Arroz verde

Arroz verde
Esta receta contiene lactosa
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
3 votos
Tiempo de preparación
30 minutos
Número de raciones
4 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Bienvenidos a esta fácil y original receta de arroz verde, perfecta como guarnición o incluso primer plato según el apetito y gusto de cada uno. No os dejéis engañar por su color, ya que su sabor no dejará indiferente a nadie. ¡Incluso a los paladares más exigentes! En nuestro caso, lo solemos utilizar como acompañamiento de dos recetas peruanas que nos enamoran: ají de gallina y lomo saltado.

Como podréis observar en la lista de ingredientes o en otras recetas que hayáis probado o leído, es típico elaborar un arroz verde con cilantro. Pero ya sabéis, en este mundo existen dos tipos de personas, las que viven enamoradas del sabor de esta hierba, y las que la aborrecen desde kilómetros de distancia. Por tanto, también os explicaremos como podéis elaborarlo sustituyendo el cilantro por espinacas o incluso perejil.

Un plato creativo, divertido y muy nutritivo que nada tiene que ver con el arroz verde de Vietnam. Este tipo de arroz, se recolecta cuando aún no ha crecido mucho, de ahí su color. Por otro lado, nuestra receta de hoy consigue su característico color gracias a la pigmentación que le aportan el conjunto de los ingredientes. ¡No puede ser más maravilloso! Por tanto, os recomendamos usar arroz redondo, por su alta cantidad de almidón, ideal para arroces caldosos o risottos y que, una vez cocido, conserva mucho su textura.

Si el arroz os apasiona, tenemos otras propuestas igualmente deliciosas como nuestro risotto negro, o el original risotto de lambrusco con carabineros, ¡nada como aportar color a tus platos!

Y sin más dilaciones…¡manos al mandil!

Cómo hacer arroz verde:

  1. En primer lugar comenzamos lavando el arroz con agua templada, aclarando y escurriendo una vez para eliminar el exceso de almidón. Como queremos una textura melosa, no lo aclararemos más veces pues sino, eliminaríamos demasiado almidón.
  2. Cortamos 200 g de cilantro muy, muy muy pequeño con una batidora para sacar el máximo jugo del cilantro. Preparamos también cebolla cortada muy pequeña y reservamos.
  3. En una cazuela pequeña doramos la cebolla, agregamos el cilantro y removemos para que se integre correctamente. Agregamos un cacito de caldo y con la ayuda de una batidora, batimos hasta conseguir una textura cremosa. Retiramos del fuego. En este paso podemos sustituir el cilantro por perejil o espinaca cocida (bien escurrida).
  4. En una cazuela de fondo grueso, calentamos dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra con dos dientes de ajo majados. Cuando el aceite coja temperatura y los ajos se empiecen a dorar, los retiramos del fuego y agregamos el arroz. Salteamos brevemente.
  5. Agregamos la crema de cilantro, perejil o espinacas. Removemos y añadimos a partes iguales agua y caldo de verduras manteniendo la relación arroz -líquido en 1 a 3. Añadimos sal. Cocinamos entre 15 y 18 minutos a fuego medio alto controlando que no se quede sin caldo. En caso de necesitar más agua, agregamos a poquitos y siempre caliente para que no se pierda temperatura.
  6. Cuando esté a punto de consumirse la última pare del líquido, agregamos el queso troceado pequeño para favorecer que se funda y mezcle homogéneamente. Así, obtendremos una textura típica del risotto con el sabor intenso del cilantro.
  7. Finalmente, probamos y si es necesario salamos al gusto. Dejamos reposar 5 minutos tapado con un trapo o papel de plata antes de servir.

¡Por fin! Ya tenéis vuestro arroz verde listo para disfrutar.

Ahora ya solo nos queda coger dos cucharas y jugar con la presentación del arroz en nuestro plato. Imitar la forma de una croqueta jugando con las cucharas siempre es una opción bonita y original. Sino, también podréis optar por utilizarlo como fondo de plato o cama para el plato principal.

¡Hasta la próxima cocinillas!

Chip y Chop

Chip es doble graduada en derecho y administración y dirección de empresas.
Chop es ingeniero mecánico computacional.
Son la mezcla perfecta que añade el toque sabroso y técnico que todo amante de la cocina debe tener, siempre dentro de lo que marque la ley de los fogones, o no...