Judías pintas

Judías pintas
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
1 votos
Tiempo de preparación
150 minutos
Número de raciones
4 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Hoy nos hemos levantado con antojo de unas buenas judías pintas. Un primer plato rotundo, alternativo a la clásica fabada asturiana, las lentejas caseras o el cocido madrileño, quizá menos habitual, pero no menos apetecible y sabroso.

En comparación con las judías o alubias blancas, las pintas son más oscuras, de un color marrón oscuro, tirando casi a morado, y se caracterizan por tener un sabor más intenso, y que aportan más “cuerpo”, por lo que son particularmente apropiadas para combinarlas con arroz y obtener un plato aún más contundente.

Pero hoy hemos decidido omitir el arroz, elegimos hacer una opción más “pura”. Como decimos habitualmente, hay multitud de variaciones sobre una misma receta, siempre con nuestra libertad de elección.

Antes de empezar, ponemos las judías en remojo con agua del grifo el día anterior, para que se hidraten, como mínimo durante 12 horas si son alubias del año, ó 24 si son viejas.

Cómo hacer judías pintas:

  1. Ponemos las judías escurridas en el interior de una olla; el resto de verduras (la cebolla pelada, el pimiento, el puerro, las zanahorias, el laurel y los ajos enteros) las introducimos en una malla de cocción reutilizable.
  2. A continuación, introducimos la panceta, el chorizo, el hueso de codillo y la morcilla, y echamos agua hasta cubrir los ingredientes, unos 3 dedos por encima. Ponemos en fuego fuerte unos 10 minutos.
  3. Bajamos a fuego medio-bajo y cocemos como mínimo una hora y media. Vamos removiendo el recipiente, agitándolo, sin introducir objetos tipo cuchara u otros, para evitar que se rompan las alubias, controlando que el chorizo y la morcilla no se cuezan en exceso, retirándolos previamente si fuese necesario. Observaremos si necesita más agua, en cuyo caso añadiremos.
  4. Sacamos la malla con las verduras, metemos éstas en un vaso de batidora y lo batimos, haciendo un puré; lo incorporamos al guiso, y así conseguiremos que las judías cojan cuerpo, que tomen una consistencia más espesa y homogénea.
  5. Comprobamos el punto de sal, probando, para añadir en caso necesario.
  6. Ponemos una sartén a calentar con un par de cucharadas de aceite de oliva junto con el pimentón, cuidando que no se queme, consiguiendo así el sofrito.
  7. Lo añadimos a las judías y dejamos cocer 5 minutos más.

Ya tenemos nuestro contundente plato de judías pintas. Algo lento de elaborar, pero sin mayor complejidad y con un resultado perfecto, especialmente si lo dejamos para el día siguiente, estará más consistente y sabroso.

Recomendamos servir con una ensalada de tomate, piparras y aceite de oliva.

El truco:

  • Añadiendo una nuez de mantequilla en la cocción, conseguiremos que las judías queden más melosas.
  • El objeto de poner el guiso primero a fuego lento, para luego ir bajando, es evitar que se rompa la piel de las alubias.
  • Ya que ponemos a remojar las judías el día anterior, podemos poner mayor cantidad y el resto congelarlo en paquetes. Esto se puede hacer con toda la legumbre.
  • Para mayor rapidez sin perder calidad en el guiso recomendamos emplear una olla de cocción rápida.

Alérgenos:

Dados sus ingredientes ésta no es una receta peligrosa para las personas propensas a las reacciones alérgicas.

Julia Gaitán
Julia Gaitán

Con más de 30 años de experiencia entre los fogones, Julia es una verdadera profesional de la cocina. Un cajón lleno de infinidad de secretos para elaborar las mejores recetas, fuente de sabiduría y con unos platos de resultados excelentes.