Isla flotante

Isla flotante
Esta receta contiene huevo
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
2 votos
Cargando…
Tiempo de preparación
100 minutos
Número de raciones
6 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Os vamos a enseñar a preparar un postre tradicional que os hará coronaros como los reyes o reinas de los postres. Hoy nos aventuramos a cocinar una deliciosa isla flotante.

Para elaborar este sencillo postre debemos realizar 3 diferentes recetas. Por un lado, tenemos la crema inglesa, por otro, las claras montadas, y, por último, el delicioso caramelo líquido. ¿Te animas a prepararlo con nosotros?

La isla flotante es un postre bastante fácil de hacer, pero un tanto laborioso. Nos enorgullece comentaros que merece mucho la pena probarlo. ¡Veréis como se convierte en uno de vuestros postres estrella!

Empecemos… Aunque lo primero que debemos hacer es preparar una crema inglesa casera. En cuanto la tengamos lista, y haya reposado en la nevera de 6 a 24 horas podremos continuar con nuestra receta. Si os corre prisa, es conveniente preparar la crema inglesa el día anterior para que no os frene a la hora de hacer este postre.

¡Reservad las claras que no habéis utilizado en la crema inglesa para preparar la isla flotante! De esta manera no tiramos nada.

Cómo hacer una isla flotante:

Preparación de las claras:

  1. Cogemos una sartén grande, la llenamos de agua, y la colocamos sobre un fuego fuerte. Dejamos que el agua se vaya calentando mientras seguimos con el montaje de las claras.
  2. Nos hacemos con un cuenco grande, y le echamos las claras.
  3. Ahora con la ayuda de unas varillas eléctricas las empezamos a montar. ¡Si utilizamos unas manuales nos podríamos eternizar!
  4. En cuanto observemos que van cogiendo forma empezamos a agregar poco a poco 100 g de azúcar sin dejar usar las varillas.
  5. Seguimos montando las claras hasta ver que se vayan formando picos. Cuando esto empiece a pasar significará que podemos dejar las varillas.
  6. A continuación, con el agua hirviendo cogemos con dos cucharas soperas un buen trozo de las claras montadas.
  7. Intentamos compactar un poquito las claras con ambas cucharas.
  8. Ahora echamos nuestras claras compactadas a la sartén con el agua hirviendo.
  9. Las pochamos durante un 1 minuto, más o menos, por ambos lados. Haremos lo mismo con el resto de las claras montadas.
  10. Según las vayamos sacando de la sartén las iremos colocando en un plato o bandeja cubierta de papel de cocina. El papel absorberá toda el agua sobrante.
  11. Reservamos para el emplatado.

Cómo hacer caramelo líquido:

Es muy importante conseguir un caramelo líquido que no se endurezca. Debemos conseguir que se ligue con nuestra crema inglesa. ¡Manos al azúcar cocinero!

  1. Cogemos una cacerola pequeña y ponemos a calentar el vaso de agua. Si es necesario agregad un poquito más. Tened en cuenta que vamos a ir echándola a cucharadas para no pasarnos.
  2. Seguidamente, cogemos otra cacerola, preferiblemente que tenga un fondo grueso, y le agregamos 100 g de azúcar con 2 cucharadas soperas de agua.
  3. Colocamos la cacerola en un fuego medio y esperamos a que se vaya formando el caramelo. ¡Sed pacientes! Es un proceso lento.
  4. En cuanto el caramelo coja un color dorado cogemos una cuchara del agua que tenemos caliente, y se la echamos. Removemos. ¡OJO, no os queméis!
  5. A continuación, vamos echándole 5 cucharadas más, removiendo cada vez que agreguemos una, y manteniendo la cacerola sobre el fuego. Así se unificarán mejor el caramelo con el agua.
  6. Cuando se hayan integrado bien sacamos la cacerola del fuego, y dejamos enfriar. ¡QUEMA! ¡No intentéis probarlo hasta que no esté completamente frío!

Si no os ha quedado tan líquido como querías, le echamos una cucharada más de agua, y removemos. ¡Comprobamos! A ver si ya hemos conseguido la textura que buscábamos. En el caso de que no, iremos agregando cucharaditas de postre de agua para no pasarnos tampoco. Vamos removiendo por cada vez que añadimos una.

Para obtener un caramelo líquido debemos añadir por cada 100 g de azúcar 6 cucharadas de agua.

Emplatado de la isla flotante:

  1. Lo primero es escoger donde vamos a emplatar nuestro postre. Os aconsejamos que cojáis platos hondos, aunque tampoco mucho para que no se sumerjan las claras en la crema inglesa.
  2. A continuación, le ponemos a cada plato una fina capa de crema inglesa. ¡Que cubra todo el fondo! Si sobra cuando hayáis llenado todos los platos, repartid lo que os quede.
  3. Seguidamente, colocamos nuestras nubecitas en los diferentes platos. ¡Si son muy pequeñas poned unas cuantas!
  4. Por último, echadle por encima el caramelo con una cuchara haciendo hilos que pasen por encima de las “islas”.

¡Ya tenemos lista nuestra riquísima isla flotante! ¡Como su propio nombre indica su sabor y ligereza hará que tu paladar flote! ¡A disfrutar! Os lo habéis merecido.

Yael Nadelar

Graduada en periodismo y comunicación audiovisual, Yael Nadelar es una apasionada de la cocina, especialmente de los postres y dulces.
Amante de los niños y la música, aprovecha cualquier ocasión para viajar y conocer nuevos lugares y culturas, aprendiendo siempre de las costumbres de cada país, importando en su cocina estos conocimientos.