Compota de manzana

Compota de manzana
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
4 votos
Cargando…
Tiempo de preparación
60 minutos
Número de raciones
6 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Vamos a preparar una receta para todos los integrantes de la familia, tanto para peques, como para los más mayores. Deliciosa para acompañar o rellenar algún postre, o darle un toque dulce a un plato salado. Hoy vamos a hacer la clásica receta de compota de manzana.

Este dulce se puede preparar de una inmensa variedad de frutas, como melocotones, perasfrutos rojos, higos, ciruelas, membrilloalbaricoquesruibarbo… Además, podemos aprovechar aquella fruta que se nos está poniendo mala en la nevera para hacer una riquísima compota, o mermelada. ¡Esto ya es decisión vuestra!

Podemos utilizar este plato para rellenar un hojaldre, o para cubrirlo, y así hacer un postre. También lo podemos acompañar de un plato salado como este pollo frito, o este pollo al horno, o con un delicioso magret de pato, o incluso con esta receta de secreto ibérico. ¿Qué opinas?

Cómo hacer compota de manzana:

  1. En el caso de que tengáis un descorazonador de manzanas en casa primero descorazonamos todas las manzanas para quitarles las pepitas. Sino tenemos un descorazonador las pelamos, las cortamos por la mitad, y les quitamos las pepitas, o descorazonamos. Seguimos por el paso 2.
  2. A continuación, las pelamos, las cortamos en cuadraditos y las agregamos a un bol con el zumo de ½ limón, y algo de agua. Que se mojen bien todas. Les ponemos el zumo de limón para que no se oxiden y se vuelvan marrones.
  3. Cogemos la naranja, y con la ayuda de un pelador de alimentos le quitamos la mitad de la cáscara. Debemos tener cuidado de no coger de la parte blanca para que no amargue nuestra compota de manzana.
  4. Seguidamente, cogemos una cacerola y le echamos la cáscara de naranja, la rama de canela, las manzanas cortadas en cuadraditos, y el azúcar. La cantidad de azúcar dependerá de lo dulce que queramos la compota.
  5. Lo ponemos a fuego medio – lento durante unos 45 minutos, removiendo de vez en cuando.
  6. Cuando haya pasado el tiempo sacamos el puré de manzana del fuego, y comprobamos la textura. Si queremos una textura más similar al de la mermelada, podemos triturarla con un tenedor, o un pasapuré manual. Si buscamos una textura más suave, podemos pasarla por un triturador de alimentos. ¡La manzana está en vuestra cocina!

Si queréis un truco para obtener una compota más espesa ¡no dejéis de leer! Reservad una parte de las cáscaras de manzana, y agregadla cuando esté en el fuego. La piel de la manzana contiene pectina, como gran parte de la fruta, pero la manzana tiene un nivel mayor. Esto se une a los ácidos de la fruta, y al azúcar formando una especie de gel. Lo que hace que se espese se manera natural.

Cómo conservar una compota:

  1. Cuando hayamos terminado con la preparación, incorporamos la compota todavía caliente en diferentes tarros.
  2. Para cerrarlos al vacío les daremos la vuelta, y esperaremos a que se enfríe por completo.
  3. Una vez fría, guardamos los tarros en la nevera, donde nos aguantará más o menos una semana, o bien en el congelador. Así podremos disponer en cualquier momento de un delicioso puré de manzana casero.

¡Haz la versión que más te llame la atención! Y disfruta de la mejor compota casera, para comer tal cual, o para acompañar algún plato. ¡Tú eliges!

Yael Nadelar

Graduada en periodismo y comunicación audiovisual, Yael Nadelar es una apasionada de la cocina, especialmente de los postres y dulces.
Amante de los niños y la música, aprovecha cualquier ocasión para viajar y conocer nuevos lugares y culturas, aprendiendo siempre de las costumbres de cada país, importando en su cocina estos conocimientos.