Pizza vegana con queso cremoso de anacardos

Pizza vegana con queso cremoso de anacardos
Esta receta contiene frutos de cáscaraEsta receta contiene gluten
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
6 votos
Cargando…
Tiempo de preparación
55 minutos
Número de raciones
6 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

  • Masa de pizza
  • Tomate frito
  • 2 berenjenas
  • 300 g de champiñones
  • Espinacas frescas
  • 200 g de anacardos crudos
  • 6 cucharadas soperas de levadura de cerveza
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharadita de sal
  • 350 mL de agua
  • AOVE y cayena

Ay, las noches de pizza. Qué alegría para el cuerpo. Pizza a domicilio, pizza casera, incluso pizza congelada. Y sea como sea, pizza para desayunar al día siguiente por favor. Sabemos que preparar vuestra propia pizza puede dar pereza, pero es un proceso bastante agradable, relativamente rápido y te permite hacerla a tu medida. En el caso de hoy, nuestra medida es una sabrosa pizza vegana con queso cremoso de anacardos y un toque de cayena. En serio, molto ricco.

Podéis preparar vuestra propia masa siguiendo las instrucciones que encontraréis en la receta de masa de pizza casera. Personalmente, me gusta elaborar la masa porque me gusta ensuciarme las manos, y porque prefiero usar harinas integrales o de otros cereales como la espelta. Además, podéis preparar bastante cantidad y guardarla en el congelador para otras ocasiones.

Si nada de esto os convence, podéis tener en la recámara masa de pizza comprada. También dan buenos resultados, y lo que más determinará su sabor final es la tonelada de ingredientes que pongáis por encima. Para otra pizza vegana, prueba la tradicional pizza caprese con mucho queso feta vegano. O la pizza barbacoa, en la que puedes usar algún embutido vegetal o simplemente omitir el lomo.

Cómo hacer pizza vegana:

Una pizza sin queso y con muchas verduras ya sería vegana. Pero si queremos emular los sabores y texturas de siempre, podemos usar quesos veganos y proteínas vegetales como el seitán o la soja texturizada. Pero esta pizza es tan sabrosa que no echaréis de menos la proteína animal, lo prometemos.

Para el “queso” de anacardos…

Preferible usar un robot de alta potencia. Si vuestra batidora no tiene mucha potencia, remojad los anacardos en agua la noche de antes. O remojad con agua muy caliente un rato antes de hacer el “keso”, o queso vegano.

  1. Introducimos en el vaso de la batidora: los anacardos, la levadura de cerveza, el ajo, la sal, y el agua (no toda de golpe).
  2. Trituraremos bastante rato, hasta que no queden grumos y tenga una textura untuosa, y homogénea. Puede tardar unos minutos e igual tenéis que parar de vez en cuando para bajar con una cuchara lo que se queda en los lados. Ajustad el agua para que tenga una textura cremosa pero no líquida.
  3. Guardar en un recipiente e intentar no engullir a cucharadas. Sale bastante cantidad. Podéis usarlo en tostadas con mermelada de tomate, en sándwiches o con nuestra lasaña de espinacas.

Hora de montar la pizza…

  1. Si hacéis vuestra propia masa, este sería el primer paso. La masa tiene que reposar, y mientras prepararemos el resto de ingredientes. Si la masa es comprada, ¡sigue leyendo!
  2. Lavamos y cortamos las berenjenas en discos de medio centímetro de grosor. Las dejamos en un colador con bastante sal por encima para quitar el amargor. Reservamos el colador sobre un plato o en el fregadero.
  3. Picamos lo más pequeño posible 2 o 3 cayenas secas, y las ponemos en un bol con bastante aceite de oliva para que infusione. Si os gusta el picante, podéis introducir un par de cayenas enteras y un diente de ajo en una botella, con romero u otras especias.
  4. ¡Hora de seguir los pasos para hacer el queso vegano de anacardos!
  5. Precalentamos el horno a 220°C, calor arriba y abajo.
  6. Aclaramos las berenjenas y las secamos con papel de cocina.
  7. Fileteamos los champiñones y rompemos las espinacas con las manos.
  8. Disponemos la masa sobre una bandeja de horno. Primero ponemos el tomate frito, y luego muuuchas cucharadas del queso vegano de anacardos. Luego espinacas, las rodajas de berenjena y champiñones. Cantidades al gusto. Vertemos por encima unas cucharadas del AOVE con cayena.
  9. Horneamos 15-20 minutos, o hasta que tenga el tono deseado.

¡Listo! Ya tenemos nuestra pizza vegana lista para ser devorada.  Yo siempre le vuelvo a echar un poco más del aceite, y unas hojas de espinacas frescas. ¡Qué aproveche!

Marta Caballero

Marta es, oficialmente, graduada en Periodismo, pero la cocina vegana y saludable es lo que de verdad le gusta y a lo que se ha dedicado durante los últimos años.
Disfruta mucho veganizando recetas, aprendiendo sobre nutrición y experimentando en la cocina con sabores, texturas, colores…
Otras de sus grandes aficiones son la música (a ser posible en directo), los viajes y los libros.