Falso cerdo al horno

Falso cerdo al horno
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
3 votos
Tiempo de preparación
75 minutos
Número de raciones
4 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Hoy vamos a preparar falso cerdo al horno, una receta del anime Food Wars o Shokugeki No Soma. Si no la conocéis, es una serie japonesa para los amantes de la cocina, donde un grupo de chicos estudia y compite por ser el mejor cocinero, y nos dan ideas para platos riquísimos, como este.

El falso cerdo al horno es un asado a base de patata, champiñón y bacon, es decir, ¡no se asa ninguna carne! (excepto el bacon de fuera) pero el sabor de la carne está muy presente, de ahí su nombre. Es una buena idea para Navidad, ya que es como un asado tradicional, pero mucho más original al no llevar los ingredientes que se espera, y así podéis sorprender a vuestros comensales.

Cómo hacer falso cerdo al horno:

  1. Primero lavamos las patatas, las ponemos una olla con agua y las cocemos con piel, durante 20 minutos aproximadamente.
  2. Mientras las patatas se cuecen, cortamos la cebolla en brunoise, trocitos muy pequeños, y reservamos. Cortamos también los champiñones en trocitos.
  3. Cogemos una sartén, la ponemos a fuego medio bajo, y le añadimos una cucharada de mantequilla. Cuando se derrita, añadimos la cebolla y la dejamos pochar 5 minutos.
  4. Pasado ese tiempo echamos los champiñones y subimos un poco el fuego para sofreírlos. Añadimos un poco de sal, y movemos bien. Dejamos sofreír hasta que todo estén doraditos. Reservamos.
  5. Cuando nuestras patatas estén cocidas (podéis pincharlas con un tenedor para saber si están blanditas) las sacamos y las pasamos por agua fría para templarlas. Luego les quitamos la piel, con las manos o con la ayuda de un cuchillo. Ya veréis que una vez cocidas es mucho más fácil quitársela, sale casi sola.
  6. Ponemos las patatas en un bol o bandeja, como os sea más cómodo, porque tendremos que machacarlas con el tenedor. Yo las pongo de una en una en la tabla de cortar para machacarlas, y después las paso a un bol, para amasar un poco con las manos. No hace falta que quede como un puré, pero sí que no estén muy enteras.
  7. Echamos en el bol la cebolla y el champiñón que teníamos reservado y mezclamos bien. Añadimos sal y pimienta, y amasamos todo con las manos.
  8. Precalentamos el horno a 180 grados.
  9. Mientras el horno se calienta, le damos forma a nuestra masa, haciendo como un rosbif o un solomillo grande.
  10. Sacamos la bandeja de horno que vayamos a utilizar y colocamos hilo de cocina o cordel para horno, para cerrar nuestro asado. Colocamos los hilos como en forma de malla. Con un par verticales y unos 4 horizontales nos vale.
  11. Sobre el hilo vamos a colocar el bacon el tiras. Ponemos unas 5 tiras (depende del tamaño de nuestra masa) en la base de manera horizontal, un poco superpuestas para que no se salga la masa, y otras dos en cada lado, de manera vertical. Después colocaremos ahí la masa transversalmente, para cerrar las tiras de bacon y envolver toda la masa. Añadimos las tiras que haga falta para que cierre bien por arriba, y le atamos el cordel. Podemos añadir unas ramitas de romero para aromatizar el asado (opcional)
  12. Lo metemos en el horno, en la parte central, durante unos 45 minutos a 180 grados.
  13. Mientras se va dorando pasamos a hacer la salsa, pero no tarda mucho, así que podemos esperar un rato.
  14. En una sartén, a fuego fuerte, añadimos el vino tinto. Veréis que hierve muy rápido. Lo dejamos un par de minutos y añadimos la salsa de soja y el vino dulce. Lo dejamos hervir otro par de minutos y echamos la cucharada de mantequilla. Dejamos que se disuelva bien, integrándose la salsa, y después apagamos el fuego.
  15. Cuando el asado esté listo, servimos, cortándolo en rodajas, como si fuera carne, y servimos la salsa por encima.

Muy buen provecho, o como dicen ellos ¡¡Itadakaimasu!!

Elena Gimeno

Elena se licenció en historia del arte y después se especializó en fotografía. Se define como: fotógrafa, amante de la cocina y viajera empedernida.
Ahora dedica buena parte del año a viajar por el mundo y unir las tres facetas.