Pollo en pepitoria

Pollo en pepitoria
Esta receta contiene huevo
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
16 votos
Cargando…
Tiempo de preparación
80 minutos
Número de raciones
4 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

  • 1.5 Kg de contramuslos de pollo troceado
  • 1 Cebolla
  • 3 Dientes de ajo (Opcional)
  • 2 Huevos
  • 20 Almendras sin tostar
  • 250 ml de vino blanco
  • 500 m de caldo de carne
  • 100 g de pan (mejor si es duro)
  • Sal
  • Pimienta
  • Azafrán
  • Aceite de oliva virgen

En esta nueva entrada de Crujiente y al Dente, nos alegra compartir con vosotros una receta muy especial, de las de antaño, de nuestras abuelas, el pollo en pepitoria. Sin duda estamos seguros de que disfrutaréis cocinado, pero sobretodo comiendo este plato.

El pollo en pepitoria es una receta tradicional pero con un sabor que no entiende de épocas. Especial, sabroso e impactante son solo algunos de los múltiples adjetivos que definen a este guiso. Acompañado con arroz blanco, couscous, patatas gajo o simplemente en solitario, la receta de pollo en pepitoria pasará a ocupar un lugar importante en vuestros paladares.

¡Empezamos!

Elaboración del Pollo en pepitoria

  1. Lo primero, ponemos a cocer dos huevos durante 15 minutos. Cuando estén listos, separamos la yema y reservamos.
  2. Preparamos una cazuela con el fondo cubierto de aceite caliente, salpimentamos el pollo y lo careamos. Cuando esté dorado, lo quitamos de la cazuela y guardamos en un plato a parte. También retiraremos dos cucharadas del aceite que ha quedado en el fondo. Las utilizaremos en el punto 5 para hacer el majado de nuestra salsa.
  3. En la misma cazuela y con el aceite restante, agregamos la cebolla cortada en dados pequeños y los tres dientes de ajos machacados. Sofreímos muy lentamente para que los sabores se vayan impregnando.
    Es importante que la cebolla no se queme. Para evitarlo, os recomendamos que quitéis los posibles restos de pollo que hayan quedado en el fondo de la cazuela.
  4. Cuando la cebolla esté pochada, añadimos el pollo, mezclamos y agregamos el vino blanco y la sal. Lo dejamos reducir a fuego medio. Mientras el vino se reduce, prepararemos el majado, siempre sin descuidar el fuego.
  5. En una sartén aparte, tostamos las almendras vigilando que no se quemen y apartamos.  A continuación, calentamos las dos cucharadas de aceite que habíamos reservado en el paso 2 y freímos trozos pequeños de pan duro hasta que queden crujientes.
    Por último, en un mortero, añadimos las almendras tostadas, el pan frito, unas hebras de azafrán, y las yemas de huevo cocido reservadas en el paso 1.  Majamos nuestros ingredientes a conciencia.
  6. Volviendo a nuestra cazuela principal, una vez reducido el vino, incorporamos el majado y removemos brevemente para mezclar todos los sabores.
  7. Para terminar, añadimos nuestro caldo de carne casero, una hoja de laurel y ligamos. Es el momento de dejarlo al “choff-choff” a fuego medio, durante 30-35 minutos.

Un superconsejo de abuela es consumirlo al día siguiente, puesto que así conseguiremos potenciar todo el sabor de la pepitoria. Esperamos que disfrutéis tanto como nosotros hemos disfrutado recuperando esta receta tan tradicional.

¡A comer!

Chip y Chop

Chip es doble graduada en derecho y administración y dirección de empresas.
Chop es ingeniero mecánico computacional.
Son la mezcla perfecta que añade el toque sabroso y técnico que todo amante de la cocina debe tener, siempre dentro de lo que marque la ley de los fogones, o no...