Salsa romesco

Salsa romesco
Esta receta contiene frutos de cáscara
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
3 votos
Cargando…
Tiempo de preparación
50 minutos
Número de raciones
5-6 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Tomad nota de la salsa que os enseñamos hoy, porque una vez que la probéis y veáis lo fácil que es no podréis vivir sin ella. La salsa romesco es una salsa típica de la cocina catalana. Es muy conocida por ser el acompañamiento de otro alimento típico catalán, más concretamente de Tarragona: los calçots.

En Cataluña es habitual celebrar calçotades,  una celebración al aire libre donde se consumen estos bulbos y generalmente butifarra u otras carnes. Toda la preparación es una fiesta en sí. Desde la elaboración y cocinado de los calsots, hasta la forma de consumirlos. Para ello hay que asarlos al fuego y posteriormente envolverlos en papel de periódico para que terminen de cocinarse con el calor residual. Transcurrido el tiempo necesario, se sacan del papel, se pelan las capas exteriores (negras por el calor del fuego) y se untan en la deliciosa salsa romesco o en la salvitxada.

Es frecuente pringarse un poco las manos e incluso la ropa, porque todo esto se come con las manos. Como os decimos, ¡todo un evento!

¿Necesitáis otras ideas de salsas para vuestros platos? En nuestra sección de salsas encontrarás recetas de todo tipo. Desde una mayonesa vegana, sin huevo, a un delicioso chutney de pera.

Cómo hacer salsa romesco casera:

En esta ocasión hemos usado los frutos secos crudos. Como necesitamos horno para los tomates y los ajos, podemos tostarlos a la vez. No obstante, si compráis los frutos secos ya tostados no tendréis que estar encima para evitar que se quemen.

Otra buena idea es aprovechar el calor del horno para preparar otras recetas. Por ejemplo, las hamburguesas de lentejas o las hamburguesas de quinoa. Una vez cocinadas podemos guardarlas en el congelador y darles un golpe de sartén cuando vayamos a comerlas. ¡La organización es clave en la cocina! Y por cierto, ambas están deliciosas con la salsa romesco.

  1. Precalentamos el horno a 190°.
  2. Lavamos los tomates, les hacemos un corte para que no exploten, y los colocamos sobre una bandeja de horno. Ponemos también la cabeza de ajos entera. Podemos retirar alguna capa exterior, pero sin pasarnos ya que esta piel los protegerá del calor. Horneamos 30 minutos
  3. Si vamos a tostar los frutos secos, los extendemos sobre otra bandeja y los horneamos a la vez. Necesitarán unos 15 minutos removiéndolos una vez a mitad del tostado. No pasa nada si la piel de los frutos secos se quema un poco. Luego podemos pelarlos envueltos en un paño y frotando suavemente.
  4. Raspamos la carne de las ñoras previamente hidratadas. La introducimos en la picadora o el vaso de batidora, junto a los frutos secos y los condimentos. Un toque de guindilla o cayena le va genial, cantidad al gusto. Las ñoras pueden sustituirse por una cucharadita llena de pasta de pimiento choricero.
  5. Cuando los tomates estén listos, les retiramos la piel. Los incorporamos al vaso de la batidora.
  6. Para los ajos, presionamos ligeramente cada diente por la parte de arriba. La carne saldrá por abajo. Si no, ayudaos de un cuchillo para romper la piel y extraer el ajo. Los añadimos al vaso.
  7. Triturar todo hasta que obtener una salsa cremosa. Rectificar la sal y las especias. Dejar enfriar y guardar en un tarro en la nevera.

Si os animáis a hacer esta salsa os alegraréis. No solo está deliciosa con verduras de todo tipo, asadas o a la parrilla. La salsa romesco está increíble con pasta, o como alternativa original al tomate frito en pizzas o lasañas. También podéis usarla para hacer unas palmeritas saladas, aperitivo fácil y resultón. Usad vuestra imaginación, porque con este saborazo ¡es difícil equivocarse!

Marta Caballero

Marta es, oficialmente, graduada en Periodismo, pero la cocina vegana y saludable es lo que de verdad le gusta y a lo que se ha dedicado durante los últimos años.
Disfruta mucho veganizando recetas, aprendiendo sobre nutrición y experimentando en la cocina con sabores, texturas, colores…
Otras de sus grandes aficiones son la música (a ser posible en directo), los viajes y los libros.