Ensalada de pasta mediterránea

Ensalada de pasta mediterránea
Esta receta contiene gluten
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
4 votos
Cargando…
Tiempo de preparación
30 minutos
Número de raciones
5 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

El verano es el mejor momento para disfrutar de una buena ensalada de pasta mediterránea. Este plato es estupendo para picnics, cenas en la terraza o barbacoas, ya que podéis prepararlo el día de antes, y se puede transportar con facilidad. Eso sí, ¡el aliño se añade en el momento!

En estos meses la tierra nos regala, entre otras cosas, tomates y pepinos. No hace falta que usemos ingredientes exóticos para tener una ensalada sabrosa, nutritiva y original. Y eso es esta receta.

El queso o keso feta vegano funciona genial, pero podéis añadir también parmesano vegano o, si no sois veganos unos daditos de queso, o simplemente piñones tostados. Aliñadla, con este pesto tradicional, o este cremoso pesto de aguacate. ¡Os encantará! Aunque también la debéis probar con nuestra gremolata, que os explicamos a continuación.

Y como siempre digo, sobre todo en las ensaladas: ¡ajustad las cantidades de todo a vuestro gusto! Probad a cambiar el pepino por calabacín crudo cortado fino, incluid alcaparras, quitad la cebolla… Para otro plato mediterráneo prueba nuestra ensalada de berenjena y tomate. Y no te olvides de echar un vistazo a esta nutritiva y vistosa ensalada de arroz integral.

Cómo hacer ensalada de pasta mediterránea:

Al usar la pasta en ensaladas frías debemos cocerla uno o dos minutos más, ya que esta, al enfriarse, se endurece ligeramente. Sólo cuando la usemos en frío podemos pasarla, una vez cocida, por debajo del grifo. No es recomendable (es un sacrilegio) enfriarla en recetas calientes.

  1. Cocemos la pasta siguiendo las instrucciones del paquete, pero un minuto más de lo indicado. Colamos, enfriamos y mezclamos con un chorrito de aceite.
  2. Mientras la pasta se cuece, cortamos la cebolla y la dejamos con sal sobre un colador para que pierda intensidad.
  3. Lavar y trocear el pepino, los tomatitos, los tomates secos, y las aceitunas.
  4. Aclaramos la cebolla.
  5. Mezclar todos los ingredientes en un recipiente.
  6. Colocar en los platos, opcional, una base de hoja verde (espinacas, canónigos…), la ensalada de pasta mediterránea, y el aliño por encima.

 

Cómo hacer el aliño estilo gremolata:

La gremolata es un aliño italiano o salsa verde elaborada tradicionalmente con piel de limón, perejil y ajo picados. Normalmente se usa para acompañar carnes, pescados y mariscos. No obstante, su sabor intenso y cítrico combina estupendamente con verduras cocinadas de diferentes maneras.

En esta ocasión, además de la piel del limón, nosotros vamos a añadir el zumo, así como un par de cucharadas de aceite de oliva. Podéis ajustar las cantidades a vuestro gusto. Si os resulta muy fuerte, podéis incorporar una cucharada de sirope de ágave. Si os gustan otras hierbas aromáticas probad esta salsa con albahaca, cilantro, cebollino, hierbabuena

  1. Pelar con la ayuda de un utensilio bien afilado el limón. Intentaremos no llegar a la parte blanca. Picamos muy finita la piel. Otra opción es usar un rallador.
  2. Picamos el perejil y el ajo.
  3. Mezclamos todo en un bol o tarro junto a dos cucharadas de aceite de oliva, el zumo del limón, sal y pimienta al gusto.
  4. Rociamos por encima de nuestra ensalada a la hora de servir, y a disfrutar.

Podemos convertir cualquier verdura salteada (como unas judías verdes) en un acompañamiento delicioso añadiéndole esta sencilla salsa italiana. Además, los tres ingredientes base tienen numerosos beneficios para nuestra salud: múltiples vitaminas, propiedades antioxidantes, expectorantes, depurativas y antibacterianas.

Este aliño funciona genial con calabacín crudo. Probad a hacer tiras de calabacín con un pelador y servidlo con el aliño por encima. ¡Ligero, sencillo y delicioso!

 

Marta Caballero

Marta es, oficialmente, graduada en Periodismo, pero la cocina vegana y saludable es lo que de verdad le gusta y a lo que se ha dedicado durante los últimos años.
Disfruta mucho veganizando recetas, aprendiendo sobre nutrición y experimentando en la cocina con sabores, texturas, colores…
Otras de sus grandes aficiones son la música (a ser posible en directo), los viajes y los libros.