Milhojas de crema y nata

Milhojas de crema y nata
Esta receta contiene glutenEsta receta contiene lactosa
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
2 votos
Tiempo de preparación
40 minutos
Número de raciones
3 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Nuestro postre de hoy consiste en un apetitoso y riquísimo milhojas de crema y nata. Muy fácil de preparar, no excesivamente laborioso. El milhojas de nata y crema es uno de los postres más resultones, y baratos.

¡Vas a quedar genial con tus comensales por poco dinero! Además vas a coronarte como el rey o reina de los postres. Ahora, pasemos a la receta.

Cómo hacer milhojas de crema y nata:

  1. Sacamos la masa de hojaldre de su paquete, la pinchamos con un tenedor para evitar que suba el hojaldre.
  2. Seguidamente, la cortamos en 4 rectángulos y metemos al horno ya precalentado a 180º, durante aproximadamente 10 a 15 minutos, o hasta que esté ligeramente dorada. ¡Hay que tener cuidado de no abrir el horno en este intervalo de tiempo para que el hojaldre no “baje”!
  3. Una vez esté la masa lista, la sacamos del horno, y la dejamos enfriar. Reservamos.
  4. Ahora, procedemos a montar la nata.

    Antes de empezar debemos tener tanto la nata, como las varillas de montar y el cuenco muy fríos para hacerlo con mayor facilidad.

    Ponemos la nata líquida y comenzamos a batir; cuando empiece a espesar, añadimos el azúcar glass. Seguimos batiendo hasta que la nata quede montada, sin llegar al punto de mantequilla (eso lo notamos si empieza a amarillear).

  5. La preparación de la crema pastelera tendría una receta aparte, pues tiene su propia elaboración, relativamente compleja. Para ello tendremos que seguir los siguientes pasos: colocamos dentro de un cazo 400 mL de leche fresca, 100 g de azúcar, la vainilla, la rama de canela y la cáscara de limón y lo calentamos; mientras, disolvemos la maicena con los 100 g de leche fría restante junto con los huevos batidos, hasta obtener una mezcla homogénea. Cuando la leche comience a hervir añadimos la mezcla obtenida, pasando por un colador así evitamos los grumos. Vamos removiendo continuamente a fuego lento hasta que espese. En cuanto espese lo retiramos del fuego. Dejamos enfriar, tapando con un film transparente, a fin de evitar la formación de costra. (Esta misma base nos serviría para preparar unas deliciosas natillas caseras).
  6. Ponemos una base de hojaldre en una bandeja, añadimos una capa de crema pastelera, sobre la cual ponemos otra base de hojaldre, cubrimos la siguiente capa con la nata montada, volvemos a poner otra base de hojaldre y espolvoreamos con azúcar glass por encima. Para su buena presentación puedes adornarlo con algún fruto rojo (frambuesas, moras, etc).

Lo servimos acompañado de un Málaga Virgen o un buen Oporto: te chuparás los dedos.

El truco: antes de montar la nata métela en el congelador unos 10 minutos con las varillas y el cuenco; esto te facilitará enormemente el posterior batido y conseguirás mucho antes que quede bien montada. Y si no te quieres complicar la vida, compra la nata ya montada de pastelería, pero ¡nunca de spray! El azúcar glass podemos adquirirlo en cualquier tienda de alimentación, si bien podemos prepararlo en casa fácilmente, batiendo el azúcar en un molinillo corriente o cualquier robot de cocina.

Para los alérgicos: la leche, la nata y el queso están contraindicados a los alérgicos a la lactosa.

El hojaldre común contiene gluten, si bien existe opcionalmente sin gluten en el mercado para los intolerantes.

La maicena, en contra de algunas creencias, no contiene gluten.

Si quieres veganizar esta receta no dudes en probar este delicioso milhojas de crema vegano. Además, si eres tan dulcero como nosotros tienes que preparar nuestro hojaldre de manzana, o estas charlotas de crema de yogur y melocotón, y ni qué hablar de este brownie de chocolate blanco. Mmm… se me hace la boca agua de solo pensarlo.

¿A ti no? 🙂

Julia Gaitán

Con más de 30 años de experiencia entre los fogones, Julia es una verdadera profesional de la cocina. Un cajón lleno de infinidad de secretos para elaborar las mejores recetas, fuente de sabiduría y con unos platos de resultados excelentes.