Ensalada de espinacas con dátiles y queso azul

Ensalada de espinacas con dátiles y queso azul
Esta receta contiene lactosa
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
3 votos
Cargando…
Tiempo de preparación
10 minutos
Número de raciones
4 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

  • 200 g de espinacas frescas
  • 100 g de queso azul
  • 150 g de dátiles
  • 100 g de espárragos trigueros
  • 1 cebolla dulce
  • 2 cucharadas de postre de sal
  • 5 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • 4 cucharadas de postre de vinagre 
  • Pimienta al gusto

Si tienes el antojo de comer ligero en un día caluroso, sin complicarte con tiempos de cocinado, y a la vez disfrutar de una ensalada fresca con un sabor espectacular, esta es tu receta: ensalada de espinacas con dátiles y queso azul. Esta ensalada que hoy os presentamos nos sorprendió desde el primer día que la probamos. Por ello, nos sentimos en la obligación de contaros como prepararla.

La espinaca es un elemento que crudo no se suele consumir, y es una pena porque sus beneficios son muchos. Como en cualquier ensalada, el verde aporta gran cantidad de nutrientes. En concreto, las espinacas son fuente de sodio, vitamina C, fibra, proteínas (muy interesante para veganos y vegetarianos), calcio, hierro y vitamina B3.

Si te gusta este “recetón” no pierdas el tiempo y prueba estas propuestas de ensaladas. Como ejemplo, os recomendamos que os animéis con la ensalada de garbanzos estilo Thai o  la ensalada de arroz integral con salsa de aguacate. Si preferís algo más clásico, siempre podréis optar por una ensalada de berenjena, tomate y mozzarella.

Ahora sí, nos ponemos manos a la obra con nuestra ensalada de espinacas, aunque tan solo sea por diez minutos.

Cómo hacer ensalada de espinacas con dátiles y queso azul:

  1. En primer lugar, debemos asegurarnos que nuestras espinacas están perfectamente limpias y listas para consumir. Para ello las ponemos en un bol con agua y un chorrito de vinagre, y las dejamos reposar.
  2. Cortamos los espárragos trigueros eliminando la última parte, más dura y menos sabrosa.
  3. Una vez hayamos tirado la parte blanca, le hacemos otro corte dejando el trozo restante en dos. ¡Cuidado con no estropear las puntas manipulando los espárragos! Si el espárrago es muy grande y gordo, os recomendamos que lo partáis en cuatro trozos.
  4. Salpimentamos para potenciar el sabor del espárrago.
  5. En una sartén a fuego medio, agregamos una cucharada sopera de aceite de oliva y salteamos los espárragos hasta que queden dorados y crujientes.
  6. A continuación, cortamos los dátiles en 4 trozos, eliminando el hueso. También cortamos el queso azul en cuadraditos pequeños.
  7. Cuando los espárragos estén a punto de hacerse del todo, agregamos los dátiles y dejamos que se doren también.
  8. Os recomendamos que, antes de retirar de la sartén estos ingredientes, agreguéis un poco del queso azul para que se derrita y ligue todos los ingredientes. Así, conseguiremos que el intenso sabor del queso azul se mezcle de forma homogénea con todos los ingredientes, y en especial con el dátil, llegando a nuestras papilas en cada bocado.
  9. Escurrimos las espinacas con un colador y las reservamos en un bol.
  10. Agregamos al bol los espárragos salteados con los dátiles, el resto del queso azul y la cebolla dulce cortada en juliana.
  11. Finalmente, aliñamos ligeramente para evitar un exceso de aceite en la ensalada, utilizando vinagre según gustos.
  12. Removemos todos los ingredientes para que el aliño y el aceite del queso azul derretido lleguen a todas las hojas de espinaca.

Solo nos quedará servir la ensalada con mimo y disfrutar de la espectacular combinación de ingredientes. Sin duda se trata de una original ensalada para no renunciar al sabor, y es que …¿quien dijo que las ensaladas no podían ser deliciosas?

Probarla una vez y no querréis renunciar a ella nunca más ¡os lo aseguramos!

Chip y Chop

Chip es doble graduada en derecho y administración y dirección de empresas.
Chop es ingeniero mecánico computacional.
Son la mezcla perfecta que añade el toque sabroso y técnico que todo amante de la cocina debe tener, siempre dentro de lo que marque la ley de los fogones, o no...