Gazpacho de sandía con crujiente de jamón

Gazpacho de sandía con crujiente de jamón
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
14 votos
Cargando…

Información:

Ingredientes:

  • 1/2 kilo de tomates tipo pera maduros
  • 450 gr de sandía pelada
  • 40 gr de cebolla
  • 50 gr de pimiento verde
  • 1 diente de ajo
  • 50 ml de aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre de vino al gusto
  • Sal al gusto
  • 100 gr de jamón serrano o ibérico en lonchas

Ahora que ya estamos en verano ¿se te ocurre algo mejor que combinar dos de los ingredientes más típicos de esta calurosa estación?, en la receta de hoy vamos a combinar el gazpacho y la sandía en nuestro gazpacho de sandía con crujiente de jamón.

En cuanto a la elección del tipo de tomate hemos elegido el tomate pera porque tiene la piel muy fina y tiene bastante carne, pero también se podría hacer con tomate rama.

Elaboración del crujiente de jamón:

  1. Vamos a hacer nuestro jamón crujiente, para ello, cogemos las lonchas de jamón y las extendemos entre dos papeles de horno, lo colocamos en la bandeja y ponemos otra bandeja o algo que haga peso encima.
  2. Horneamos a 180º durante unos 12 minutos, sacamos del horno, lo colocamos sobre papel absorbente de cocina, lo dejamos enfriar y reservamos.

Elaboración del gazpacho de sandía con crujiente de jamón:

  1. Para empezar con nuestro gazpacho, lavaremos los tomates y el trozo de pimiento que vayamos a emplear.
  2. Lo siguiente que haremos será pelar el diente de ajo y cortar la cantidad indicada de cebolla.
  3. Pelaremos la sandía, recordemos que los 450 gramos son de sandía ya sin piel, y le quitaremos las pepitas, a no ser que hayamos elegido una sandía sin pepitas.
  4. Metemos nuestros tomates pera troceados en el vaso de la batidora y trituramos.
  5. Poco a poco vamos agregando el resto de nuestros ingredientes al vaso de la batidora hasta que consigamos una textura fina.
  6. Llegado a este punto podemos pasarlo por un colador o un chino si nos gusta que no tenga ningún trozo de piel o dejarlo tal cual, para esta receta yo he optado por no colarlo y dejarlo como está.
  7. Reservaremos el gazpacho en la nevera al menos dos horas para que esté bien frío antes de servirlo acompañándolo con el crujiente de jamón y unos daditos de sandía.
    Gazpacho de sandia con crujiente de jamon

Cuanto más maduros estén los tomates que usemos, más rojo y atractivo será el color que consigamos en nuestro gazpacho.

Curiosidad: ¿La sandía es una fruta?

Seguro que muchos de vosotros ni os lo habéis planteado nunca, y de hecho frente a esta pregunta la primera respuesta que os viene es “claro que la sandía es una fruta” pues no es así, la sandía al igual que el melón pertenecen a la familia de las cucurbitáceas, en la que también se encuentran el pepino, el calabacín y la calabaza, entre otras hortalizas.
Así que podríamos decir que la sandía es una hortaliza.
Seguro que alguna vez habéis probado un melón que no estaba muy maduro, quizá algo insípido y en lugar del típico sabor dulce del melón, el sabor que os habéis encontrado era más parecido al del pepino, de ahí que a veces se diga “este melón está apepinado”, esa similitud del gusto es ¡porque son de la misma familia!
Por eso en nuestra de gazpacho de sandía, ésta sustituye perfectamente al pepino.

¿Cuánto dura el gazpacho en la nevera?

Cuando nos ponemos a hacer gazpacho, ya sea gazpacho andaluz, nuestro gazpacho de remolacha o en este caso gazpacho de sandía, a veces hacemos cantidad de más y la conservamos en la nevera para ir consumiéndolo, y es verdad que no es recomendable guardarlo durante más de 4 días. Lo que mucha gente no sabe es que se puede congelar, quedando perfecto para tomarlo y súper fresquito una vez se haya descongelado.

Animaos a preparar esta receta, no os decepcionará, eso seguro, y como siempre esperamos que nos hagáis llegar el resultado usando el hashtag #crujienteyaldente. ¡Nos vemos en la próxima receta!

Carlos Garcés

Técnico superior en restauración, y cocinero vocacional desde pequeño, Carlos siempre ha estado metido entre fogones. Inquieto por naturaleza, emigró a los Países Bajos donde estuvo trabajando como cocinero dos años, siempre está buscando y experimentando con nuevos sabores. Una de sus grandes aficiones es la pastelería, sector en el cual ha estado trabajando también unos años.

Send this to a friend