Tortilla de patatas

Tortilla de patatas
Esta receta contiene huevo
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
20 votos
Tiempo de preparación
60 minutos
Número de raciones
2 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Hoy os vamos a enseñar cómo hacer tortilla de patatas. Es muy probable que todos la hayáis degustado alguna vez, y es que lo raro sería que no la hubierais probado. Es un plato tradicional dentro de la cocina española.

Normalmente no todo el mundo se arriesga con este plato, pero nosotras os animamos a que lo intentéis a través de nuestra sencilla receta. Es más, os retamos a superar la tortilla de vuestra madre.

Elaboración de la tortilla de patatas:

  1. Lo primero que hay que hacer para cocinar esta receta de sabor tradicional es poner en una cacerola profunda medio vaso de aceite de girasol, y otro de oliva.
  2. Colocamos la cacerola en el fuego a una temperatura no muy alta, así procuraremos que la patata no se queme cuando la metamos en la cacerola.
  3. Mientras se va calentando el aceite, lavamos y cortamos las patatas en láminas muy finas. Para ello nos podemos ayudar de un cortador de verduras.
  4. Una vez esté cortada la patata, la introducimos en la cacerola. Debemos vigilar y remover a medida que va cociendo para que no se pegue en el fondo. Hay que controlar que no se dore.
  5. Con el mismo utensilio que hemos utilizado para cortar la patata, pasaremos a cortar la cebolla, también de manera muy fina.
  6. Una vez esté medio cocida la patata, le agregamos la cebolla. No dejamos en ningún momento de remover para controlar que no se pegue. Añadiremos la cebolla según el gusto de cada uno.

    Recomiendo que se utilice entera, para que obtenga mejor sabor.

  7. Iremos viendo cómo la patata se va deshaciendo y mezclando con la cebolla. Notaremos que ya están cocidas cuando la cebolla obtenga una textura transparente, y la patata se haya deshecho. En ese momento sacaremos nuestros ingredientes de la cacerola, y los colocaremos en un colador para que escurra bien el aceite. Le agregamos sal. 

    El aceite se puede reciclar para otra tortilla.

  8. Cascamos los 4 huevos, los batimos con un tenedor, y le agregamos sal. Posteriormente le introducimos nuestra mezcla, y lo removemos todo bien.
  9. Cogemos una sartén y le agregamos un chorrito de aceite de oliva, cuando esté muy caliente le echamos nuestro revuelto.
  10. Cuando observemos que se va cuajando por los bordes, le damos la vuelta a la tortilla. Nos podemos ayudar de un plato llano grande o bien de una tapa especial para ello. En función de si se quiere más o menos cuajada, se dejará más o menos tiempo.

Una vez seguidos los pasos anteriores se puede emplatar y servir. Es un plato que se puede tomar sin acompañamiento para picar, o se puede acompañar con un delicioso gazpacho andaluz.

El origen de la tortilla de patatas

No se sabe la fecha exacta de la creación de esta receta, ya que hay varias fuentes diferentes que afirman fechas distintas, pero una de las posibilidades que hemos encontrado es que la tortilla de patatas fue inventada por un cocinero belga que publicó la receta en el año 1604.

La salmonelosis en la tortilla de patatas

Es importante tener mucho cuidado, en general, con cualquier receta que lleve huevo, sobretodo si la preparamos poco cuajada.

Es aconsejable no ponerla al sol ni tenerla mucho tiempo fuera de la nevera, y si se va a transportar a otro sitio, por ejemplo, para llevarla a una fiesta, lo ideal es hacerlo dentro de una nevera portátil que conserve el frío para evitar riesgos.

Los principales síntomas de la salmonella son vómitos y diarrea acompañados de fiebre alta.

En muchos restaurantes preparan este plato con huevina en lugar de huevo, para prevenir intoxicaciones alimentarias, pero está mucho menos rica que si se utiliza huevo.

Yael Nadelar

Graduada en periodismo y comunicación audiovisual, Yael Nadelar es una apasionada de la cocina, especialmente de los postres y dulces.
Amante de los niños y la música, aprovecha cualquier ocasión para viajar y conocer nuevos lugares y culturas, aprendiendo siempre de las costumbres de cada país, importando en su cocina estos conocimientos.