Ensalada de garbanzos estilo Thai

Ensalada de garbanzos estilo Thai
Esta receta contiene cacahuetesEsta receta contiene sésamo
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
9 votos
Cargando…
Tiempo de preparación
45 minutos
Número de raciones
4-6 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

La receta de hoy es pura provocación. Os aseguramos que además de estimular la vista, esta ensalada de garbanzos estilo Thai con salsa de hierbas aromáticas va a hacer bailar a vuestras papilas gustativas. Mango, chile, cacahuetes tostados, hierbabuena, lima… Un arcoíris que, además de delicioso, está repleto de propiedades beneficiosas para nuestro cuerpo.

Si veis ingredientes que no os gustan, ¡relax! La mayoría pueden cambiarse por otros o simplemente suprimirse. Yo he usado cilantro, perejil y hierbabuena, pero si no os gusta cualquiera de ellas podéis quitarla (hay quien odia el cilantro). En lugar de mango podéis usar melocotón o nectarina, que son de temporada y aportan igual dulzor y color. La kale puede cambiarse por espinacas crudas o col blanca… y así con todo. Aunque si te gusta la kale no puedes dejar de probar estas increíbles y saludables chips de kale.

Las ensaladas, en muchos aspectos, son algo vivo. No hay normas a la hora de elaborarlas. No pasa nada si ponemos más o menos de algún ingrediente. La clave está en dejarnos llevar, experimentar, probar, ¡divertirse! Como con casi todo en la vida. Un truco: contad colores. Cuantos más, mejor. ¿Os animáis a probarla?

Cómo hacer la ensalada de garbanzos estilo Thai:

Al llevar gran variedad de vegetales, vamos a invertir bastante tiempo en lavar y cortar. Una mandolina agilizará el trabajo. Los sabores y aromas de esta receta mejoran si maceramos los garbanzos, y si los dejamos reposar en la nevera antes de comer. El número de raciones varía si se usa de acompañamiento o si se usa como plato único.

  1. En un cuenco, mezclar los garbanzos cocidos con aceite de oliva, una cucharada rasa de cúrcuma, el zumo de una lima, sal y pimienta. Reservar.
  2. Lavar y cortar en juliana la col lombarda. Colocar en un recipiente, añadir sal y el zumo de otra lima y masajear sin miedo. Veremos que “destiñe” y aparece un rosa vibrante precioso.
  3. Lavar, pelar y rallar las zanahorias.
  4. Lavar, pelar y cortar el mango a nuestro gusto: dados, juliana…
  5. Lavar y cortar los rábanos en rodajas finas.
  6. Lavar y picar lo más fino posible la mitad de nuestras hierbas aromáticas. Deberíamos tener una cantidad parecida de cada una de ellas: cilantro (o no), hierbabuena y perejil.
  7. En un bol grande, incorporar: la kale, la col lombarda masajeada, la zanahoria, el mango, los rabanitos, las hierbas picadas y los garbanzos. Mezclar bien.
  8. Repartir en platos la maravillosa ensalada de garbanzos estilo thai y rociar con la salsa de tahini verde. Espolvorear un poco de chile rojo por encima y un puñado de cacahuetes tostados. Yo además le he añadido unas lascas de coco tostado.

*La ensalada tiene mejor aspecto si servimos la salsa por encima cuando vayamos a comer, pero tiene mejor sabor si lo mezclamos todo y lo dejamos reposar en la nevera un rato.

Cómo hacer la salsa de tahini verde:

  1. En un vaso de batidora agregamos: el resto de hierbas aromáticas (30g aproximadamente), el tahini, que podéis comprarlo o hacerlo vosotros siguiendo esta sencilla receta de tahini casero, un diente de ajo pequeño, sal y entre 60 y 70ml de agua.
  2. Trituramos hasta que quede homogéneo. Podemos añadir más agua o tahini si lo queremos más líquido o espeso. Dura unos 4 días aprox. en la nevera.

Beneficios nutricionales:

Los ingredientes de este plato ya son geniales por separado, pero al combinarse entre ellos los beneficios de algunos se multiplican. Por ejemplo, los cítricos combinan genial con la hoja verde, ya que la vitamina C (en las limas y el perejil) es imprescindible para la absorción del hierro (en las hojas verdes y legumbres). El perejil y el sésamo contienen calcio. El sésamo y los cacahuetes aportan grasas saludables.

La clorofila presente en las hojas verdes ayuda a neutralizar algunas sustancias nocivas que acaban en nuestro cuerpo por diferentes motivos (contaminación, pesticidas…). Las zanahorias tienen mucha fibra soluble (además de beta-caroteno) que ayuda a reducir los niveles de colesterol en sangre.

La cúrcuma, una raíz con propiedades antiinflamatorias que nada tienen que envidiar al ibuprofeno, es antioxidante y mejora el flujo sanguíneo. Se usa de forma tópica en muchos países por sus propiedades cicatrizantes. La curcumina protege el hígado y estimula la producción de bilis.

Estos son solo algunos de los beneficios que aporta esta nutritiva ensalada de garbanzos estilo Thai. Si los escribiéramos todos este post se alargaría muuuucho. Pero las vitaminas no se absorben por los ojos, así que mejor ponerse a cocinar para disfrutar YA de todo lo que las plantas nos ofrecen. ¡Salud!

Marta Caballero

Marta es, oficialmente, graduada en Periodismo, pero la cocina vegana y saludable es lo que de verdad le gusta y a lo que se ha dedicado durante los últimos años.
Disfruta mucho veganizando recetas, aprendiendo sobre nutrición y experimentando en la cocina con sabores, texturas, colores…
Otras de sus grandes aficiones son la música (a ser posible en directo), los viajes y los libros.