Pizza napolitana

Pizza napolitana
Esta receta contiene gluten
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
1 votos
Tiempo de preparación
45 minutos
Número de raciones
4 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

A veces pedimos una pizza a domicilio y no nos damos cuenta que, en el mismo tiempo que nos la sirven o nos llega, podemos hacerla nosotros mismos, con una calidad y un sabor que no se pueden comparar, y eso es lo que vamos a hacer hoy con una deliciosa pizza napolitana.

Hoy nos vamos a animar con la más básica, y al tiempo la más “pura”: la auténtica pizza italiana, que no es, ni más ni menos, que la pizza napolitana. Sin más ingredientes que la masa casera o comprada, la salsa de tomate frito y la mozzarella.

A diferencia de nuestra receta de pizza carbonara, vamos a variar la cantidad de los ingredientes, y hoy prepararemos dos pizzas pequeñas-medianas, lo justo para un entrante o primer plato para cuatro comensales.

Cómo hacer pizza napolitana:

  1. Lo primero es proceder a hacer la masa. Para ello lo ideal es que elaboréis nuestra sencilla receta de masa de pizza casera, o que compréis directamente una en el supermercado.
  2. Extendemos la masa y dejamos reposar unos minutos. Extendemos la salsa casera de tomate frito con una cuchara sobre la superficie.
  3. Cortamos la mozzarella en trozos pequeños y repartimos igualmente por encima. En este caso hemos puesto por encima unas rodajas de tomate natural.
  4. Añadimos el orégano con prudencia y echamos un chorreón de aceite de oliva.
  5. Precalentamos el horno a 250 grados. Metemos la pizza y horneamos a 220 grados durante 15-20 minutos.

Y ¡¡a comer!! Os recomiendo degustarla nada más salir del horno. Fría, ya no es lo mismo.

Perfecto complemento podría ser una buena ensalada de espinacas con dátiles, o una escalivada de verduras, en plan picoteo. Y de segundo lo que queráis: carne o pescado. Aunque yo, particularmente, me parecería un entrante perfecto para unos ricos filetes rusos. Y para beber, agua, una cerveza bien fría, o una copita de vino.

El truco:

  • Como explicábamos en nuestra receta de masa de pizza casera, la masa deberá estar en reposo en el frigorífico antes de proceder a la preparación de la pizza.
  • Cuando la saquemos de la nevera, debemos dejarla airear, una vez estirada, durante unos 10 minutos antes de ponerle el resto de ingredientes.
  • Una opción muy extendida y sabrosa es añadir anchoas y unas alcaparras, justo después de incorporar la mozzarella.

Alérgenos:

La masa debería estar hecha con harina sin gluten para los celíacos.

Julia Gaitán
Julia Gaitán

Con más de 30 años de experiencia entre los fogones, Julia es una verdadera profesional de la cocina. Un cajón lleno de infinidad de secretos para elaborar las mejores recetas, fuente de sabiduría y con unos platos de resultados excelentes.