Ensalada de aguacate, mango y tomate

Ensalada de aguacate, mango y tomate
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
2 votos
Tiempo de preparación
15 minutos
Número de raciones
4-6 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Una de las cosas que más nos gusta del verano es la facilidad y rapidez con la que podemos cocinar. Podemos elaborar platos deliciosos, coloridos y nutritivos en minutos. Es el caso de la refrescante ensalada de aguacate que os proponemos hoy. El toque de la lima, el mango y el cilantro hacen que esta receta sea de 10, además de ser un regalo para todas las células de vuestro organismo durante los días de sol y calor. Como siempre os decimos, para mantener una alimentación saludable hay que contar colores y no calorías y ¡esta ensalada tiene unos cuantos!

Cómo hacer ensalada de aguacate

  1. Empieza cortando la cebolla de la forma que más te guste. Picada, en tiras como la que aparece en la foto… Échala en una fuente amplia, donde incorporaremos el resto de ingredientes según vayamos cortando.
  2. Lava los tomates, retira las semillas y córtalos en dados. Yo guardo las semillas y las añado luego al gazpacho andaluz o al salmorejo. ¡No se tira nada!
  3. Lava y pela el mango, y trocéalo en dados.
  4. Pica el cilantro, incluidos los tallos. Si esta hierba aromática no te gusta, prueba con perejil o albahaca frescos.
  5. Corta el aguacate en dos, retira el hueso y “dibuja” una cuadrícula con el cuchillo sobre la pulpa. Utiliza una cuchara para sacar los dados de aguacate (del mismo modo que hacemos con los kiwis).
  6. Exprime la lima o el limón y añade el zumo al cuenco (si usas lima puedes añadir un poco de ralladura de la piel) junto a un chorro generoso de aceite de oliva, un poco de pimienta recién molida y sal rosa del Himalaya. Mezcla todos los ingredientes hasta que queden bien integrados.
  7. Deja reposar la ensalada de aguacate un ratito en la nevera. Emplatar con un aro para darle forma de tartar, y servir con un poco de gomasio o kikos machacados por encima.

Esta ensalada de aguacate es un entrante o primer plato estupendo, pero puedes convertirlo en un plato único (ideal para llevar al trabajo o a una excursión) combinándola con arroz integral o alguna legumbre como alubias blancas.

Propiedades del aguacate

Originario de México y también llamado “el fruto de la belleza”, el aguacate contiene potasio, vitaminas A, C, D, E (necesaria para la correcta absorción de los betacarotenos, como explicábamos en el post de la sopa fría marroquí) y del grupo B. Esta fruta ayuda a prevenir y controlar enfermedades degenerativas, el cáncer o la diabetes, entre otras. Además de brindarnos una gran cantidad de nutrientes y vitaminas, por lo que más destaca es por su elevado contenido en ácidos grasos monoinsaturados y en menor medida, poliinsaturados (omega-3 y omega-6).

Aunque la mayoría de personas solo usan la pulpa, varios estudios concluyen que el hueso del aguacate contiene hasta el 70% de los beneficios antioxidantes de la fruta entera. De hecho, los indios nativos americanos usaban tanto el hueso como la cáscara en diferentes remedios estomacales. Si quieres beneficiarte del aguacate al 100% puedes rallar el hueso y añadirle una cucharadita pequeña a ensaladas, batidos o cremas.

Para un poco de inspiración “recetil” con aguacate echa un vistazo al pesto de espinacas o a la híper nutritiva ensalada de quinoa. También puedes usarlo como topping sobre patés vegetales. ¡Te sugerimos el hummus de remolacha!

El aguacate se oxida en contacto con el aire, así que la ensalada se oscurecerá si tardas en comerla. Si tienes invitados ¡mejor hacerla lo más tarde posible!

Marta Caballero

Marta es, oficialmente, graduada en Periodismo, pero la cocina vegana y saludable es lo que de verdad le gusta y a lo que se ha dedicado durante los últimos años.
Disfruta mucho veganizando recetas, aprendiendo sobre nutrición y experimentando en la cocina con sabores, texturas, colores…
Otras de sus grandes aficiones son la música (a ser posible en directo), los viajes y los libros.