Helado de brownie y dulce de leche

Helado de brownie y dulce de leche
Esta receta contiene lactosa
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
4 votos
Cargando…
Tiempo de preparación
25 minutos
Número de raciones
7 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

  • 1 brownie
  • 100 g de dulce de leche
  • 330 g de leche condesada
  • 2 cucharadas de sirope de arce
  • 400 mL de nata líquida (35% M.G.)

Todos sabemos que es casi obligatorio aprovechar el verano para dejar las dietas un poco de lado, y darse algún que otro caprichito. Para ello os traemos una de las joyas de la corona en helados. Vamos a preparar helado de brownie y dulce de leche casero.

¿No se os hace la boca agua de sólo pensarlo? Este sencillo postre se convertirá en uno de vuestros helados favoritos, junto con el súper helado de oreo.

Antes de ponernos manos a la obra con este delicioso helado debemos preparar un brownie, y dejar que se enfríe. Os dejamos la receta de brownie casero para que os podáis guiar de nuestras instrucciones. En vuestras manos queda añadirle o no, las nueces.

Para preparar la mejor versión de este helado es un must hacerlo con dulce de leche casero. ¡Os volveréis locos con la receta! Aunque es cierto que también lo podéis comprar que sale más rentable. Quedará también de chuparse los dedos.

En esta ocasión, al igual que con el helado de melocotón, hemos usado un molde de silicona en forma de mini magnum, y otro rectangular alto para poder formar bolas. El mayor truco para conseguir el mejor helado casero sin heladera es meter el bol donde lo vayamos a hacer en el congelador la noche anterior.

Cómo hacer helado de brownie y dulce de leche casero:

  1. Una vez tengamos listo el brownie, y se haya enfriado, lo troceamos haciendo trozos grandes y pequeños. Reservamos.
  2. Sacamos el cuenco del congelador, y le echamos la nata líquida bien fría.
  3. A continuación, batimos con la ayuda de unas varillas eléctricas hasta observar que va cogiendo consistencia.
  4. Vertemos poquito a poco la leche condensada mientras seguimos removiendo.
  5. Por último, agregamos las dos cucharadas soperas de sirope de arce y mezclamos con la ayuda de una espátula de silicona haciendo movimientos envolventes.
  6. En cuanto estén bien integrados todos los ingredientes echamos un par de puñados de migas de brownie, y volvemos a mezclar hasta que estén esparcidas por todo el helado. Si notáis que está pobre, le agregamos uno o dos puñados más, y removemos. En este paso ya tendríamos listo para congelar un helado de brownie casero, pero nosotros queremos ir un poco más allá…
  7. Cogemos un cuenco pequeño / mediano y lo llenamos más o menos hasta la mitad de dulce de leche. Lo pasamos unos segundos (con unos 30 / 45 segundos bastará) por el microondas para que nos sea más fácil de manipular.

Hora de darle forma…

  1. Ahora toca echar nuestro helado casero en los distintos moldes que vayamos a emplear. Si utilizáis como nosotros el molde de mini magnum, colocamos los palitos, y echamos una pequeña capa de helado.
  2. Seguidamente, con una cucharita de postre, ponemos un hilo de dulce de leche sobre la capa de helado, y con la ayuda de un palillo de dientes removemos un poco para que se mezcle con nuestro helado de brownie.
  3. Repetimos el proceso hasta llenar el molde. Metemos en el congelador.
  4. Hacemos lo mismo con el molde rectangular, pero en vez de poner una fina capa de helado, ponemos una más gruesa.
  5. A continuación, añadimos un par o 3 cucharadas de dulce de leche, e integramos con un palito.
  6. Seguimos haciendo lo mismo hasta llegar al borde del molde.
  7. Espolvoreamos el helado casero con miga de brownie, y lo metemos en el congelador durante al menos 4 horas.

¡Ya tenemos nuestro delicioso helado de brownie y dulce de leche casero! ¿Vas a dejar que pase el verano sin probarlo?

Inicio » Recetas » Helados » Helado de brownie y dulce de leche
Yael Nadelar

Graduada en periodismo y comunicación audiovisual, Yael Nadelar es una apasionada de la cocina, especialmente de los postres y dulces. Amante de los niños y la música, Yael aprovecha cualquier ocasión para viajar y conocer nuevos lugares y culturas, aprendiendo siempre de las costumbres de cada país, importando en su cocina estos conocimientos.