Ensalada con frutos secos y tomates confitados

Ensalada con frutos secos y tomates confitados
Esta receta contiene frutos de cáscara
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
3 votos
Tiempo de preparación
35 minutos
Número de raciones
3 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Hoy vamos a hacer una ensalada con frutos secos y tomates confitados. Una manera diferente de comer una ensalada, y un primer plato de primera. ¡Ya veréis que rico!

La única posible “dificultad” de este plato consiste en confitar los tomates. Confitar un alimento es cocinarlo en aceite a baja temperatura y con el recipiente tapado de modo que dicho alimento se cuece con el aceite y no se dora. La temperatura del aceite debería estar sobre los 80º, temperatura a la cual los alimentos aún conservan todas sus propiedades y vitaminas.

Los tomates confitados se conservan muy bien, así que ya que nos ponemos, podemos hacer de más y guardarlos en la nevera para otras ocasiones, o para completar esta ensalada de espinacas con dátiles y queso azul, o esta ensalada de pasta mediterránea. Además quedan muy bien como guarnición de cualquier plato.

Cómo hacer ensalada con frutos secos y tomates confitados:

  1. Primero vamos a preparar los tomates confitados, ya que el resto de ingredientes no necesita cocción. Para nuestra ensalada vamos a utilizar tomatitos cherry. Los lavamos bien, les quitamos el rabito, si es que tienen, y los secamos.
  2. Ponemos una sartén con dos o tres cucharadas de AOVE (aceite de oliva virgen extra), a fuego medio. Cuando el aceite empiece a calentarse, lo bajamos a fuego bajito y echamos los tomates cherrys.
  3. Añadimos un pellizco de sal, y espolvoreamos con una cucharita de azúcar repartida sobre los tomates. Para terminar de aliñarlos les agregamos el orégano o la albahaca picada, o ambos. Según el gusto de cada uno.
  4. Tapamos la sartén y dejamos que los tomates se confiten lentamente, esto nos llevara unos 30 minutos. Les debemos echar un ojo de vez en cuando y moverlos un poquito. Con el azúcar y el jugo que va soltando el propio tomate, estos se van caramelizando. Veremos como la piel de los tomates se arruga un poco.
  5. Mientras se van haciendo nos podemos poner a pelar los frutos secos que tengan cáscara, como las nueces y los pistachos. Cuando los tengamos listos los reservamos en un recipiente.
  6. Una vez estén hechos los tomates los sacamos. Si hemos hecho de más, los que no vayamos a utilizar los metemos directamente en un bote hermético, y los dejemos templar. Una vez fríos los metemos a la nevera.
  7. Ponemos nuestra variedad de lechugas al gusto en un recipiente.
  8. Cortamos el aguacate por la mitad. Quitamos el hueso con la ayuda de un cuchillo, y le retiramos la carne y la cortamos en rodajas. La añadimos a la ensalada.
  9. Echamos los frutos secos que habíamos pelado, y agregamos los anacardos y las pasas. Finalizamos colocando los tomates confitados.

Cómo aderezar la ensalada:

Para esta ensalada de frutos secos y tomates confitados vamos a preparar un aliño a base de: un chorro de aceite de oliva virgen extra, unas gotitas de vinagre de Módena, un pellizco de sal y un poco de pimienta negra. Removemos y listo.

También la podríamos probar con el aliño que utilizamos para la ensalada de col, manzana y zanahoria; o con la salsa aromática de aguacate que realizamos para la ensalada de arroz y hortalizas.

¡Esperamos que os guste tanto como a nosotros! ¡Que aproveche!

Elena Gimeno
Elena Gimeno

Elena se licenció en historia del arte y después se especializó en fotografía. Se define como: fotógrafa, amante de la cocina y viajera empedernida.
Ahora dedica buena parte del año a viajar por el mundo y unir las tres facetas.