Gazpacho de cerezas

Gazpacho de cerezas
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
2 votos
Tiempo de preparación
25 minutos
Número de raciones
4 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Hoy os vamos a enseñar a preparar una de las recetas tradicionales predilectas del verano con un toque diferente. Nos ponemos manos a la obra con un gazpacho de cerezas, una receta sencilla, sabrosa, sana y deliciosa.

El gazpacho es un plato de cuchara frío al que recurrimos sobretodo en verano ya que nos calma de las altas temperaturas. Es una receta fácil de hacer que acostumbramos a tomar, prácticamente, a todas horas. En un buen aperitivo, a la hora de la comida, en la merienda, o en la cena. También, aprovechamos para embotellar esta receta, meterla en una nevera portátil y disfrutarla en la playa, o en la piscina. ¡Todo un lujo para los más exigentes!

Hay tantas variantes de recetas de gazpacho como cocineros. En este caso hemos decidido preparar un gazpacho de cerezas, pero podemos preparar el gazpacho tradicional, o hacerlo con melón, podemos hacer un gazpacho de sandía, de fresas, frambuesas, melocotón, gazpacho de remolacha, de pepino, gazpacho de calabacín… cómo veis, podéis echarle imaginación y preparar el gazpacho que más os apetezca. ¡Un plato que no aburre nunca!

Cómo hacer gazpacho de cerezas:

  1. Antes de nada, pasamos a lavar bien todos los ingredientes: los tomates, el pimiento, y las cerezas. Reservamos.
  2. Tras ello, pasamos a trocear. Empezamos con cortando en 4 o 6 los tomates, y los metemos en un recipiente hondo y grande. ¡No es necesario pelarlos antes!
  3. A continuación, cortamos en cuadraditos, más o menos, medio pimiento italiano verde, y la cebolla o cebolleta. Introducimos los ingredientes cortados en el cuenco de los tomates.
  4. Seguidamente, cortamos en cubos 100 g de miga de pan, de uno que os guste, y lo incluimos también en el recipiente con el resto de ingredientes.
  5. Ahora, pelamos el ajo, le quitamos el germen o la raíz, los cortamos en rodajitas, y de nuevo al cuenco.
  6. Terminamos echando el vinagre, el aceite, y sal, y removemos. Tapamos el recipiente con papel film, o transparente y reservamos en la nevera de 3 a 8 horas, dependiendo de la prisa que tengáis. Removemos de nuevo todos los ingredientes a la mitad del tiempo de maceración del gazpacho. Es importante no agregar las cerezas al cuenco, puesto que el vinagre, el pimiento y la cebolla, son ingredientes agresivos y anularían el sabor de las cerezas.
  7. Aprovechamos este tiempo para quitarles el hueso a las cerezas, y reservamos en la nevera o frigorífico.
  8. Una vez transcurrido el tiempo, sacamos un robot potente de cocina, e introducimos el contenido del cuenco al vaso del robot de cocina.
  9. Trituramos una primera vez, metemos los 200 g de cerezas, y continuamos triturando a máxima potencia hasta obtener la textura deseada. En este punto rectificamos de sal. Un truco para conseguir una textura ligera es agregar un chorro de AOVE para que emulsione mientras se terminan de integrar todos los ingredientes.
  10. En cuanto hayamos obtenido la textura idónea, guardamos nuestro delicioso gazpacho de cerezas en un tupper, o en tarros, y lo metemos en la nevera hasta que esté bien fresquito.

Cómo emplatar el gazpacho de cerezas:

El gran chef con 10 estrellas Michelin, Martín Berasategui, aconseja servir esta deliciosa receta para el verano saludable con unos dados de melón, unas cerezas y unas hojas de albahaca.

Dani García, otro gran chef español con 3 estrellas Michelin, opta por acompañarlo con unos trocitos de anchoa, pistachos, un chorrito de aceite de oliva, albahaca fresca y un poquito de queso fresco en salmuera por encima desmigado.

Servimos el gazpacho de cereza muy frío, y listo. Sólo queda escoger el emplatado, y a disfrutar.

Yael Nadelar
Yael Nadelar

Graduada en periodismo y comunicación audiovisual, Yael Nadelar es una apasionada de la cocina, especialmente de los postres y dulces.
Amante de los niños y la música, aprovecha cualquier ocasión para viajar y conocer nuevos lugares y culturas, aprendiendo siempre de las costumbres de cada país, importando en su cocina estos conocimientos.