Baklava casero

Baklava casero
Esta receta contiene frutos de cáscara
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
3 votos
Tiempo de preparación
60 minutos
Número de raciones
10 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Hoy vamos a preparar una receta turca muy especial, vamos a elaborar su famoso baklava, baclava, o baklawa. Es un dulce a base de frutos secos, masa filo, y almíbar, el resultado una auténtica delicia.

Nosotros hemos decidido mezclar nueces, pistachos, y almendras sin piel, pero el original sólo lleva nueces. A pesar de ello podemos utilizar los frutos secos que más nos gusten en casa, como piñones, anacardos…

Acompaña este delicioso manjar con una buena taza de café, o de té, o incluso de un chocolate caliente. ¡Se te hará la boca agua!

Cómo hacer baklava casero:

Vamos a separar esta elaboración en tres sencillos pasos para que cualquiera se sienta capaz de hacer esta deliciosa receta turca. La elaboración es larga, pero es mucho más fácil de lo que se piensa todo el mundo. ¿Te atreves?

Paso 1. El relleno:

  1. Lo primero que debemos hacer es machacar los frutos secos hasta dejarlos del tamaño de un grano de pimienta. Podemos triturarlos con la ayuda de un procesador de alimentos, o bien hacerlo a mano con un mortero. Obviamente utilizando un robot de cocina tardaremos infinitamente menos. Podemos triturar los frutos secos todos juntos, o bien, por separado, no cambia nada.
  2. Cogemos un bol con capacidad como para mezclar y echamos los frutos secos machacados junto con una cucharadita de postre de canela, media de nuez moscada, y 50 g de azúcar.
  3. Removemos hasta que todo se haya integrado de manera correcta. Reservamos el relleno, y pasamos a la preparación.

Paso 2. Elaboración del baklava:

  1. Para poder realizar el montaje del baklava necesitamos derretir como unos 100 g de mantequilla, sino es que necesitamos más. Podemos hacer uso del microondas para derretir la mantequilla. Le bajamos un poquito la potencia, y lo dejamos como unos 30 – 45 segundos. Mientras se va derritiendo la mantequilla precalentamos el horno a 180º, con la resistencia tanto arriba, como abajo, y con ventilador para que el todo el horno caliente por igual.
  2. Removemos, y si observamos que necesita un poco más repetimos el proceso, pero en esta ocasión durante unos 20 segundos. Reservamos.
  3. A continuación, cogemos una bandeja de horno con las bordes altos, o bien, un molde rectangular bastante amplio y lo forramos con papel sulfurizado, o lo que es lo mismo papel de horno.
  4. Ahora cogemos una lámina de masa filo y la colocamos con cuidado sobre nuestro molde forrado. Seguidamente barnizamos la lámina con un poquito de mantequilla, y ponemos sobre la misma otra lámina de masa filo.
  5. Repetimos el proceso hasta llegar a 4 láminas. Barnizamos la última con otro poquito de mantequilla, y cogemos nuestro relleno reservado.
  6. Con las manos cogemos un puñadito del relleno y lo esparcimos por toda la superficie de la masa.
  7. Cuando hayamos cubierto la masa filo volvemos a repetir el proceso de la masa, pero en esta ocasión colocaremos tres capas de masa philo, con su respectivo barniz de mantequilla. No debemos excedernos a la hora de barnizar las láminas ya que nos podría quedar demasiado graso.
  8. Una vez colocadas las siguientes 3 láminas cogemos otro puñado de relleno, y lo volvemos a esparcir por toda la superficie.
  9. Ponemos otras tres capas de masa filo con su barniz, seguido del resto del relleno.
  10. Terminamos nuestro de delicioso baklava con las últimas 3 láminas de masa, y reservamos.
  11. Cogemos un cuchillo bien afilado y pasamos a cortar nuestro baklava. Lo debemos cortar antes de meterlo en el horno ya que después se nos romperá con mucha facilidad. Podemos cortarlo en pequeños cuadrados de un solo bocado, o bien, en forma de diamantes, o triángulos. También podemos hacer pequeños dibujos sobre el baklava con la punta de un cuchillo bien afilado.
  12. Una vez las hayamos cortado lo metemos en el horno durante, más o menos, 30 minutos. Mientras nuestro rico baklava está en el horno procedemos a hacer el almíbar.
  13. Si vemos que se está dorando muy rápido bajamos la temperatura del horno a unos 150º, y lo dejamos hasta observar que está crujiente, y la masa doradita. Lo sacamos del horno, y dejamos que repose.

Paso 3. Cómo hacer el almíbar para el baklava:

  1. Una vez hayamos metido nuestro delicioso baklava en el horno pasamos a preparar el almíbar. Para ello cogemos una cacerola y vertemos los 230 g de azúcar restantes, el clavo de olor, una cucharada de zumo de limón, y 150 mL de agua.
  2. Dejamos que se caliente hasta que se haya derretido por completo el azúcar.
  3. Llevamos a ebullición y dejamos que hierva durante 5 minutos.
  4. Pasado el tiempo le echamos el agua de azahar, y esperamos otros 2 minutos para que impregne bien el aroma en el almíbar, si os parece poco podéis añadir otra media cuchara. También podemos añadir al almíbar ½ cucharadita de postre de agua de rosas para darle más potencia al sabor.
  5. Una vez esté listo lo pasamos a un recipiente, y dejamos que tome temperatura ambiente.
  6. En cuanto se haya enfriado el almíbar, lo vertemos por todo nuestro baklava.
  7. Esperamos a que se enfríe y servimos.

¡Listo! Ya tenemos preparado un exclusivo y delicioso baklava.

Recordad que debemos echar el almíbar a temperatura ambiente sobre el baklva caliente.

A pesar de tener la oportunidad de comprar este manjar ya echo, os animamos a que probéis a hacerlo en casa. ¡Es mucho más simple de lo que parece! Y el resultado… ¡Os cautivará!

Yael Nadelar

Graduada en periodismo y comunicación audiovisual, Yael Nadelar es una apasionada de la cocina, especialmente de los postres y dulces.
Amante de los niños y la música, aprovecha cualquier ocasión para viajar y conocer nuevos lugares y culturas, aprendiendo siempre de las costumbres de cada país, importando en su cocina estos conocimientos.