Empedrat de alubias blancas

Empedrat de alubias blancas
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
5 votos
Cargando…
Tiempo de preparación
20 minutos
Número de raciones
4 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

  • 300 g de alubias blancas cocidas
  • ½ pimiento verde
  • ½ pimiento rojo
  • 1 tomate
  • ½ cebolla
  • Un puñado de aceitunas negras
  • AOVE, sal, vinagre

La receta que os proponemos hoy es un plato típico de la cocina catalana. Se trata del empedrat, una ensalada fría cuyo nombre significa literalmente “empedrado”. ¡Y la verdad es que el aspecto nos recuerda bastante a un mosaico!

Este plato consiste básicamente en alubias blancas, bacalao, tomate, cebolla, aceitunas, huevo duro…  Se puede usar pimiento rojo, pimiento verde o ambos, como es nuestro caso. Y el aliño tradicional: un buen aceite de oliva, sal y vinagre (de manzana, Jerez…). Es un plato que se asemeja bastante a nuestro tradicional salpicón de marisco, ¡obviamente sin muchos ingredientes!

En esta ocasión hemos querido ofreceros un empedrat vegano, libre de productos animales, pero igual de sabroso. Para ello, más abajo os contamos cómo hacer un “falso huevo duro” usando el increíblemente versátil tofu, y la sal negra Kala namak. En la receta de huevos revueltos veganos os contamos todas las virtudes de “la sal que sabe a huevo”. ¡Un básico en las cocinas veganas!

Si quieres refrescarte con otra ensalada echa un vistazo a la ensalada Thai de garbanzos y mango. Si prefieres los sabores mediterráneos, prueba la ensalada de pasta con gremolata casera, o la ensalada de tomate, berenjena y mozzarella.

Cómo hacer empedrat de alubias blancas:

Nosotros hemos usado alubias blancas de bote, pero si os apetece o contáis con un alma caritativa que lo haga por vosotros, podéis cocerlas. Aprovechamos para saludar a todas las madres que velan por la ingesta de legumbres de sus hijos. GRACIAS por esos tupper de lentejas, potaje, o lo que sea, que nos dais con tanto amor cuando vivimos fuera.

  1. En primer lugar, troceamos el tomate y los pimientos en cuadraditos pequeños, de un tamaño similar al de las alubias.
  2. Cortamos la cebolla en tiras finas o cuadrados muy pequeños. Al gusto.
  3. De manera opcional, cortamos también las aceitunas negras en rodajas.
  4. En un bol mezclamos todos los ingredientes y aliñamos con un pellizco de sal y pimienta, un chorro de aceite de oliva y un chorrito de vinagre. Removemos y guardamos en la nevera hasta que vayamos a comerlo. Servir con unas hojitas de perejil.

Para cocer alubias blancas, tenéis que dejarlas a remojo la noche de antes. Por la mañana, ponedlas en una olla con agua abundante y un par de hojas de laurel. Si las legumbres os producen gases, probad a introducir en el agua de la cocción un trozo de alga kombu. Cuando el agua empiece a hervir, dejar al fuego unos 90 minutos.

¡Y TRUCAZO! Guardad en el congelador el agua sobrante de la cocción de las legumbres y usadla en caldos o guisos. Veréis que estos quedan más sabrosos y espesitos.

Cómo hacer el falso huevo duro:

Este es un truquillo que ideé en un momento de desesperación. No es nada elaborado, aunque tenéis que saber que existen recetas para hacer huevos duros veganos MUY reales. Con forma, textura y sabor, como es el caso de estos huevos rellenos veganos de CreatiVegan.

Para nuestra versión necesitaremos: ½ bloque de tofu bien escurrido, aceite de oliva y sal negra del Himalaya (kala namak).

La elaboración es simple: cortar el tofu en daditos pequeños y embadurnarlo con un pellizco generoso de esta sal (que sala menos que la sal marina) y un chorrito de aceite. Lo dejamos macerar en la nevera mínimo una hora ¡y listo! Textura y sabor asegurados. Ajustad la cantidad de sal según vuestro gusto.

Este tofu con sabor a huevo funciona genial en una ensaladilla rusa, en el empedrat o en sándwiches vegetales.

Marta Caballero

Marta es, oficialmente, graduada en Periodismo, pero la cocina vegana y saludable es lo que de verdad le gusta y a lo que se ha dedicado durante los últimos años.
Disfruta mucho veganizando recetas, aprendiendo sobre nutrición y experimentando en la cocina con sabores, texturas, colores…
Otras de sus grandes aficiones son la música (a ser posible en directo), los viajes y los libros.