Canelones de pollo

Canelones de pollo
Esta receta contiene glutenEsta receta contiene lactosa
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
7 votos
Tiempo de preparación
50 minutos
Número de raciones
2 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

La receta que os traemos hoy está llena de contrastes, para quien le guste innovar. Unos canelones de pollo al vino tinto, con champiñones y dátiles. ¿Os suena bien?

Los canelones más conocidos son con carne, tomate y queso, los míticos bolognesa os animamos a probarlos con nuestra salsa boloñesa, ¡os vais a chupar los dedos! Aunque en esta ocasión hemos querido hacer algo nuevo, dejándonos llevar por la intuición, o más bien por la imaginación. ¿Os atrevéis?

Si os gustan este tipo de recetas no podéis dejar de probar nuestros canelones de setas al pesto, aunque si preferís hacerlos directamente con verduras es obligatorio probar estos riquísimos canelones de berenjena, y estos raviolis de calabacín ¡todo un auténtico manjar!

Cómo hacer canelones de pollo al vino:

  1. Primero debemos cortar en pollo con un cuchillo en trozos pequeños. Han de ser trozos pequeños ya que irá en el relleno de los canelones. Salpimentamos al gusto.
  2. En una sartén grande, echamos dos cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra, y hacemos el pollo a fuego medio-fuerte.
  3. Cuando esté casi hecho, subimos el fuego al máximo y echamos un chorro de vino tinto. Del que tengáis en casa, para cocinar, la norma en general es que no echéis nada que no os beberíais.
  4. Dejamos que el vino se evapore, removiendo el pollo de vez en cuando. Cuando se haya evaporado el alcohol, el pollo se seguirá tostando, pero con los aromas del vino.
  5. Mientras limpiamos los champiñones con un paño húmedo.
  6. A continuación, cortamos los champiñones y los añadimos a la sartén. Todos nuestros ingredientes deben estar bastante picados. Así será más fácil rellenar los canelones.
  7. Ahora cortamos los dátiles y les sacamos el hueso. Los añadimos a la sartén. A esto le añadimos un poco de bechamel, para que ligue todos los ingredientes, y ya tenemos listo nuestro relleno para los canelones. Lo reservamos.
  8. Ponemos 3/4 partes de agua en una olla, y ponemos a hervir.
  9. Cuando el agua esté hirviendo, echamos las placas de canelones de una en una, para que no se peguen. Y agregamos un poco de aceite de oliva virgen extra. Las dejamos cocer unos 6 minutos (o lo que ponga en la caja del fabricante)
  10. Mientras tanto, ponemos el horno a precalentar a 180 grados.
  11. Pasado el tiempo de cocción de las placas, debemos pasarlas a un recipiente con agua fría. Así cortamos la cocción de la pasta.
  12. Las secamos, y nos disponemos a rellenar nuestros canelones.

Para rellenar los canelones de pollo:

  1. Primero elegimos un recipiente para meter nuestros canelones al horno, y lo engrasamos con un poco de aceite de oliva. Así no se nos quedarán pegados al sacarlos del horno.
  2. Para rellenar, cogemos una placa en una mano, y ponemos un poco del relleno con una cuchara. Le damos forma enrollándolo, y lo ponemos en nuestro recipiente. No los rellenéis mucho, porque sino será muy difícil cerrarlos.
  3. Cuando tengamos todos nuestros canelones en la bandeja, vertemos el resto de la bechamel por encima y extendemos. Que empape todo y se meta bien por todos los recovecos.
  4. Por último, espolvoreamos un poco de queso parmesano, o el que prefiráis, por la superficie, y metemos al horno.
  5. Dejamos hornear unos 10 minutos con el horno ya caliente, y después otros 5 o 10 en modo grill, para gratinar la parte de arriba.
  6. Sacamos del horno con cuidado, y a disfrutar de esta receta.

¡Esperamos que os gusten estos originales canelones de pollo al vino tinto, con champiñones y dátiles! ¡Para nosotros está ya en la lista de favoritos!

Ver más recetas hechas con: Pollo
Elena Gimeno

Elena se licenció en historia del arte y después se especializó en fotografía. Se define como: fotógrafa, amante de la cocina y viajera empedernida.
Ahora dedica buena parte del año a viajar por el mundo y unir las tres facetas.