Risotto a la parmesana

Risotto a la parmesana
Esta receta contiene lactosa
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
32 votos
Tiempo de preparación
40 minutos
Número de raciones
2 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Hoy os queremos enseñar a preparar un plato de los de verdad, un magnífico risotto a la parmesana, también conocido como risotto di parmigiano. Es uno de los pilares de la gastronomía en Italia y no nos extraña. Es una receta de arroz con un sabor intenso a su famosísimo queso parmesano.

Existen diferentes recetas de risotto, se diferencian de la cantidad de ingredientes que se le añada al arroz. Está el risotto con espinacas, con marisco, con espárragos, cuatro quesos… Y hay otras recetas súper conocidas, que si queréis probarla podéis hacer: risotto de setas

Es una receta para dos personas, así que si necesitáis hacerla para más comensales simplemente tendréis que calcular las cantidades de los ingredientes. Una manera de calcular la cantidad de arroz por persona es dos puñados por cada una. Aunque siempre puedes poner un puñado de más.

En este caso vamos a utilizar arroz blanco normal. También existe un arroz especial para el risotto, que lo podéis encontrar en cualquier supermercado. Esto es opcional pero podéis añadirle un chorrito de vino antes de echar el arroz en la sartén, sólo tendremos que dejar que se evapore.

Elaboración del caldo de pollo:

Primero prepararemos el caldo de pollo. Lo podemos comprar el en supermercado ya hecho, pero si no tienes en casa te valdrá con una pastilla avecrem de pollo. Solo tendrás que seguir estos dos pasos:

  1. En un cazo ponemos 7 tazas de agua y subimos el fuego al máximo para que llegue a ebullición.
  2. Cuando haya llegado a ese estado disolvemos la pastilla en el agua. Le daremos unas vueltecitas durante 3 minutos más o menos hasta que veamos que se haya disuelto por completo. Bajamos el fuego al mínimo y reservamos.

Elaboración del risotto a la parmesana:

  1. Pelamos y cortamos en láminas el ajo, también podemos dejarlo entero y quitarlo después. El ajo es opcional pero siempre le da un toque que gusta mucho.
  2. Ahora vamos a pelar la cebolla, cortarla muy fina y en trocitos pequeños, cuánto más pequeños mejor.
  3. En una sartén ponemos un chorro de aceite e incorporamos la cebolla y el ajo. Tendrá que estar a fuego medio alto para que se haga bien sin llegar a tostarse demasiado, es decir, pochadita y dorada. Moveremos bien hasta conseguir ese punto.
  4. Cuando tengamos la cebolla lista añadimos el arroz y lo estaremos rehogando durante 3-4 minutos más o menos. Es importante estar moviendo todo el rato para que el arroz vaya cogiendo sabor, también evitaremos que el arroz se pegue.
  5. Ahora agregamos 2 tazas del caldo de pollo, poco a poco, que hemos hecho previamente. Seguiremos en fuego medio. Es imprescindible agregar cazo a cazo el caldo y dejar que el arroz lo vaya absorbiendo, una vez observemos que no queda apenas caldo añadimos otro cazo. Es importante estar moviendo todo el rato, tenemos que evitar que el arroz llegue al punto de ebullición. De esta manera, daremos vueltas hasta que el caldo se haya absorbido por completo. Añadimos la sal y seguiremos moviendo.
  6. Haremos lo mismo con otras 2 tazas de caldo. Daremos vueltas hasta que el arroz haya consumido todo el caldo. Es un proceso en el que estaremos más o menos de 20 a 25 minutos.
  7. Cuando haya vuelto a absorber echaremos las 2 últimas tazas de caldo de pollo. En este último proceso tendremos que estar atentos y ver que el arroz está bien hecho.
  8. El momento exacto para retirar del fuego será cuando todavía quede un poco de líquido, no puede quedar seco, tiene que tener un aspecto semi cremoso. Lo probaremos para ver si está bien de sal y que el arroz está en su punto, de lo contrario utilizaremos la taza que no sobró de caldo de pollo. En principio no la tendríamos que usar, pero dependerá del tipo de arroz que estemos preparando.
  9. Una vez retirado, añadimos la mantequilla y mezclamos bien hasta que se haya derretido. Después agregamos el queso parmesano y salpimentamos. Daremos vueltas hasta que el queso se haya derretido y haya quedado súper cremoso.

¡Listo! ¡Ya tenemos nuestro risotto a la parmesana!

Información nutricional

Por cada 100 gramos esta receta contiene:

326
Energía (Kcal)
50,44
Hidratos de carbono (g)
10,4
Grasas totales (g)
6,9
Proteínas (g)
1,27
Fibra (g)

*La información nutricional facilitada ha sido elaborada por la dietista-nutricionista Bárbara Hernández Rodríguez. Los valores nutricionales de cada receta pueden variar en función de las cantidades de los ingredientes, el modo de preparación así como las fuentes de aprovisionamiento.

Cantidad por 100 gramos
Calorías 326 Kcal
Grasas totales 10,4 g
Ácidos grasos saturados 4,64 g
Ácidos grasos poliinsaturados 0,64 g
Ácidos grasos monoinsaturados 4,48 g
Colesterol 17,3 mg
Sodio 584,8 mg
Hidratos de carbono 50,44 g
Fibra 1,27 g
Azúcares 1,29 g
Proteínas 6,9 g

*La información nutricional facilitada ha sido elaborada por la dietista-nutricionista Bárbara Hernández Rodríguez. Los valores nutricionales de cada receta pueden variar en función de las cantidades de los ingredientes, el modo de preparación así como las fuentes de aprovisionamiento.

Yael Nadelar

Graduada en periodismo y comunicación audiovisual, Yael Nadelar es una apasionada de la cocina, especialmente de los postres y dulces.
Amante de los niños y la música, aprovecha cualquier ocasión para viajar y conocer nuevos lugares y culturas, aprendiendo siempre de las costumbres de cada país, importando en su cocina estos conocimientos.