Patatas Hasselback

Patatas Hasselback
Esta receta contiene lactosa
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
5 votos
Cargando…
Tiempo de preparación
60 minutos
Número de raciones
2 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

  • 2 patatas grandes
  • Mantequilla
  • 150 g de queso para fundir
  • 80 g de bacon
  • Sal
  • Pimienta
  • Perejil

Las patatas están buenas en todas sus formas y variedades: patatas fritas, patatas gajo, papas arrugás, panaderas, en un gratin dauphinois… todas ellas riquísimas. Pero hoy tenemos unas muy especiales: patatas Hasselback, y lo mejor, ¡van rellenas!

¿De qué van rellenas os preguntaréis? En esta ocasión las vamos a preparar con queso y bacon. ¿Puede haber mejor combinación?

A pesar del extraño nombre que recibe este tipo de patatas, la receta no puede más sencilla. Además, es la manera más fácil de preparar unas perfectas patatas rellenas. Los cortes favorecen a la rápida cocción de las patatas, y a que el sabor penetre bien en la patata.

Veamos la historia de estas curiosas patatas:

Estas patatas tienen su origen en Suecia. Concretamente en una isla de Estocolmo, Djurgården, donde el chef Leif Elisson las creó en 1953 en el restaurante en el que trabajaba, y las popularizó rápidamente entre la clase alta sueca. Asi que IKEA y el diseño nórdico no es lo único que hemos aprendido de ellos.

Cómo hacer patatas Hasselback:

  1. Primero vamos a lavar y secar las patatas. Escogeremos patatas medianas o grandes.
  2. Precalentamos el horno a 200º.
  3. Ahora pasamos a cortar las patatas. Tenemos que hacer cortes finos horizontalmente y en paralelo, a lo largo de toda la patata, pero sin llegar a cortarla del todo. Un truco para no llegar hasta abajo, es poner la patata entre dos cuchillos, o unos palillos chinos… (colocados a lo largo, uno en cada lado) Eso nos impedirá cortarlas hasta el final.
  4. Ahora derretimos un poco de mantequilla, y la vertemos entre cada uno de los cortes que les hemos hecho a las patatas. Que quede toda bien untada, pero sin pasarnos con la cantidad. Si tenemos pincel podemos usarlo para distribuir la mantequilla.
  5. Añadimos una pizca de sal y pimienta.
  6. Después, separando con cuidado cada abertura, introducimos un poco de queso para fundir. Y sobre este, unos trocitos de bacon previamente cortados. Es mejor que los trozos sean pequeños, sino será muy difícil meterlos sin romper la patata.
  7. Por encima, espolvoreamos un poco de perejil seco. En este caso hemos elegido este sabor como complemento, pero cualquier especia o hierba aromática le va muy bien, como por ejemplo el tomillo, la albahaca, o el cebollino picado; así que podéis usar la que más os guste.
  8. Después elegimos una fuente para horno y metemos las patatas. Es mejor que queden más bien justas, porque con el calor tienden a expandirse, y pueden romperse.
  9. Metemos en el horno y horneamos a 200º entre 45 minutos y 1 hora. El tiempo, como siempre, depende mucho del tamaño de las patatas. Si son pequeñas se harán antes, y si son muy grandes tal vez necesiten incluso un poco más. Deben quedar doradas y blanditas.
  10. Por último, sacamos del horno. Recordad que las patatas mantienen muy bien el calor, así que cuidado ¡No os queméis!

Podéis acompañar estas maravillosas patatas hasselback con una deliciosa hamburguesa rellena de queso, o con una hamburguesa de pollo, con un buen solomillo a la pimienta, un pollo frito estilo KFC, un tradicional cachopo

Elena Gimeno

Elena se licenció en historia del arte y después se especializó en fotografía. Se define como: fotógrafa, amante de la cocina y viajera empedernida.
Ahora dedica buena parte del año a viajar por el mundo y unir las tres facetas.