Mini cheesecake de frutos rojos

Mini cheesecake de frutos rojos
Puntuación:
4 votos, promedio: 5,00 de 54 votos, promedio: 5,00 de 54 votos, promedio: 5,00 de 54 votos, promedio: 5,00 de 54 votos, promedio: 5,00 de 5
4 votos
Cargando…

Información:

Ingredientes:

  • 1 paquete de galletas digestive o similar
  • 3 yogures naturales edulcorados
  • 1 puñado de nueces
  • Leche de almendras
  • 125 gr de frambuesas
  • 125 gr de arándanos
  • 125 gr de moras
  • 6 hojas de gelatina neutra
  • Un poco de agua

Vamos a preparar un postre sano, delicioso y de un solo bocado. Hoy cocinamos unas mini cheesecake de frutos rojos.

También podemos hacerla en formato más grande. Aunque si las queremos para una fiesta, o una merienda… la mejor idea es prepararlos individuales.

Elaboración de la base de las mini cheesecake de frutos rojos:

  1. Para preparar la base de estas deliciosas cheesecakes cogemos medio paquete de galletas y las machacamos hasta convertirlas en polvo. Hacemos lo mismo con las nueces, y las mezclamos con las galletas.
  2. Metemos la mezcla machacada en un bol y le vamos incluyendo la leche de almendras poco a poco, mientras vamos removiendo.

    ¡Ojo que no se quede pegajoso!

  3. Cuando tengamos la base lista cogemos el molde de cupcakes individuales y cortamos varias tiras de papel sulfurizado. Colocamos las tiras de papel en los distintos huequitos en forma de cruz. Dos en cada uno, de esta manera podremos desmoldar mucho mejor las mini cheesecake de frutos rojos.
  4. En cuanto lo tengamos preparado colocamos un poco de nuestra mezcla en el fondo de cada hueco. Seguidamente con la ayuda de una cuchara hacemos presión para que la mezcla quede compacta.
  5. Lo reservamos en la nevera mientras preparamos el resto.

Elaboración de las mini cheesecake de frutos rojos:

  1. Cogemos una sartén y la colocamos en un fuego fuerte con los arándanos y un poquito de agua. Vamos removiendo de vez en cuando, y bajamos el fuego si fuera necesario. Podemos agregarle una cucharadita de azúcar, o unas gotas de edulcorante, si queréis endulzarlo más pero es opcional.
  2. Mientras se van ablandando los arándanos cogemos 2 hojas de gelatina y las colocamos en un recipiente con un poco de agua.
  3. En un cuenco aparte echamos el yogurt y lo removemos bien.
  4. Seguimos removiendo el contenido de la sartén hasta ver que se ha vuelto líquida toda la fruta.
  5. A continuación, cogemos la gelatina con las manos y la escurrimos un poco. Seguidamente la vertemos en la sartén y removemos bien hasta que se haya disuelto.

    Si en casa no gustan los trocitos de fruta, podemos pasarla por la minipimer o batidora de mano

  6. Mezclamos el contenido de la sartén con el yogurt, y removemos. ¡Por fin es hora de sacar el molde reservado de la nevera!
  7. Tras ello, iremos colocando más o menos la misma cantidad de fruta en cada agujero del molde.
  8. Con la ayuda de una cuchara iremos aplanando la mezcla del yogurt y así dejar sitio para el resto de capas.
  9. En cuanto hayamos terminado lo volvemos a meter en la nevera y lo dejamos reposar al menos 20 minutos.
  10. Repetimos el proceso con el resto de frutas siguiendo por las moras y terminando con las frambuesas. Aunque se pueden preparar en el orden que prefiramos.
  11. En cuanto hayamos terminado dejamos enfriando en la nevera durante un par de horas, y listo.

A la hora de servirlas podemos derretir un poquito de chocolate blanco y ponerlo por encima, o bien si nos ha sobrado algo de fruta pasarla por la sartén con un pelín de agua como hemos hecho con antelación.

¡Acabamos de preparar unas exquisitas y sanísimas mini cheesecakes de frutos rojos! ¡Una merienda que no le tiene nada que envidiar al croissant de chocolate!

Os animamos a que preparéis en casa esta delicia y la compartáis con nosotros a través del hashtag #crujienteyaldente. ¡Hasta la próxima receta cocinillas!

Yael Nadelar

Graduada en periodismo y comunicación audiovisual, Yael Nadelar es una apasionada de la cocina, especialmente de los postres y dulces.
Amante de los niños y la música, Yael aprovecha cualquier ocasión para viajar y conocer nuevos lugares y culturas, aprendiendo siempre de las costumbres de cada país, importando en su cocina estos conocimientos.