Pollo asado

Pollo asado
Esta receta contiene sulfitos
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
2 votos
Tiempo de preparación
40 minutos
Número de raciones
4 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

El pollo asado, nuestra receta casera de hoy, podría parecer de lo más vulgar, pero nada de eso: por más que sea un plato universal y aparentemente simple, el pollo asado es sencillo de elaborar, pero completo, barato aunque apreciado, sabroso, nutritivo, gusta a casi todo el mundo y es resultón. Un plato estrella el pollo asado, sin duda. El toque peculiar que aportamos en este caso ha sido el añadido de la  manzana, una variedad ancestral, típica de mi pueblo materno Otívar, en la sierra de Granada. Zona de caza y pesca, mar y montaña, agricultura y ganadería. Un auténtico paraíso en la costa tropical española, con su singular microclima, favorable al crecimiento de aguacates y nísperos.

Como de costumbre, empezamos seleccionando una buena materia prima, esencial para obtener el mejor resultado. Para hacer un buen pollo asado, éste ha de ser de corral, no vamos a conformarnos con hacer un menú de restaurante barato. Si nos fijamos bien, tampoco va a repercutir en un precio excesivo: la diferencia económica entre un pollo de granja industrial y un buen pollo de corral no es en absoluto significativa. Como siempre, insistimos: criterio y sentido común a la hora de elegir. Tú mismo.

Pero volvamos a la compra. Tampoco es necesario un caro capón, no estamos en nochebuena, bastará con un buen pollo de kilo y medio para 4 personas. El resto de ingredientes, los habituales, aunque insistimos en que las manzanas sean de variedad reineta, que le darán ese toque medio amargo tan característico.

Elaboración del pollo asado

  1. Calentamos el horno a 190 grados.
  2. Ponemos el pollo, las manzanas y las patatas enteras en una cazuela de barro; tanto las manzanas como las patatas pueden estar peladas o sin pelar, a tu gusto; salamos el pollo y después lo embadurnamos con manteca de cerdo; echamos un chorreón de aceite por encima.
  3. El truco: para que la piel del pollo quede crujiente y muy dorada, rociamos con limón antes de asar.
  4. Lo metemos en el horno, bajando la temperatura a 180º. Ojo, no pongáis el gratinador. Lo dejamos 30 minutos, hasta que esté bien dorado.
  5. Añadimos dos vasitos de vino blanco y lo ponemos otros 10 minutos para que evapore el vino.
  6. Ya está listo para presentar en una fuente, trinchado adecuadamente. Serviremos cada ración con una patata y media manzana.

Una ensalada puede ser el complemento ideal para este plato.

El vino complementario más adecuado acompañar es un buen verdejo, aunque como siempre, al gusto de cada uno. Siempre habrá quien preferirá un buen tinto.

Para los alérgicos:

Este plato no lleva ingredientes dañinos ni alarmantes para los alérgicos en general, como gluten, lactosa, frutos secos, etc. Solo reseñar los sulfitos del vino utilizado como aditivo para la cocción y elaboración de la salsa.

Ver más recetas hechas con: Pollo
Julia Gaitán

Con más de 30 años de experiencia entre los fogones, Julia es una verdadera profesional de la cocina. Un cajón lleno de infinidad de secretos para elaborar las mejores recetas, fuente de sabiduría y con unos platos de resultados excelentes.