Pollo frito estilo KFC

Pollo frito estilo KFC
Esta receta contiene glutenEsta receta contiene lactosaEsta receta contiene mostaza
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
2 votos
Cargando…
Tiempo de preparación
25 minutos
Número de raciones
3 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Hoy vamos a aventurarnos con una receta de pollo frito estilo KFC. Y digo “estilo” porque la receta de este pollo es uno de los secretos mejor guardados de la gastronomía, junto el de Coca-cola.

El creador del pollo KFC fue Harland Sanders, después conocido como Coronel Sanders. Provenía de una familia humilde y ni siquiera pudo terminar sus estudios. Tuvo que trabajar desde muy pequeño para ayudar a su familia. Pero siempre tuvo alma emprendedora. En 1929, con 39 años, abrió una gasolinera en North Corbin, Kentucky, y es en el café de ésta donde empezó a preparar su famoso pollo frito. Creó una receta a la que llamó “receta original” con 11 variedades de especias y hierbas. Y hasta hoy muy pocas personas son conocedoras de esa receta.

Muchos han intentado copiarla e imitarla, pero el misterio aún sigue vigente. Su pollo tuvo tanto éxito, que fue el Gobernador del Estado quien le dio el título de coronel. Después extendió su negocio en forma de franquicia KFC por todo el país. Llegó un momento en que creció tanto que no podía manejarlo, y decidió vender el negocio a inversores locales. Él se hizo de oro, mientras la compañía seguía creciendo y su imagen sigue siendo el logo de la marca.

Vamos a ver si con esta receta podemos ser los próximos Coroneles del pollo frito.

Cómo hacer pollo frito estilo KFC:

Antes de cocinar el pollo, deberemos adobarlo para que se impregne de distintos sabores y dejarlo reposar. Para ello haremos una masa, en la que meteremos el pollo al menos 1 hora.

Cómo hacer la masa:

  1. Ponemos en un bol grande unos 300 gramos de harina de trigo.
  2. Añadimos a la harina una cucharada de cada una de estas especias: eneldo, pimienta negra, pimentón dulce, pimentón picante, curry y orégano. De cayena en polvo añadimos solo una cucharadita. Puede parecer mucho, pero después veréis que no lo es.
  3. Mezclamos las especias con la harina y después añadimos la leche, un vaso más o menos.
  4. Movemos con unas varillas, hasta que quede una mezcla homogénea. El aspecto tiene que ser un poco líquida, pero densa. Podemos añadir leche si lo necesitamos.
  5. Le añadimos a la mezcla un chorro de mostaza.
  6. Mezclamos otra vez e introducimos las piezas de pollo, previamente limpio y troceado. Que queden bien cubiertas por este engrudo.
  7. Tapamos con film transparente y dejamos en la nevera al menos una hora.

Cuanto más tiempo esté reposando, más sabroso quedará.

Cómo hacer el pollo:

Una vez que el pollo ha reposado y absorbido todos los sabores, vamos a freírlo.

  1. Preparamos un plato con unos 200 gr. de harina, y le agregamos media cuchara de todas las especias que pusimos en la masa, excepto la pimienta cayena. Mezclamos bien.
  2. Lo ideal es hacer el pollo en una freidora, así que si tenemos, estupendo. Sino, ponemos abundante aceite de girasol en una olla, para que cubra bien el pollo. Lo haremos con aceite de girasol, que es más suave, para que el pollo no tome el sabor del aceite de oliva.
  3. Vamos tomando trozos de pollo impregnados en la masa, y sin quitársela, los pasamos por nuestra harina.
  4. Después los freímos a fuego/potencia medio fuerte. No al máximo, para que le de tiempo a hacerse  por dentro.
  5. Sacamos el pollo de la freidora o de nuestra olla y lo dejamos sobre papel absorbente para quitar el exceso de aceite, y añadimos un poco de sal.

Ya tenemos nuestro adictivo pollo frito estilo KFC. Disfrutad y recordad… ¡No desveléis el secreto!

Si os gusta la comida americana, también podéis probar esta hamburguesa de pollo, o esta otra hamburguesa rellena de queso con bacon caramelizado, aunque tampoco nos podemos olvidar de nuestra famosa pizza barbacoa 🙂

Elena Gimeno

Elena se licenció en historia del arte y después se especializó en fotografía. Se define como: fotógrafa, amante de la cocina y viajera empedernida.
Ahora dedica buena parte del año a viajar por el mundo y unir las tres facetas.