Canelones de setas al pesto

Canelones de setas al pesto
Esta receta contiene frutos de cáscaraEsta receta contiene glutenEsta receta contiene lactosa
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
5 votos
Cargando…

Información:

Ingredientes:

  • 500 gr de setas variadas
  • ½ cebolla
  • 4 dientes de ajo
  • 1 vaso de vino blanco
  • 80 gr de queso rallado para gratinar
  • 12 placas de pasta para canelones
  • 40 gramos de albahaca fresca
  • 60 ml de aceite de oliva
  • 60 gr de piñones
  • 65 gr de parmesano o queso curado
  • Sal

Os dejamos esta deliciosa receta de canelones de setas al pesto. Una riquísima forma de hacer unos canelones vegetarianos.

Esta receta maravillará tanto a los vegetarianos como a los que no lo son.

Para la elección de las setas yo he mezclado champiñón y shitake, si bien es cierto que la elección de la variedad de setas que queráis usar, es vuestra.

Podemos usar boletus, champiñones portobello, setas de cardo, senderuelas, cantarelos…

Elaboración del pesto:

  1. Pelamos 2 de los dientes de ajo.
  2. Lavamos las hojas de albahaca y las secamos bien.
  3. Colocamos los piñones, los dientes de ajo y la albahaca en el vaso de la batidora y trituramos hasta que consigamos una pasta verde homogénea.
  4. Añadimos el aceite poco a poco mientras tenemos nuestra batidora en funcionamiento.
  5. Incorporamos el queso y una pizca de sal, trituramos de nuevo y una vez que esté listo, reservamos.

Elaboración de los canelones de setas al pesto:

  1. Introducimos las placas de pasta en agua hirviendo con sal durante 2 minutos, es importante hacerlo con cuidado ya que si las echamos todas de golpe se pegaran unas a otras.
  2. Una vez cocidas, las escurriremos y las reservaremos.
  3. Para nuestro relleno, pelamos los dientes de ajo restantes y la cebolla, y lo picamos muy fino.
  4. A continuación lavaremos nuestras setas, para lo cual nos ayudaremos de un cepillito o un paño ligeramente húmedo, pero es importante no mojarlas directamente o estas perderán su sabor.
  5. Sofreímos el ajo y la cebolla con una poco de aceite y cuando notemos que la cebolla se vuelve más transparente, añadimos las setas y una pizca de sal.
  6. Salteamos las setas y añadimos el vino blanco, dejamos reducir y retiramos del fuego.
  7. Rellenamos los canelones con la farsa, los colocamos en una bandeja para el horno y ponemos el queso rallado encima.
  8. Gratinamos en el horno a 190º con la placa de arriba durante unos 5-10 minutos.
  9. Los serviremos acompañados de nuestro pesto casero y si queremos podemos colocar unos daditos de tomate para completar estos deliciosos canelones de setas al pesto.

En caso de no encontrar piñones, podemos sustituirlos por nueces, que además son más económicas.

Curiosidades y precauciones al consumir setas.

Hay que decir que las setas tienen un sabor delicioso y unas propiedades muy interesantes, tales como su alto contenido en proteínas, hierro, fósforo y potasio.
Pero, como todo, son buenas en su justa medida, no es bueno abusar.
Dicho esto, quizá la precaución más importante a tener en cuenta respecto a esteCanelones de setas al pesto alimento, es que nunca, bajo ningún concepto, debemos consumir setas de las que no conozcamos su procedencia.
Es por esto que a la hora de recoger setas hay que estar 100% seguro de conocer la seta en cuestión o bien acudir a un experto micólogo.

También quiero destacar que en época de recogida de setas, es muy habitual ir de excursión a buscar dicho manjar.
Para lo que hay que estar bien informado ya no sólo del tipo de setas que debemos coger y cuales no. También hay que saber cómo coger setas, cortando el tallo y no arrancando la seta, así no mataremos las hifas y volverán a salir el año que viene.

Ante todo hay que recoger setas de forma responsable y respetando el bosque.

Animaos a preparar esta receta, no os decepcionará, eso seguro. Y como siempre, esperamos que nos hagáis llegar el resultado usando el hashtag #crujienteyaldente. ¡Nos vemos en la próxima receta!

Carlos Garcés

Técnico superior en restauración, y cocinero vocacional desde pequeño, Carlos siempre ha estado metido entre fogones. Inquieto por naturaleza, emigró a los Países Bajos donde estuvo trabajando como cocinero dos años, siempre está buscando y experimentando con nuevos sabores. Una de sus grandes aficiones es la pastelería, sector en el cual ha estado trabajando también unos años.