Helado de yogur

Helado de yogur
Esta receta contiene lactosa
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
3 votos
Tiempo de preparación
180 minutos
Número de raciones
4 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Nuestra receta de hoy es «frozen yogurt» o helado de yogur, con frambuesas y crocante de almendra. Riquísimo y muy fácil de preparar.

Y es que ¡el verano ya está aquí! Y con el ha llegado el calor de manera aplastante. Seguro que todos estáis pensando ya en las vacaciones, estando debajo de un cocotero sin hacer nada. Para los que estamos en la ciudad es un consuelo pensar que ya han abierto las piscinas, y sobretodo, que ha empezado la temporada de helados.

Un helado bien frío es la mejor manera de combatir el verano. Y si puede ser sano, para ayudar en la recta final de la operación bikini, pues mucho mejor. El helado de yogurt es muy muy cremoso y lleva menos azúcar que otros helados. Y además podemos tomarlo con frutas frescas, como la frambuesa y muchos más ingredientes. Después os proponemos algunas combinaciones.

Si os gustan los helados no podéis dejar de probar nuestra receta de helado de oreo, y el súper helado de nutella.

Cómo hacer helado de yogur:

Hay varias maneras de hacer el helado de yogur. Hoy os vamos a enseñar una receta muy fácil. Usaremos yogur griego, que es un poco más graso, pero mucho más sabroso y aporta mucha cremosidad.

Elegimos un recipiente tipo tupper para el helado. Si hemos comprado helado industrial en tarrina, podemos guardarlo para hacer nuestros helados caseros.

  1. Ponemos en nuestro recipiente el yogurt y una cucharada de esencia de vainilla.
  2. Para endulzar el yogur usaremos miel en vez de azúcar.
  3. Añadimos las 2 cucharadas de miel al recipiente y mezclamos bien.

Después empezamos el proceso de enfriar el helado.

Cómo enfriar el helado:

El helado, para formarse, está compuesto por varios ingredientes básicos: una grasa, proteína y azúcar. En nuestro caso el yogur ya tiene grasa y proteína, a lo que hemos añadido los azúcares de la miel. Estos compuestos, al enfriarse, forman cristales. Y nosotros debemos impedir que se formen esos cristales para obtener una textura cremosa.

Para ello debemos seguir los siguientes pasos:

  1. Tapamos la tarrina herméticamente, con su tapa o film transparente, y la metemos en el congelador.
  2. A los 45 minutos, sacamos, removemos y volvemos a meter en el congelador.
  3. Después, a la media hora, tenemos que remover el helado de nuevo, para impedir que se formen los cristales. Debemos repetir este proceso 4 o 5 veces. En estas veces, iréis viendo cómo la textura va cambiando.
  4. Después de 3 horas aproximadamente, nuestro helado de yogurt estará listo.

Servimos el helado de yogur en un recipiente pequeño. Luego añadimos el crocante de almendra y las frambuesas previamente lavadas. Por último, elegimos un topping para echarlo por encima, en este caso, chocolate caliente.

Elegimos un chocolate que nos guste y lo derretimos al baño maría. Si es muy denso podemos añadirle un poquito de leche. Después servimos por encima del helado.

El helado de yogur es muy versátil y está riquísimo con cualquier cosa. Podéis usar cualquier fruta de temporada, como por ejemplo, plátano, fresas, kiwi o piña. También queda buenísimo añadiendo nueces, trocitos de chocolate, o incluso cereales. Y como topping podéis usar miel, chocolate caliente, o este riquísimo toffe casero. Podéis probar todas las combinaciones que queráis. Aún nos queda mucho calor por delante, así que ¡a disfrutar del verano y los helados!

Elena Gimeno

Elena se licenció en historia del arte y después se especializó en fotografía. Se define como: fotógrafa, amante de la cocina y viajera empedernida.
Ahora dedica buena parte del año a viajar por el mundo y unir las tres facetas.