemos imitar una carne picada o en tacos para un guiso. Del seitán, con el que podemos hacer “filetes”  en salsa, o para un kebab. O del Quorn, la Heura e incluso la fruta jaca o jackfruit, originaria de Indonesia, y cuya fama está aumentando entre veganos y vegetarianos. A esta lista sumamos las ricas y de fácil acceso setas de cardo, que pueden ser más fáciles de encontrar para algunas personas.

Cómo hacer carne mechada vegetariana:

  1. Para hacer las tiras de no-carne, separamos el tronco del sombrero de las setas. El sombrero lo cortaremos en tiras con un cuchillo. Y ahora lo divertido: con un tenedor, “peinamos” varias veces el tronco de la seta. Después, tiramos con los dedos de las hebras que se van formando. Repetimos este proceso con todas las setas. Podemos mecharlas tan fino como nos guste, haciendo más incisiones con el tenedor o separando más aún las hebras con las manos. Una vez listas las reservamos.
  2. Ponemos una sartén al fuego con unas 3-4 cucharadas de aceite de oliva. Añadimos la cebolla junto a un pellizco generoso de sal. La cocinamos a fuego medio-alto. No queremos pocharla, sino tostarla ligeramente.
  3. Mientras la cebolla se cocina, picamos el ajo. Lo añadimos a la sartén cuando la cebolla esté lista, y dejamos un par de minutos.
  4. Encendemos el horno a 200°C con la resistencia a ambos lados.
  5. Bajamos un poco el fuego e incorporamos las especias a la sartén. Las tostamos hasta que desprendan su aroma, e incorporamos el sirope de avage, el tomate frito y el tamari. (Si no tenéis tamari, usad agua o caldo de verduras y sal).
  6. Incorporamos las setas mechadas y removemos bien para que se impregnen de la mezcla. Cocinamos un par de minutos y apagamos el fuego.
  7. Extendemos bien nuestras setas sobre una bandeja forrada con papel vegetal. La introducimos en el horno a media altura y horneamos 15-20 minutos.

¡Listo para comer! ¿Quieres saber con qué?

Variaciones y sugerencias de presentación

Una forma muy común de consumir carne mechada es en el “pulled pork sandwich”. Suele sazonarse el cerdo (las setas en nuestro caso) con salsa barbacoa, y se sirve en panecillos redondos combinados con ensalada de col y mayonesa. Esta combinación resulta deliciosa por los contrastes de sabores y temperatura. Para una versión vegetariana/vegana, podéis preparar la falsa carne mechada y añadirle unas cucharadas de salsa BBQ antes de meterla en el horno. Luego, combinad nuestra saludable ensalada de col con un poco de mayonesa vegana. Poned un poco de ensalada y de setas entre los panes que más os gusten y ¡a disfrutar!

Otra idea es usarla en unas ricas arepas rellenas. Podéis cambiar el sabor de la no-carne mechada añadiendo al sofrito pimiento rojo, pimiento verde y tomate fresco (no frito) picaditos. Al estilo venezolano. Funciona genial también para sustituir al pollo en los refrescantes tacos con piña y cilantro.

¿Qué otras recetas estáis deseando veganizar con esta original carne mechada vegetariana?

Marta Caballero
Marta Caballero

Marta es, oficialmente, graduada en Periodismo, pero la cocina vegana y saludable es lo que de verdad le gusta y a lo que se ha dedicado durante los últimos años.
Disfruta mucho veganizando recetas, aprendiendo sobre nutrición y experimentando en la cocina con sabores, texturas, colores…
Otras de sus grandes aficiones son la música (a ser posible en directo), los viajes y los libros.