Dulce de membrillo

Dulce de membrillo
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
2 votos
Tiempo de preparación
105 minutos
Número de raciones
6 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Hoy vamos a cocinar un buen dulce de membrillo. El membrillo es un fruto propio del invierno, cuya temporada va desde finales de septiembre hasta febrero. Es una fruta baja en calorías, pero con un elevado aporte vitamínico (vitaminas A, C, B1, B2 y B3) y alto contenido en fibra, taninos y pectinas, por lo que resulta especialmente indicado en dietas de diversa índole. El dulce de membrillo tiene además un finísimo sabor, da un toque suave y sofisticado en el paladar y es muy apreciado por los más exigentes y gourmets.

El dulce de membrillo, también denominado carne de membrillo, es a la vez un postre y también un complemento, especialmente apropiado sobre todo como acompañamiento de otros componentes. El más típico es el queso, aunque también tendría un buen maridaje con un flan, con un foie, con ensaladas, con cuajadas o con frutos secos. Por ejemplo, una excelente ensalada podría estar compuesta por dulce de membrillo, berros, granada, queso feta y piñones.

Para preparar el dulce de membrillo seguiremos los siguientes pasos:

Cómo hacer dulce de membrillo:

  1. Lavamos bien los membrillos.
  2. Los ponemos, enteros y sin pelar en una olla con agua hasta cubrirlos.
  3. Ponemos a hervir. Si empleamos una olla rápida, el tiempo de cocción será de 15 a 20 minutos.
  4. Una vez hervidos, los sacamos de la olla y los dejamos enfriar. Los troceamos para pasarlos por el pasapuré hasta obtener una masa consistente con la pulpa.
  5. Lo pesamos en la báscula. En función del peso obtenido añadiremos el azúcar, en proporciones iguales. Es decir, por ½ kg de membrillo, añadiremos ½ kg de azúcar.
  6. Ponemos la masa de membrillo con el azúcar añadido en otra olla a cocer a fuego lento durante 60 a 90 minutos.

Ya tenemos nuestro rico dulce de membrillo. Podemos complementar con un vino dulce de Málaga. Si lo servimos como componente de ensalada, casaría mejor con un buen verdejo.

El truco: coceremos los membrillos sin pelar, pues en la piel se encuentran las pectinas, que nos aportarán beneficios para nuestra salud por su propiedad de eliminar toxinas y conseguir su efecto depurativo consecuente.

Julia Gaitán

Con más de 30 años de experiencia entre los fogones, Julia es una verdadera profesional de la cocina. Un cajón lleno de infinidad de secretos para elaborar las mejores recetas, fuente de sabiduría y con unos platos de resultados excelentes.