Buttermilk casero

Buttermilk casero
Esta receta contiene lactosa
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
5 votos
Tiempo de preparación
12 minutos
Número de raciones
4 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Hoy le toca el turno a una receta sencilla, rápida e infalible para muchos de nuestros postres. Vamos a preparar un buttermilk casero, o también llamado suero de leche, o suero de mantequilla.

Algunos os preguntaréis… ¿qué es eso del buttermilk? Pues bien, es una bebida que tradicionalmente se obtenía de batir nata fresca o fermentada durante el proceso de fabricación de la mantequilla. Es el suero sobrante que quedaba de la realización ésta.

Es común encontrarse con esta receta en forma de bebida en Países Bajos, Dinamarca, Alemania, así como en la India, y en los países del Magreb.

Pero… ¿para qué sirve el buttermilk? Este ingrediente se utiliza para que el horneado de nuestros postres quede perfecto. Ayuda a ablandar el gluten, además de aportar una textura más suave y más cuerpo a nuestros pasteles / tartas, panes, galletas, sopas, salsas… ¡Si tu receta contiene bicarbonato de suero prueba a sustituirlo por buttermilk!

En ocasiones buscamos recetas que contienen ingredientes especiales, que no estamos habituados a verlos en el supermercado, y el butter milk es uno de ellos. Aunque, el que venden en el supermercado tiene unas características muy distintas al que podemos hacer en casa. Os aconsejo que en vez de comprarlo lo hagáis.

Para poder realizar esta receta necesitamos: un vaso medidor, un exprimidor, y unas varillas manuales. Vamos a ello:

Cómo hacer buttermilk casero o suero de leche:

  1. Antes de nada, debemos exprimir el medio limón, teniendo en cuenta que sólo vamos a necesitar una o dos cucharadas del jugo.
  2. A continuación, cogemos la taza de leche y le agregamos dos cucharaditas de zumo de limón previamente exprimido.
  3. Removemos para que se integren de manera correcta todos los ingredientes, y dejamos reposar de 10 a 15 minutos, o hasta 2 horas a temperatura ambiente.

Pasado el tiempo el tiempo iremos comprobando que la textura de la leche va cambiando, e irá cogiendo una consistencia grumosa. Observaremos que la leche se ha cuajado ligeramente. ¡Este es el resultado que buscamos! Ya podemos darle uso.

¡Listo! Ya tenemos preparado nuestro buttermilk casero para utilizar en las mejores recetas. ¿Habéis probado nuestra versión de tarta de zanahoria hecha con buttermilk? ¡Corred que aún estáis a tiempo! ¡Se convertirá en uno de vuestros pasteles favoritos! ¡Asegurado!

Probad a sustituir en estas pedazo de tortitas caseras el bicarbonato por buttermilk, o empleadlo para hacer este bizcocho de calabaza, o este delicioso brownie casero.

Esta receta de suero de leche también se puede hacer con otro tipo de lácteos, o ácidos en función de dónde queramos utilizarlo. Podemos sustituir el limón por dos cucharaditas de vinagre, o de cremor tártaro, y la leche por mitad de leche, y mitad de crema agria.

Yael Nadelar
Yael Nadelar

Graduada en periodismo y comunicación audiovisual, Yael Nadelar es una apasionada de la cocina, especialmente de los postres y dulces.
Amante de los niños y la música, aprovecha cualquier ocasión para viajar y conocer nuevos lugares y culturas, aprendiendo siempre de las costumbres de cada país, importando en su cocina estos conocimientos.