Verdinas con almejas

Verdinas con almejas
Esta receta contiene moluscos
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
3 votos
Tiempo de preparación
80 minutos
Número de raciones
4 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Para  nuestro plato fuerte de hoy hemos elegido unas exquisitas  verdinas con almejas.  La verdina, como variedad del haba, es una legumbre seca que podemos encontrar fácilmente durante cualquier época del año. Procedente de Llanes (Asturias) su denominación se debe a su color verde esmeralda, posee altas propiedades nutritivas, debido especialmente a su aporte de fibras y vitaminas A y C, minerales como el sodio, manganeso, calcio, sodio, etc., ayuda al tránsito intestinal al facilitar la absorción de los alimentos y evitando los problemas de estreñimiento, también a controlar el nivel de colesterol.

Al margen de sus beneficios alimentarios y saludables, es una legumbre tierna y muy sabrosa, específicamente apropiada para cocinar con marisco o pescado.

Sin más dilación, pasemos a nuestra receta casera de verdinas con almejas:

Cómo hacer verdinas con almejas:

  1. Lavamos y ponemos a remojo las verdinas el día anterior. Deben estar en remojo unas 24 horas.
  2. Las depositamos en una cazuela, cubiertas de agua. Aquí hemos de hacer una pequeña observación: podemos emplear agua corriente del grifo, pero si habitamos en una zona con agua calcárea es casi obligado usar agua mineral.
  3. Seguidamente, añadimos la cebolla pelada, el pimiento, un chorrito de aceite y 2 dientes de ajo; lo dejamos hacer a fuego lento; cuando rompa a hervir, añadimos un vaso de agua fría para interrumpir la cocción (recomendable, aunque no imprescindible).
  4. Ahora ya podemos dejarlas hervir hasta que estén tiernas. El tiempo estimado, en una olla convencional, será de una hora aproximadamente. Si empleamos una olla exprés, este tiempo se reduce drásticamente, reduciéndolo a unos 14/16 minutos.
  5. Sacamos la cebolla y el pimiento, lo pasamos por la túrmix hasta que se haga un puré; lo volcamos en las judías y así le daremos consistencia.
  6. Preparamos ahora las almejas: picamos un ajo menudo, un poquito de perejil, aceite y sofreímos en una sartén; añadimos una cucharadita de pan rallado, un vasito de vino blanco y, a continuación, las almejas. Tapamos la sartén hasta que éstas se abran; si es necesario, añadimos un poco de caldo de las alubias.
  7. Una vez terminadas las almejas, las incorporamos a las verdinas, dejamos hacer un par de minutos, rectificamos el punto de sal si es necesario.

¡Ya están listas! Para un máximo deleite, acompáñalas con un buen vino de Ribeiro fresquito.

El truco: para que las almejas no tengan nada de tierra, lo mejor es tenerlas en remojo con agua de mar; en su defecto, en agua fría con sal gorda. Así están en su hábitat.

Si sois tan fanáticos de los platos de cuchara como nosotros no os podéis perder nuestra deliciosa receta de sopa de cebolla, ni la auténtica receta de la sopa castellana, y ni que decir de la receta de potaje de garbanzos.

Julia Gaitán

Con más de 30 años de experiencia entre los fogones, Julia es una verdadera profesional de la cocina. Un cajón lleno de infinidad de secretos para elaborar las mejores recetas, fuente de sabiduría y con unos platos de resultados excelentes.