Fabada asturiana

Fabada asturiana
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
5 votos
Tiempo de preparación
130 minutos
Número de raciones
4 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

La fabada asturiana es un plato con “denominación de origen”, ampliamente conocido incluso internacionalmente.

La fabada va a base de una legumbre llamada alubia. Ésta posee unas propiedades intrínsecas muy poderosas a nivel nutritivo, por su gran aporte en fibra, proteína, minerales y vitaminas. Además, la fabada asturiana tiene un sabor incomparable, imposible que no guste una buena fabada, y más si es asturiana.

Cómo hacer fabada asturiana tradicional:

  1. Ponemos la legumbre en remojo desde el día anterior, como mínimo 24 horas, en agua fría.
  2. Preparamos una olla no muy alta, pero ancha, donde echamos las alubias y el hueso de jamón. Cubrimos con agua por encima del nivel unos 2 centímetros, y ponemos a fuego fuerte unos 10 minutos.
  3. En otra olla, ponemos la panceta, el chorizo y la morcilla. Lo calentamos a fuego medio, y dejamos cocinar unos 8 minutos, para que vaya desengrasando. Retiramos y reservamos.
  4. En la olla principal, después de 10 minutos a tope de temperatura, bajamos a fuego lento. Dejamos cocer durante 1 hora y media a 2 horas aproximadamente. Si se queda sin agua y tuviéramos que añadir más deberemos tener la precaución de calentarla previamente, no sirve ni agua fría, ni del grifo.

    Ojo, no remover con una cuchara; acaso agitar el recipiente, para evitar que se rompa la alubia.

  5. A media cocción podemos probar el caldo, para verificar el punto de sal, y rectificar si fuera necesario. Es importante ir retirando las impurezas que quedan en la superficie. Podemos ir eliminándolo con un cazo, de esta manera quedará lo más limpio posible.
  6. Mientras, procedemos a hacer el sofrito. Para lo cual echamos la cebolla, previamente picada finamente, en una sartén, con 3 cucharadas de aceite de oliva y dejamos pochar cinco minutos a fuego medio, hasta dorar levemente. Retiramos del fuego y añadimos una cucharada de pimentón, removemos con una cuchara de madera o silicona para unificar todo bien. Es importante hacerlo fuera del fuego para que no se queme, pues amargaría: con la temperatura retenida es suficiente.
  7. Añadimos el sofrito a la olla de las alubias. Dejamos cocer otros 5 minutos, y a continuación, añadimos el compango (la panceta, chorizo y morcilla) junto al azafrán. Seguimos calentando a fuego lento unos 15 minutos más.

Ya tenemos nuestra tradicional fabada asturiana. Para acompañar este delicioso plato lo ideal es aderezarlo con unas buenas piparras vascas o asturianas, que añade frescor y suplementa perfectamente la pesadez del guiso leguminoso.

Además se puede acompañar con una buena ensalada de lechuga, tomate y cebolleta.

El truco:

Podríamos cocer alternativamente con agua del grifo o mineral, según nuestro gusto o en qué lugar nos encontremos y qué calidad de agua tengamos. No es conveniente emplear aguas muy duras o calcificadas.

El pimentón que utilicemos podría ser dulce, ocal (agridulce) o picante, según nuestras preferencias. La legumbre podemos congelarla previamente, después de haber estado en remojo las correspondientes 24 horas. Importante: como buen guiso, está mucho más integrado y más sabroso si lo consumimos un día después de su elaboración.

Valor nutricional:

Son una gran fuente de fibra (casi un 20% ), proteínas (más de 22g por cada 100g ) y vitaminas y minerales como el calcio, hierro, potasio, magnesio y zinc.

Julia Gaitán
Julia Gaitán

Con más de 30 años de experiencia entre los fogones, Julia es una verdadera profesional de la cocina. Un cajón lleno de infinidad de secretos para elaborar las mejores recetas, fuente de sabiduría y con unos platos de resultados excelentes.