Leche frita

Leche frita
Esta receta contiene glutenEsta receta contiene huevoEsta receta contiene lactosa
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
2 votos
Tiempo de preparación
50 minutos
Número de raciones
4 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Hoy hemos preparado una deliciosa leche frita de postre.

La leche frita constituye un muy extendido postre casero, dada su gran tradición en todos los rincones de España (aunque más frecuentes en el norte), por su sencillez de elaboración y bajo coste. 

Hay recetas de leche frita más complejas que la aquí expuesta, añadiendo otros ingredientes, como huevo, etc., pero nos vamos a centrar en la típica y tradicional. 

Cómo hacer leche frita tradicional:

  1. Antes de nada, ponemos en un recipiente a calentar la leche, junto con la canela y las cáscaras de limón y de naranja. Debemos tener cuidado de no seleccionar las partes blancas del limón y de la naranja, puesto que amargarían. Sin llegar a hervir, dejamos 10 minutos a temperatura media, para que “infusione”.
  2. A continuación, añadimos el agua de azahar, y reservamos parte de la leche que debemos dejar enfriar.
  3. Una vez esté fría, diluimos la maicena en ella y batimos bien para eliminar los grumos.
  4. Ahora, colamos en otro recipiente la infusión anterior, para eliminar los restos de cáscaras y canela. Volvemos a calentar y añadimos la leche con la maicena, moviendo continuamente para que no se pegue, dejando hervir a fuego medio durante 4 minutos.
  5. Transcurrido el tiempo vertemos en una bandeja el contenido de la cacerola, y tapamos bien con film transparente, evitando así la formación de costra en la superficie.
  6. Dejamos reposar, y cuando esté frío, metemos en la nevera, un mínimo de 6 horas. También podríamos prepararlo de un día para otro.
  7. Troceamos la masa resultante en el tamaño y con la forma que deseada: habitualmente en pequeños rectángulos.
  8. Los rebozamos en harina, posteriormente los pasamos por el huevo batido, teniendo precaución de reposarlos en papel absorbente de cocina.
  9. Calentamos aceite de oliva en cantidad abundante en una sartén y, cuando esté bien caliente, vamos friendo los trozos. Según los vamos sacando de la sartén los depositamos en un recipiente cubierto previamente de papel de cocina para que absorba el aceite sobrante.

¡Ya tenemos nuestra tradicional leche frita! Postre que casa perfectamente con platos ricos en proteínas, como cualquier receta de carne o pescado.

El truco para preparar leche frita:

Si no queremos emplear huevo, ni harina de trigo, podemos usar harina de garbanzo con agua: hace la misma función y eliminamos riesgo de alérgenos. Si además añadimos un par de cucharadas de cacao en polvo a la mezcla de la maicena, daremos un toque exótico, diferenciador y muy rico.

Valor nutricional de la leche frita:

La leche frita tiene un alto valor energético, con una aportación elevada de carbohidratos y grasa, mucho más bajo en proteínas.

Alérgenos de la leche frita:

La harina contiene gluten; podría sustituirse por harina de garbanzo para los alérgicos al mismo. La leche de vaca tiene lactosa, salvo que empleemos leche especial sin dicho producto, fácilmente localizable actualmente en el mercado.

Julia Gaitán

Con más de 30 años de experiencia entre los fogones, Julia es una verdadera profesional de la cocina. Un cajón lleno de infinidad de secretos para elaborar las mejores recetas, fuente de sabiduría y con unos platos de resultados excelentes.