Polos de fruta con chía

Polos de fruta con chía
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
4 votos
Cargando…
Tiempo de preparación
255 minutos
Número de raciones
8 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

  • 1 lata de leche de coco
  • 2 cucharadas soperas de semillas de chía
  • 1 melocotón
  • 1 puñado generoso de frutos rojos
  • Sirope de ágave
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Hacer polos de fruta es realmente fácil. Solo tienes que elegir las frutas que más te gusten y alguna base como zumo, yogur vegetal, leche de coco, aguacate… para tener un postre o tentempié refrescante, saludable y bajo en calorías.

Aunque es difícil determinar el origen exacto de los polos. Se sabe que fue Frank Epperson quien los patentó en 1923, a pesar de haberlos descubierto casualmente en 1905, con 11 años. Una noche olvidó a la intemperie un vaso de soda de sabores en polvo con la cuchara dentro tras haberla removido. A la mañana siguiente lo encontró congelado y se lo comió.

Gracias a él, este producto se popularizó y hoy forma parte de nuestros veranos desde nuestra infancia. Por su vistosidad, los polos de fruta son una excelente manera de que los niños coman fruta, y ¡disfruten!

Si este helado te parece fácil, rico y nutritivo, ¡prueba este helado vegano de plátano y chocolate!  Su cremosidad y sencillez te conquistarán. También se puede veganizar este helado de yogur usando un yogur vegetal y sirope de ágave o arce. Aunque si no sois veganos es un must probar este helado de oreo… mmmm.

Cómo hacer los polos de fruta con chía:

La leche de coco debe estar a temperatura ambiente. Si no tenéis moldes de polos, ¡no pasa nada! Se pueden sustituir con envases vacíos de yogur y cucharas o palitos de madera. Intentad elegir fruta local y de temporada, como melocotones, nectarina, incluso melón.

  1. En primer lugar, agita bien la lata de leche de coco. De este modo la parte grasa y no grasa de la leche se mezclarán. Vierte unos 200mL (la mitad de la lata) en un vaso apto para batidora.
  2. Añade las semillas de chía, la vainilla y 2-3 cucharadas de agave. Tritura la mezcla unos segundos. Reservar en la encimera.
  3. En otro recipiente, trituramos el melocotón junto a 2-3 cucharadas de leche de coco y algo de endulzante, a tu gusto.
  4. Tritura en otro recipiente los frutos rojos junto a 2-3 cucharadas de leche de coco y edulcorante o endulzante natural.
  5. ¡Y ahora a rellenar los moldes! En cada uno, vierte en este orden: un poco de puré de melocotón, algo más de cantidad del pudin de chía y coco, y un poco de puré de frutos rojos.
  6. Golpéalos suavemente en la encimera para eliminar las burbujas de aire, e introduce un palito de madera o cucharilla. Para conseguir un efecto marmolado, sube y baja el palo unas cuantas veces para que se mezclen los colores.
  7. Mételos en el congelador durante unas 4 horas o hasta que se hayan solidificado.
  8. Para sacarlos, colócalos bajo un grifo de agua caliente unos segundos. ¡A disfrutar!

Sugerencias para otros polos:

La fruta puede estar troceada o en forma de puré. Podéis incluir superalimentos como té matcha, açai… o jengibre rallado y hierbabuena para un sabor más refrescante aún.  Se puede lograr una textura más cremosa con anacardos. ¡Próximamente os explicaremos cómo!

Para una versión más dulzona y menos afrutada, prueba a eliminar la fruta, aumentar la vainilla en el pudin y añadir galletas o chocolate troceados. Con café soluble y cacao conseguiréis un sabor similar al tiramisú. Improvisad y escoged los sabores que más os gusten.

En esta deliciosa receta de pudin de chía con horchata os contamos todos los beneficios que esta pequeña semilla tiene para nuestra salud. Probadla con leches vegetales diferentes y usadlo como base para hacer pudin de vuestros sabores favoritos.

Inicio » Recetas » Helados » Polos de fruta con chía
Marta Caballero

Oficialmente soy graduada en Periodismo, pero la cocina vegana y saludable es lo que de verdad me gusta y a lo que me he dedicado durante los últimos años. Disfruto mucho veganizando recetas, aprendiendo sobre nutrición y experimentando en la cocina con sabores, texturas, colores… Otras de mis grandes aficiones son la música (¡a ser posible en directo!), los viajes y los libros.