Crema catalana

Crema catalana
Esta receta contiene huevoEsta receta contiene lactosa
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
2 votos
Tiempo de preparación
50 minutos
Número de raciones
6 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Qué mejor postre en estas fechas, cercanas al día del padre, que una buena crema catalana. Típico postre catalán en el día de San José, aprovechemos y degustemos este apetitoso dulce.

Vamos, animaos a preparar este sencillo y delicioso postre, seguro que os va a satisfacer. ¡¡Y a tus comensales más!!

La presentación clásica de la crema catalana es en una cazuela, con la “costra” y servirlo como postre, aunque también se puede emplear como crema de relleno en repostería, similar a la crema pastelera, en bollería tipo ensaimadas, bombas, etc. Por lo demás, y como veréis a continuación, tiene una elaboración muy parecida a las natillas caseras.

Cómo hacer crema catalana:

  1. Ponemos un cazo al fuego con dos terceras partes de la leche (666 mL.), con la rama de canela y la piel del limón (con cuidado que no quede la parte blanca), hasta que empiece a hervir.
  2. A continuación, bajamos a fuego medio y dejamos cocer durante 5 minutos. Apagamos y dejamos enfriar.
  3. En otra olla ponemos las yemas de los huevos, la leche restante (333 mL.) y el azúcar. Mezclamos bien, añadimos la maicena y seguimos batiendo, hasta dejar una mezcla homogénea.
  4. Retiramos la piel de limón y la canela del primer bol y agregamos la mezcla preparada con las yemas a través de un colador, a fin de evitar grumos
  5. Calentamos a fuego medio-bajo y removemos cuidadosamente con unas varillas, lentamente, observando que no se pegue en el fondo, y que vaya espesando la mezcla, cuidando que no quede excesivamente densa (ojo, que al enfriar se concentrará más).
  6. Vertemos en las cazuelas de barro, sellando con film transparente y dejamos enfriar a temperatura ambiente. Una vez enfriadas, reservamos en la nevera si no vamos a consumir inmediatamente.
  7. Cuando vayamos a servirlas, depositamos el azúcar por la superficie de cada cazuela y procedemos a quemar la misma con un soplete. Importante no quemar mucho antes de consumir.

 La presentación óptima y más usual es con una galleta por encima, tipo barquillo.

Si lo servimos de postre, podríamos acompañar con un helado de chocolate y unos arándanos. Y complementamos para beber con un buen vino dulce de Málaga, por ejemplo.

El truco:

  • Su queremos una receta algo más sofisticada podríamos sustituir el azúcar blanco por azúcar moreno, y vainilla en vez de canela.
  • Lo ideal es emplear un cazo antiadherente y varillas de silicona, evitaremos riesgos de pegado.
  • Y si no tenemos soplete podemos quemar el azúcar en el grill del horno.

Alérgenos:

Para los alérgicos a los huevos, los omitiríamos; la leche debería ser sin lactosa para los intolerantes a la misma, y la canela podría sustituirse por algún sucedáneo.

Julia Gaitán
Julia Gaitán

Con más de 30 años de experiencia entre los fogones, Julia es una verdadera profesional de la cocina. Un cajón lleno de infinidad de secretos para elaborar las mejores recetas, fuente de sabiduría y con unos platos de resultados excelentes.