Bizcocho de calabaza con nata de coco

Bizcocho de calabaza con nata de coco
Esta receta contiene gluten
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
9 votos
Tiempo de preparación
60 minutos
Número de raciones
10 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

¡Otra deliciosa receta con calabaza para nuestro (y vuestro) repertorio! Hoy os traemos un saludable bizcocho de calabaza. Saludable porque está elaborado con harina integral y sirope de agave en lugar de azúcar, además de contener muy poco aceite. Nos sentíamos especialmente golosos así que hemos decidido acompañar esta delicia de una nata montada de coco. ¡Y sí! Este bizcocho, además de rico y sano, es 100% vegetal.

Las especias, al igual que en el bizcocho vegano de plátano, son opcionales. Pero os recomendamos que las utilicéis porque realzan el sabor natural de la calabaza. Sobre todo el cardamomo. Esta especia estimula la digestión, es un remedio contra la halitosis, un vigorizante natural y un potente expectorante. Para utilizarlo, chafad las vainas y moled las semillas del interior con la ayuda de un mortero. Igual os suena rudimentario, pero moler vuestras propias especias mejorará muchísimo vuestros platos.

Si el cardamomo os parece tan sexy como a nosotros, echad un vistazo al cremoso lassi de mango. Estamos seguros de que os encantará, sobre todo en verano. Y si lo que os gusta es la calabaza, no os perdáis la mermelada de calabaza especiada, la crema de calabaza al romero o el risotto de calabaza.

Cómo hacer bizcocho de calabaza

Para este bizcocho vamos a usar calabaza asada. Puedes aprender cómo asar calabaza al horno en nuestra receta de hummus de calabaza. Ya que asas calabaza puedes preparar ambas recetas la misma semana. Si haces doble cantidad del bizcocho lo puedes congelar en porciones para semanas futuras.

  1. Precalentamos el horno a 180°.
  2. Mezclamos en un recipiente todos los ingredientes secos: harina, levadura, bicarbonato, especias y sal.
  3. Vertemos en un cuenco amplio los ingredientes húmedos: leche de arroz, vinagre, agave, calabaza asada, y aceite. Trituramos con la batidora.
  4. Poco a poco incorporamos los ingredientes secos al bol de ingredientes húmedos, con la ayuda de unas varillas. Añadimos el puñado de nueces picadas (avellanas o chips de chocolate si os gustan más o sois alérgicos a los frutos secos). Mezclamos para que los trocitos queden bien repartidos.
  5. Colocamos papel vegetal sobre el molde que vayamos a utilizar. Nosotros hemos usado un molde rectangular de 22x9cm.
  6. Vertemos la masa sobre el molde, espolvoreamos una cantidad generosa de panela por encima. Este truquillo me encanta porque se hace una costra dulce y crujiente deliciosa.
  7. Introducimos en el horno y horneamos 45-50 minutos. Una vez listo lo dejamos enfriar fuera del molde sobre una rejilla.

Cómo hacer nata montada de coco

Esta nata montada no queda tan tersa como la nata montada animal, pero aguanta bastante la forma, se puede hacer de forma rápida y ¡está muy rica! Es sin duda el complemento ideal a nuestro bizcocho de calabaza. La leche de coco debemos meterla en la nevera la noche anterior. El recipiente donde vayamos a batir, podemos meterlo un rato antes de hacer la nata de coco.

  1. Abrimos la lata y extraemos sólo la parte solida/grasa. La echamos al recipiente también frío. El agua de coco podemos beberla sola, usarla en un batido de fruta, o en la crema de maíz y leche de coco.
  2. Bate con varillas eléctricas hasta que la textura sea similar a la nata montada.
  3. Incorpora unas cucharadas de sirope de agave o arce. Puedes añadir también alguna especia, extracto de vainilla… y vuelve a batir unos minutos.
  4. Úsala inmediatamente o guárdala en la nevera. Al enfriarse tendrá una consistencia más dura. Si quieres “ablandarla” bátela de nuevo antes de servir.

Esperamos que nuestro bizcocho de calabaza con nata montada de coco os haga salivar tanto como a nosotros. Y ¡probad esta nata aunque no seáis veganos! Es más saludable que la nata tradicional y está riquíiiisima.

Marta Caballero

Marta es, oficialmente, graduada en Periodismo, pero la cocina vegana y saludable es lo que de verdad le gusta y a lo que se ha dedicado durante los últimos años.
Disfruta mucho veganizando recetas, aprendiendo sobre nutrición y experimentando en la cocina con sabores, texturas, colores…
Otras de sus grandes aficiones son la música (a ser posible en directo), los viajes y los libros.