Tahini casero

Tahini casero
Esta receta contiene sésamo
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
14 votos
Cargando…
Tiempo de preparación
20 minutos
Número de raciones
5 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

  • Sal gorda
  • 1 taza de semillas de sésamo
  • 2 – 4 cucharadas de aceite de oliva (0,4º)

Hoy vamos a preparar una salsa sencilla que se emplea mucho en Oriente Medio. Se puede consumir tal cual, untada en una tostada o con crudités, o se puede emplear para realizar otras recetas, hoy vamos a hacer tahini casero.

A día de hoy no se tarda prácticamente nada en realizar esta receta de salsa, pero si queremos prepararla de manera tradicional podemos sacar el mortero y ponernos a moler el sésamo hasta obtener una pasta homogénea.

Cada pequeño chef le puede dar su toque con un poquito de tomate, pimentón, ajo, curry… hay un sinfín de posibilidades. Esta receta se utiliza en la mayoría de las ocasiones para hacer hummus, en todas sus variedades, y baba ghanoush o puré de berenjena, pero cada vez se incorpora a más platos, tanto de verduras, como de carnes o pescados. ¿Te atreves a probarlo?

Cómo hacer tahini casero:

  1. Lo primero que tenemos que hacer es coger una sartén mediana y colocarla sobre un fuego medio-bajo.
  2. En cuanto esté caliente vertemos la taza de semillas de sésamo o ajonjolí procurando que se queden bien extendidas para que se tuesten uniformemente.
  3. Sin dejar de remover esperamos a que se tuesten todas las semillas de manera homogénea. En este proceso tardaremos unos 5 minutos. Si nos resulta más cómodo podemos tostar las semillas en el horno. Si preferimos hacerlas al horno cogemos una bandeja especial la forramos con papel sulfurizado y colocamos encima las semillas. Las tostamos durante unos 5 minutos a 180º.
  4. Cuando estén tostadas las semillas debemos esperar a que se enfríen para seguir con el tahini. Dejamos reposar durante al menos 30 minutos. Aunque hay gente que prefiere preparar el tahini con las semillas calientes, ya que de esta manera soltarán con mayor facilidad el aceite que contienen en su interior.
  5. Una vez estén listas las semillas, ya sean frías o calientes, cogemos un procesador de alimentos y las echamos.
  6. Seguidamente, tapamos el robot de cocina, y trituramos a máxima potencia durante unos 4 minutos, o hasta que las semillas se conviertan en una pasta densa. Dependiendo del procesador de alimentos que utilicemos es posible que debamos ir parándolo para incorporar o retirar las semillas que se queden pegadas en las paredes del robot. Para realizar este paso nos podemos ayudar de una espátula de silicona.
  7. En cuanto tengamos una pasta densa podemos incorporarle unas cucharaditas de aceite para aligerar la salsa, es importante que el aceite que utilicemos no aporte sabor a nuestro tahini, por lo que debe de ser neutro. Esto dependerá del gusto o las preferencias de cada uno, podemos utilizar aceite de oliva (0,4º), o algún aceite vegetal, eso lo dejamos a vuestra elección.
  8. Una vez incorporado el aceite volvemos a triturar hasta que se haya integrado de manera correcta. Podemos agregarle una pizca de sal gorda junto con el aceite, aunque dependerá del uso que queramos darle a nuestra salsa de tahini.
  9. Cuando hayamos obtenido la textura idónea lo vertemos en tarros de cristal con cierre hermético, y lo guardamos en la nevera hasta que vayamos a echarle mano.

¡Listo! ¡Ya podemos disfrutar de un delicioso y sanísimo tahini casero! ¡Recordad que podéis jugar con esta salsa e incorporarla casi a cualquier plato!

 

Inicio » Recetas » Salsas » Tahini casero
Yael Nadelar

Graduada en periodismo y comunicación audiovisual, Yael Nadelar es una apasionada de la cocina, especialmente de los postres y dulces. Amante de los niños y la música, Yael aprovecha cualquier ocasión para viajar y conocer nuevos lugares y culturas, aprendiendo siempre de las costumbres de cada país, importando en su cocina estos conocimientos.