Pollo con tomate

Pollo con tomate
Esta receta contiene mostaza
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
2 votos
Cargando…
Tiempo de preparación
70 minutos
Número de raciones
4 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

  • 1.5 kg de tomate maduro
  • 2 cebollas grandes
  • 1 kg de muslitos o contramuslos de pollo
  • Sal
  • Pimienta
  • 1 cucharada sopera de Mostaza Dijon (opcional)
  • 7 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • 2 dientes de ajo

En esta ocasión os traemos una receta de toda la vida, digna de nuestras abuelas, el pollo con tomate. Simple, fácil y para toda la familia. Precisamente lo mejor de este plato es todas las diferentes formas que tenemos de consumirlo. Desde caliente con una guarnición de espárragos trigueros, a la plancha como os presentamos en la foto de la receta, pasando por el pollo frío en un simple tupper un día de playa (alucinaréis) o incluso desmigado en forma de bocata, ¡delicia total! Probadlo en todas estas variantes y repetiréis sin duda.

Si os gusta esta propuesta de toda la vida siempre podréis disfrutar de otras recetas similares que ya hemos hecho, como el pollo en pepitoria, o el pollo con almendras, o nuestro increíble pollo frito al más puro estilo KFC… Si veis que el cuerpo os pide innovar, el pollo tandoori y el pollo relleno de espinacas y alcachofas serán vuestras recetas sin dudarlo.

Preparación de los tomates:

El objetivo de escaldar un tomate es poder retirar la piel del mismo sin llevarnos con ella medio tomate. Si no conocéis esta técnica, no os asustéis, es muy fácil y evitaremos pasar la salsa por el chino.

  1. Ponemos a calentar agua en una cazuela hasta que rompa a hervir.
  2. Mientras el agua se calienta, realizamos un corte en forma de cruz en la cabeza del tomate. Esto ayudará a retirar la piel después de escaldarlo.
  3. Agregamos los tomates al agua. Se cortará el hervor. Desde que vuelva a hervir, con un minuto más de inmersión será suficiente para sacarlos.
  4. Según vayamos sacando los tomates, los pasamos a un bol con agua fría, donde comprobaréis que se pelan muy fácilmente.

Cómo hacer pollo con tomate:

  1. En una cazuela con capacidad para todos los ingredientes con los que vamos a trabajar, agregamos dos cucharadas soperas de aceite de oliva a fuego medio y un par de dientes de ajo majados. Dejamos calentar y que coja el aceite el sabor del ajo, siempre con cuidado de que no se nos queme.
  2. Cuando el aceite esté caliente, ponemos el pollo salpimentado a dorar. De esta forma conseguiremos sellar el pollo y evitar que se seque y pierda su jugo durante la cocción. Además, dejaremos un fondo perfecto para empezar a trabajar las verduras.
  3. Según se haya dorado la piel exterior del pollo, lo retiramos y reservamos para el paso 6.
  4. En la misma cazuela, ponemos a calentar 5 cucharadas soperas de aceite de oliva a fuego medio.
  5. Cortamos las dos cebollas en rodajas gruesas, de casi un dedo de ancho. Las disponemos cubriendo muy bien todo el fondo de la cazuela.
  6. Dejamos pochar sin remover. Esto último es la clave de toda la receta. Mientras, seguimos preparando el resto de los ingredientes.
  7. Troceamos los tomates escaldados.
  8. Cuando terminemos, le damos la vuelta a la cebolla sin removerla, es decir, simplemente le damos la vuelta.
  9. Agregamos el tomate troceado encima formando una nueva capa y meneamos de lado a lado la cazuela para que se asiente.
  10. Ahora preparamos el pollo sellado antes de agregarlo a la cazuela. En un bol aparte mezclamos una cucharada sopera de mostaza Dijon con una cucharada sopera de agua.
  11. Con la ayuda de una cuchara o pincel de cocina, pintamos el pollo y lo colocamos encima del tomate en la cazuela. Seguimos con la norma fundamental de no remover los ingredientes.
  12. Tapamos la olla y dejamos cocer durante 10 minutos. 
  13. Tras este tiempo,  destapamos y, ahora sí, removemos todos los ingredientes. Deberíamos ver como el tomate ha ido soltando su jugo. Si no lo tuviese, añadir medio vaso de agua, vino blanco o caldo casero. A gusto del consumidor.
  14. Pasados 45 minutos nuestra receta estará lista. Dependiendo de cuan grandes sean los trozos de tomate este tiempo puede ser menor.

Si no tenemos problema con una salsa con tropezones serviremos directamente el pollo con tomate. Si por el contrario, os gustan las salsas homogéneas, sacad el pollo y pasar la salsa por un chino o simplemente batidla.

Ya tenéis en vuestra cazuela este rico pollo con tomate, de toda la vida. Si seguís estos pasos al pie de la letra descubriréis que la receta sale espectacular. En cuanto os desviéis un poco, no me contéis porqué, el sabor cambia y la esencia de nuestras abuelas se perderá.

¡A comerrrrrrrr!

Inicio » Recetas » Carnes y pescados » Pollo con tomate
Chip y Chop

Chip es doble graduada en derecho y administración y dirección de empresas. Chop es ingeniero mecánico computacional. son la mezcla perfecta que añade el toque sabroso y técnico que todo amante de la cocina debe tener, siempre dentro de lo que marque la ley de los fogones, o no...