Guacamole de langostinos y kikos

Guacamole de langostinos y kikos
Esta receta contiene crustaceosEsta receta contiene frutos de cáscara
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
62 votos
Cargando…

Información:

Ingredientes:

  • 2 aguacates maduros
  • 1 cebolla roja
  • 1 tomate
  • Entre 5 y 8 hojas de cilantro
  • 1 lima
  • 70 gr de maíz tostado (kikos)
  • 20 – 24 langostinos cocidos
  • Sal al gusto

Con este calor apetece comer algo refrescante y sencillo de preparar, así que hoy os presentamos una receta rápida, fácil y original, nuestro guacamole de langostinos y kikos.
Siempre que oímos la palabra “guacamole” pensamos en algo en lo que dipear nuestros nachos, si bien es cierto que también se puede presentar como tapa por sí sola, o bien, a modo de ensalada con aguacate, como nuestra ensalada de quinoa con aguacate y rúcula, o en este caso tipo tartar de aguacate y langostinos.

Elaboración del guacamole de langostinos y kikos:

  1. Para empezar debemos pelar nuestros langostinos, reservando 8, 2 por ración, a los que en lugar de pelarlos por completo, les dejaremos la cola para decorar al final.
  2. Abrimos los aguacates por la mitad, retiramos el hueso y con la ayuda de una cuchara, sacamos la carne.
  3. A continuación, picamos la carne de los aguacates, la cebolla roja, el tomate, los langostinos y el cilantro, no es necesario picarlo demasiado fino. Seguidamente mezclamos todos los ingredientes en un bol.
  4. Trituramos los kikos en un mortero o un molinillo de café, sin llegar a hacerlo polvo fino, la idea es que queden trocitos que darán un toque crujiente a nuestro plato. A estos kikos podemos incorporarles un poco de ralladura de la lima, que le dará un toque más fresco, aunque esto es depende del gusto de cada uno.
  5. Añadimos el zumo de nuestra lima y una pizca de sal al bol donde teníamos previamente todos los ingredientes y volvemos a mezclar pero con delicadeza sin llegar a machacarlo.
  6. ¡Ya lo tenemos listo! Tan sólo nos queda darle nuestro toque personal.

Para el emplatado podemos utilizar un anillo para que quede más presentable, pero si no disponemos de anillo, podemos colocarlo en pequeños boles individuales o incluso en un plato de postre. Decoramos por encima del aguacate con los langostinos y los kikos que habíamos reservado. También podemos darle otro toque colocando alguna que otra hoja de cilantro.

¿Por qué usar cebolla roja?

Hay bastantes tipos de cebollas, de las variedades de cebollas que podemos encontrar en el mercado, la roja, también llamada cebolla morada, presenta un toque crujiente y picante si la consumimos en crudo, que son dos propiedades que van genial con este plato, sin embargo cocinada pasa a tener un sabor algo más suave. Es por eso que hemos elegido cebolla roja en lugar de amarilla , que es la que comúnmente usamos, o la blanca, que conocemos como cebolla dulce, entre otras.

Truco: ¿Cómo saber si un aguacate está maduro?

Una de las claves que dan el punto perfecto a nuestro guacamole consiste en elegir adecuadamente los aguacates, ya que si están excesivamente maduros puede quedar algo pastoso y si están muy verdes nuestro guacamole quedaría insípido.

Para que esto no ocurra os dejamos unos sencillos trucos para reconocer el punto de maduración de los aguacates; el primero y más sencillo es comprobar su dureza, si lo encontráramos muy blando estaría demasiado maduro y si por el contrario lo notamos muy duro estaría demasiado verde.

También es verdad que no es muy bonito ponernos a toquetear todos los aguacates, con lo que la mejor forma de comprobar dicha maduración es observar el color del hueco que queda al retirar el rabillo. Si es de color marrón es que está demasiado maduro, si en cambio el huequecillo está verde, aún le quedarían unos días de maduración. El tono amarillento nos indicaría que estamos ante el aguacate perfecto.

Consejo: ¿Cómo madurar un aguacate?

Si no vamos a usar nuestros aguacates en el mismo día en el que los vayamos a comprar, es mejor cogerlos algo verdes y conservarlos en una bolsa de papel o papel de periódico para que en 3 ó 4 días estén en su punto.

En caso de “urgencia”, si sólo dispusiéramos de aguacates demasiado verdes, podemos envolverlos en papel de aluminio e introducirlos al horno a 190º unos 10 minutos y dejarlo enfriar posteriormente.

Propiedades y beneficios de los aguacates

Siempre hemos oído que los aguacates engordan o que son una fruta muy grasa, esto último es cierto, pero siempre que pensamos en la palabra “grasa” como tal, pensamos en algo perjudicial para la salud, pues bien, las grasas que contiene el aguacate son grasas “buenas”, puesto que son grasas monoinsaturadas y ácidos grasos Omega 3, además de esto, los aguacates son una fruta con alto contenido en proteínas, potasio, zinc y vitamina E, por lo que es una fruta excelente y muy a tener en cuenta en nuestra rutina alimentaria.

Seguro que esta receta no os decepcionará y podréis sorprender a vuestros invitados con un plato sencillo y original, y no lo olvidéis, hacednos saber cómo os ha quedado usando el hashtag #crujienteyaldente. ¡Nos vemos en la próxima receta!

Carlos Garcés

Técnico superior en restauración, y cocinero vocacional desde pequeño, Carlos siempre ha estado metido entre fogones. Inquieto por naturaleza, emigró a los Países Bajos donde estuvo trabajando como cocinero dos años, siempre está buscando y experimentando con nuevos sabores. Una de sus grandes aficiones es la pastelería, sector en el cual ha estado trabajando también unos años.