Solomillo a la pimienta

Solomillo a la pimienta
Esta receta contiene lactosa
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
2 votos
Cargando…
Tiempo de preparación
25 minutos
Número de raciones
2 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

  • Sal
  • Pimienta negra
  • 300 g solomillo de cerdo
  • 1/2 bandeja de champiñones
  • 200 mL nata para cocinar

¿Quién no se ha comido alguna vez un solomillo a la pimienta?

El solomillo a la pimienta es uno de esos platos de carne clásicos, de toda la vida. Estuvo muy de moda un tiempo, y ahora parece que ha sido reemplazado por otras salsas más modernas. Pero, bien hecho, es un plato que no falla. Y aún hoy estará en todos los manuales del buen cocinero. Y es que ¡está riquísimo!

La salsa es melosa, y con mucho sabor, perfecta para untar. Y acompaña bien tanto carnes de cerdo, como ternera o pollo, así que es muy versátil. Nosotros hoy vamos a cocinar un jugoso solomillo de cerdo a la pimienta.

La pimienta también puede variar mucho nuestra salsa. Podemos hacerla de pimienta negra, como en nuestro caso, pero también hay otras variedades. Como por ejemplo pimienta blanca, o pimienta verde, que es una pimienta negra inmadura ( y tiene un modo de preparación más específico, porque se prepara con pimienta en vinagre).

El predecesor de esta tradicional receta, es el “steak au poivre” de creación francesa. Éste era un filete frito, con rebozado de pimienta. Y con el sabor que éste dejaba en la sartén, se hacía un caldo o una crema con nata para acompañar a la carne. Así que como veis, el plato que inventaron los parisinos en los años 20, aunque no es igual, ya se parece bastante. Allá vamos.

Cómo hacer solomillo a la pimienta:

  1. Primero debemos lavar y secar nuestro solomillo de cerdo.
  2. Seguidamente, con un cuchillo de carne, cortamos los retales de grasa que tenga.
  3. Después cortamos el solomillo en rodajas, como de 2 cm aproximadamente. Lo reservamos y lo haremos después, para que no se quede frío.

También podemos hacer el solomillo que hayamos escogido en una sola pieza, y prepararlo en el punto que se prefiera la carne. Poco hecha, en su punto, o muy hecha.

Cómo hacer salsa a la pimienta:

  1. Lavamos los champiñones y los cortamos en láminas finas.
  2. En una sartén añadimos los champiñones con una cucharadita de mantequilla, sal y abundante pimienta negra molida. Salteamos a fuego fuerte.
  3. A continuación, añadimos la nata y y algo más de pimienta molida. Removemos con una cuchara de madera para integrarlo todo y dejamos que reduzca la salsa a fuego medio / lento.

Para obtener una salsa más fina, podemos pasarla por la batidora, y así triturar los champiñones.

Preparación del solomillo:

  1. Primero salpimentamos el solomillo a gusto de cada uno.
  2. En una plancha, ponemos unas gotas de aceite de oliva virgen extra, y ponemos al fuego. Cuando esté bien caliente, ponemos nuestro solomillo, y lo hacemos vuelta y vuelta.
  3. Depende del grosor al que lo hayamos cortado, necesitará más o menos tiempo. Pero no debemos darle muchas vueltas. Es mejor calcular cuándo está hecho por un lado (unos 2 o 3 minutos suele bastar) y después hacerlo por el otro. El punto de la carne es cosa de cada uno, pero es mejor que no esté demasiado hecha, para que no quede seca.

Para servir, echar la salsa a la pimienta sobre la carne, y añadir unos granos más de pimienta entera por encima.

Este solomillo a la pimienta está buenísimo con arroz, con patatas fritas, con un gratin dauphinois, o unas patatas gajo. Y por supuesto, no puede faltar pan en la mesa, para mojar hasta el último bocado 🙂

Elena Gimeno

Elena se licenció en historia del arte y después se especializó en fotografía. Se define como: fotógrafa, amante de la cocina y viajera empedernida.
Ahora dedica buena parte del año a viajar por el mundo y unir las tres facetas.