Torrijas caseras

Torrijas caseras
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
27 votos
Tiempo de preparación
60 minutos
Número de raciones
4 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Hoy queremos enseñaros la receta de torrijas, un postre que sobretodo se consume en Semana Santa. Aunque los más golosos aprovechan cualquier momento para hacer esta sencilla delicatessen habitual en España.

Muchos principiantes no saben con qué tipo de pan se podría preparar este dulce, pues bien, aquí os resolvemos esta duda…

Pan para torrijas:

Se pueden hacer con cualquier tipo de pan. Podemos utilizar una barra de pan del día anterior. También podríamos cocinarlas con pan de brioche, o bizcochitos de leche. Para no complicarnos podríamos comprar pan especial de torrijas, en el cual viene marcado el grosor, y nos resultará más fácil a la hora de cortarlo. Asimismo podríamos aprovechar algún resto de pan que tengamos por casa.

Lo que os desaconsejamos es que utilicéis pan de molde para hacerlas, ya que se puede deshacer cuando mojéis el pan en la leche aromatizada. La miga es demasiado endeble.

Cómo hacer torrijas caseras:

  1. Lo primero que debemos hacer es coger una olla y ponerla al fuego. Le echamos un litro de leche, una ramita de vainilla o bien de canela, eso dependerá del gusto de cada uno. También le agregamos el azúcar y un poquito de agua de azahar. El sabor que aporta el agua de azahar es muy característico. Este ingrediente se utiliza sobretodo en Navidad a la hora de cocinar el mítico Roscón de Reyes casero.
  2. Cuando tengamos todos los ingredientes en la cacerola dejamos que se vaya calentando hasta que empiece a hervir. Debemos tener cuidado de que no se desborde, para ello podemos poner sobre la olla una cuchara de madera, de esta manera evitaremos que la leche se salga.
  3. Seguidamente pasamos el contenido de la olla por un colador, y dejamos que se vaya enfriando.
  4. Mientras va cogiendo una temperatura ambiente procedemos a cortar el pan. Procuraremos cortarlo en rebanadas de más o menos 2 centímetros de ancho para que no se nos desmorone la miga a la hora de empaparlas en la leche.
  5. Una vez se haya templado la leche, pondremos a calentar el aceite en una sartén. Según se vaya calentando batimos en un plato hondo dos o tres huevos. ¡No os alarméis si os parece que se desperdicia demasiado aceite, se puede reutilizar!
  6. En cuanto el aceite esté caliente cogemos un trozo de pan y lo sumergimos en la leche. Seguidamente lo pasamos por el huevo y lo colocamos en la sartén hasta que se vaya dorando, y les damos la vuelta. Repetimos este proceso con todo el pan.
  7. Para darles el toque final podríamos poner en un plato un poquito de azúcar, y canela molida. Removerlo con un tenedor para que quede todo bien junto. Tras haber frito las torrijas las vamos pasando por esta mezcla.

A la hora de servir este delicioso postre y hacer que quede más
jugoso, podemos hacer un almíbar. Os dejamos dos opciones para que escojáis la que más os guste:

  • La primera opción que os damos es que en una cacerola pongamos un poquito de agua y un poquito de miel, y dejemos que se vaya unificando.
  • La segunda opción sería cogiendo algún licor que tengamos por casa y realizando el mismo proceso que la anterior alternativa. En esta ocasión flambeamos la mezcla para que el alcohol desaparezca.

Posteriormente, podríamos bañar las torrijas en cualquiera de ellos.

Lo bueno que tiene este postre es que podemos dar rienda suelta a nuestra imaginación, y crear multitud de variedades. Podríamos bañarlo con chocolate con leche, o bien con chocolate blanco, incluso tendríamos la oportunidad de hacerlas rellenas de cualquiera de estas posibilidades.

Asimismo los intolerantes a la lactosa también podrían disfrutar de este tradicional postre sustituyendo la leche normal, por una sin lactosa. Además les podemos dar un toque diferente si cambiamos la leche por horchata. ¡No lo dudéis, y atreveros a probarla!

También podéis preparar torrijas con la Thermomix.

Yael Nadelar

Graduada en periodismo y comunicación audiovisual, Yael Nadelar es una apasionada de la cocina, especialmente de los postres y dulces.
Amante de los niños y la música, aprovecha cualquier ocasión para viajar y conocer nuevos lugares y culturas, aprendiendo siempre de las costumbres de cada país, importando en su cocina estos conocimientos.